Egipto: poner fin a la violencia sexual contra las mujeres que reivindican sus derechos

Versión para impresoraSend to friend
Fecha: 
11 Abr 2013

ver pdf

Protesters, Tahrir Square
Mujeres protestando en la plaza Tahri. En sus camisetas se lee “´Levanta la voz, no te calles”.  ©Zain El Abdeen Fou’ad
Desde la revolución de principios de 2011, las mujeres, entre ellas muchas activistas que defienden los derechos de la mujer, continúan pagando un alto precio por reivindicar sus derechos. Al parecer, grupos organizados persiguen y atacan a las mujeres que hacen campaña a favor de sus derechos en espacios públicos. Los testimonios de hombres y mujeres que han acudido a la plaza Tahrir para defender de forma pacífica un gobierno integrador y representativo revelan cómo varias mujeres han sufrido agresiones en grupo, probablemente por bandas coordinadas por agentes del gobierno con el fin de menguar la participación de las mujeres y silenciar sus voces. Según un informe de testimonios recopilados por la organización New Woman Foundation, el centro Nazra de Estudios Feministas y el Centro El-Nadeem para la Rehabilitación de las Víctimas de la Violencia y la Tortura, solo el 25 de enero de 2013 20 mujeres fueron agredidas en la plaza Tahrir y sus inmediaciones. Este aumento en la cifra de incidentes relacionados con la violencia de género en espacios públicos durante las protestas políticas resulta estremecedor.

>> ¡TOME MEDIDAS!

La periodista egipcia Hania Moheeb fue una de las mujeres sexualmente agredidas durante los actos conmemorativos del segundo aniversario de la revolución en la plaza Tahrir. En sus declaraciones a Igualdad Ya, Hania relató lo siguiente:  “En apenas unos segundos, los hombres que por sus gritos parecían querer ayudarme comenzaron a tocar rápidamente mi cuerpo, me arrancaron la ropa y violaron agresivamente mis partes íntimas”.

Hania explicó que las autoridades trataron de convencerla de que interpusiera una denuncia “más tarde”. De hecho, la policía recogió su denuncia solo cuando su marido llamó a varios activistas de derechos humanos para que acudieran a apoyarla. En una entrevista con Al-Jazeera, Hania declaró: “Lo que me ocurrió a mí fue un ataque político, organizado, sistemático y definitivamente financiado por ciertos grupos políticos que desean alejar a las mujeres de las calles”. Igualdad Ya descubrió hace poco que las denuncias de varias mujeres que han sufrido agresiones sexuales fueron supuestamente quemadas en las oficinas del juzgado a principios de abril.

El gobierno y las autoridades competentes deben actuar de manera inmediata y firme para impedir los actos de violencia contra las mujeres, tanto en privado como en público, asegurarse de que los autores de dichos delitos rindan cuentas cuanto antes y garantizar la libre participación de todos los ciudadanos egipcios en manifestaciones o debates pacíficos relacionados con el futuro del país, sin que por ello nadie sufra amenazas ni agresiones. Los últimos informes aseguran que el presidente Morsi ha puesto en marcha una nueva “iniciativa para defender los derechos y las libertades de las mujeres egipcias” y que aborda el tema del acoso sexual. Sin embargo, muchos miembros del Consejo Nacional de la Mujer y otros grupos egipcios defensores de los derechos de las mujeres boicotearon la inauguración de la iniciativa porque la consideran una medida meramente política. Igualdad Ya y nuestros asociados seguiremos de cerca el desarrollo de los acontecimientos con la esperanza de que el gobierno otorgue prioridad a la cuestión fundamental de la violencia contra las mujeres.

Egipto ha ratificado varios instrumentos internacionales de derechos humanos, entre ellos la Convención sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación contra la Mujer (CEDAW, por sus siglas en inglés), el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos (ICCPR, por sus siglas en inglés) y el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales (ICESCR, por sus siglas en inglés). Todos ellos establecen la igualdad entre hombres y mujeres. En sus observaciones finales, tras la reunión que mantuvo con el gobierno egipcio en febrero de 2010, antes de la revolución, el Comité de las Naciones Unidas para la Eliminación de la Discriminación contra la Mujer (CEDAW), que se encarga de supervisar la ejecución de la convención anteriormente mencionada, instó a este país a “adoptar [] medidas integrales para abordar este tipo de violencia [en los ámbitos privado y público]”. Los defensores de los derechos de la mujer afirman que desde entonces la situación no ha hecho sino empeorar. El 3 de abril de 2013, la Representante Especial del Secretario General de la ONU para la Violencia Sexual en los Conflictos, Zainab Hawa Bangura, condenaba los ataques de enero y declaraba que el Gobierno y los líderes religiosos de Egipto deben enviar el mensaje claro y categórico de que estos delitos de violación y otras formas de agresión sexual no serán tolerados, al mismo tiempo que exigía llevar ante la justicia a sus autores.

Qué puede hacer: 

>> ¡TOME MEDIDAS!

Recuerde a las autoridades egipcias las obligaciones contraídas en virtud de la CEDAW, el ICCPR y el ICESCR para garantizar la igualdad entre hombres y mujeres e impedir la violencia de género. Escriba a las autoridades egipcias abajo mencionadas para pedirles que:

  • pongan fin a las estrategias de violencia sexual e intimidación contra las mujeres que defienden sus derechos
  • investiguen adecuadamente y lleven a los tribunales toda agresión sexual que se produzca, tanto en público como en el ámbito privado
  • desarrollen los mecanismos necesarios para integrar las voces de las mujeres en todos los procesos administrativos y oficiales

Las cartas deben ir dirigidas a:

Interim President Adly Mansour
El Etahadiya Presidential Palace
Merghiny St., Heliopolis
Cairo, EGIPTO
Fax y Tel.: +202 239 019 980
Twitter: @EgyPresidency

Prime Minister Ibrahim Mehleb
Magless El Shaàb Street, Al Kasr El Einy
Cairo, EGIPTO
Tel.: +202-2793-5000
Fax: +202-2795-8048
Email: pm@cabinet.gov.eg

Minister of Justice
Lazoghly Square
Cairo, EGIPTO
Tel.: +20227922263
Fax: +20227958103
Email: mjustice@moj.gov.eg

Cartas: 

Excelentísimo señor Presidente Morsi, Excelentísimo señor Primer Ministro Qandil, Excelentísimo señor Ministro:

Le escribo para expresar mi apoyo a las mujeres egipcias que continúan reclamando su integración plena en todas las instituciones y marcos políticos post-revolucionarios, tal y como establecía la Carta de las Mujeres de 2011. Las mujeres de Egipto merecen ser reconocidas como ciudadanas de pleno derecho y en igualdad de condiciones, y no deben sufrir violencia sexual por reivindicar sus derechos.

Resulta alarmante es el aumento del número de episodios de violencia sexual aparentemente organizados que se producen en la plaza Tahrir y sus inmediaciones. Me gustaría pedirle que ponga fin a las estrategias de violencia sexual e intimidación contra las mujeres que defienden sus derechos. Asimismo, le insto a actuar de manera inmediata y firme para impedir estos actos de violencia contra las mujeres, a asegurarse de que los autores de dichos delitos rindan cuentas cuanto antes y a que garantice la libre participación de todos los ciudadanos y ciudadanas de Egipto en manifestaciones o debates pacíficos relacionados con el futuro del país, sin que nadie sufra amenazas ni agresiones por ello. Me consta que su gobierno ha puesto en marcha una “iniciativa para defender los derechos y las libertades de las mujeres egipcias” y espero que incluya medidas contundentes en relación con la violencia contra las mujeres, así como con otras cuestiones relacionadas con la discriminación de la mujer. Le pido además que integre a las mujeres en todos los procesos administrativos y gubernamentales.

Las obligaciones internacionales de Egipto, incluido el Pacto Internacional de los Derechos Civiles y Políticos, el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales y la Convención sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación contra la Mujer, establecen la plena igualdad de hombres y mujeres y la prohibición y prevención de la violencia de género.

Dichas medidas garantizarán el respeto de los derechos humanos de los hombres y las mujeres de este país, y contribuirán a que Egipto sea un lugar más seguro.

Gracias por su atención.

Atentamente,