Español

¡Estamos luchando por la justicia para Brisa y otras mujeres y niñas que han sido víctimas de abuso sexual y necesitamos su ayuda!

Cuando Brisa tenía quince años, un primo mayor de edad se mudó al hogar de la familia de Brisa y empezó inmediatamente a separarla de su familia y el mundo. Poco a poco empezó a abusar sexualmente de ella y, una vez que Brisa se encontraba aislada por completo, comenzó a violarla. A fin de mantener a Brisa en silencio, él la culpó por el abuso, la golpeó y amenazó con violar a sus hermanas y torturar a sus mascotas frente a ella. Brisa intentó suicidarse en dos ocasiones e hizo todo lo que pudo para apartarse de su familia por miedo a que su agresor les causara algún daño. Finalmente, al cabo de ocho meses, la familia de Brisa descubrió el abuso y lo denunció a la policía. Sin embargo, eso no puso fin a la pesadilla de Brisa.

Brisa fue agraviada nuevamente por personal médico durante varios reconocimientos físicos, por el fiscal durante la investigación y por jueces que pusieron en duda sus antecedentes sexuales durante el juicio. En una ocasión, ¡hasta un juez insinuó que ella no pudo haber sido violada porque no había gritado! Aunque Brisa entabló un juicio contra su primo, el juez, a su criterio, lo acusó de estupro ―legislación perjudicial que impone sanciones de menor gravedad que lo establecido por ley para el delito de violación―. El estupro presupone el consentimiento por parte de la superviviente y describe a las niñas como “seductoras” que engañan a fin de convencer a los adultos a que tengan relaciones sexuales con ellas. A causa de que no logró obtener justicia en Bolivia, Brisa se recibió como licenciada en Derecho y llevó su caso hasta la Comisión Interamericana de Derechos Humanos. No obstante, al cabo de quince años desde que denunció la violencia sexual por primera vez, la persona que abusó de Brisa aún no ha sido llevada ante la ley.

Lamentablemente, la historia de Brisa no es única. Bolivia sigue quedando mal con sus mujeres y niñas ya que ha permitido que los delitos sexuales permanezcan impunes, especialmente los que se cometen contra las niñas adolescentes. El país tiene una de las tasas más altas de abuso sexual contra las mujeres y menores de edad en América del Sur, pero una de las tasas más bajas en cuanto a denuncias. Y al igual que las víctimas a nivel mundial, las mujeres y niñas de Bolivia afrontan obstáculos enormes en cuanto a obtener justicia ante la ley se refiere. Entre los casos recientes se encuentran:

  • El de “Elena”, niña de once años de edad que fue abusada sexualmente por el novio de su madre y esperó más de tres años para tener una audiencia. Debido a los retrasos incontables y los agravios recurrentes, Elena y su familia han perdido la fe en el sistema de justicia.
  • El de “Esperanza”, niña de diez años de edad que fue abusada sexualmente por tres de sus hermanos —aunque los tres han sido detenidos, ninguno ha sido enjuiciado o condenado porque ni los funcionarios de la prisión ni la policía están dispuestos a cooperar con el sistema de justicia.
  • El de “Diana” que denunció a su maestro por haber abusado sexualmente de ella. El día de su juicio, quince niños más se presentaron a denunciar que también ellos habían sido víctimas de abusos similares. El maestro no compareció ante el tribunal y presuntamente huyó del país. Debido a que Bolivia no cuenta con procedimientos para detener a acusados o condenados que se fugan, es improbable que el maestro sea sancionado.

Estos son solo tres ejemplos de este gran problema. Según un informe que presentó Ombudsman de Bolivia, solo en la primera mitad del 2015 hubo 569 casos denunciados de violencia sexual contra menores de edad; el 94 % fue contra niñas de corta edad o adolescentes. Esto contradice directamente varios de los acuerdos internacionales que Bolivia ha pactado para garantizar que las mujeres y las niñas tengan una vida libre de violencia sexual, incluso la Convención sobre los Derechos del Niño y acuerdos locales tales como la Convención Interamericana para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia contra la Mujer (“Convención de Belém do Para”).

No obstante, ¡Brisa no se dio por vencida! A fin de ayudar a garantizar que otros menores de edad no tengan que pasar por lo que ella sufrió, ella fundó Una Brisa de Esperanza en Bolivia cuando apenas tenía diecisiete años de edad. Una Brisa de Esperanza presta servicios de cuidado holístico a supervivientes jóvenes de violencia sexual, incluso servicios legales, mentales y sociales. Hasta la fecha, Una Brisa de Esperanza ha prestado sus servicios a más de 1550 menores de edad supervivientes y cuenta con una tasa de condenas de un 95 %. Esas son las buenas noticias. Las malas noticias son que Una Brisa de Esperanza continúa viendo casos de abuso sexual contra niños de muy corta edad. Equality Now se ha unido a Brisa y su fundación, Una Brisa de Esperanza, el Centro de Abogacía y Litigación por los Derechos Humanos de Rutgers Law School y la firma de abogados Hughes Hubbard & Reed con el fin de dar seguimiento a la litigación y la abogacía en defensa de las menores de edad de Bolivia. En marzo de 2017, celebramos una audiencia temática sobre el abuso sexual con el gobierno de Bolivia. En esta audiencia pública, Bolivia prometió trabajar conjuntamente con nosotros para enmendar su código penal. Ahora estamos cerciorándonos de que Bolivia lleve a cabo sus promesas y obligaciones para con sus mujeres y niñas.

En estos momentos el gobierno está reformando sus leyes sobre la violación y el abuso sexual. ¡Ayúdenos a garantizar que estén dentro del marco de los acuerdos internacionales de Bolivia para proteger a mujeres y niñas de la violencia sexual! Por favor, únase a Equality Now y nuestros socios en hacer un llamado para que Bolivia:

  • Defina la violación sobre la base de falta de consentimiento e incluso todas las formas de penetración sin consentimiento;
  • Elimine los requisitos que impone a los supervivientes de probar “la intimidación y la violencia física o psicológica”;
  • Aplique las normas internacionales y locales de derechos humanos sobre consentimiento;
  • Derogue la disposición sobre el estupro, legislación que se usa para permitir que los violadores evadan condenas en casos en los que la víctima tiene entre catorce y diecisiete años de edad y
  • Proporcione directrices claras que definan qué tipo de actos constituyen abuso sexual.

Personas en el blanco:

Procurador General de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia
Av. Martín Cárdenas #109, El Alto, Bolivia
pmenacho@procuraduria.gob.bo
(591) 2173900

Honorable Embajador Diego Pary, Embajador y Representante Permanente, Misión Permanente ante la Organización de los Estados Americanos para el Estado Plurinacional de Bolivia
1710 Rhode Island Ave., N.W., Suite 400, Washington, D.C. 20036
bolivia@bolivia-oea.org
(202) 785-0218

Diego Ernesto Jiménez Guachalla, Viceministro de Justicia y Derechos Fundamentales
Avenida 16 de julio N°1769, La Paz, Bolivia
minjusticia@justicia.gob.bo
(591) 2158900

Country: 
All letters: 
10000
Categories new : 
Hero Title: 
¡Ayúdenos a impedir el abuso sexual de niños en Bolivia!
Hero image: 
Letter Body: 

Estimado..,

Me preocupa profundamente el número de niñas y adolescentes que son víctimas de abuso sexual en Bolivia y que nunca ven justicia. Según un informe de la Defensoría del Pueblo, solamente en el primer semestre se registraron 569 casos de violencia sexual contra menores – el 94% de ellos fueron contra niñas y adolescentes.

Bolivia tiene una oportunidad real de comenzar a cumplir con sus obligaciones a las niñas y adolescentes garantizando que sus leyes sobre violación y abuso sexual estén en línea con las normas legales regionales e internacionales. Representantes gubernamentales dieron la bienvenida a trabajar con la sociedad civil y las supervivientes de violencia sexual durante una audiencia temática sobre la violencia sexual contra adolescentes en Bolivia ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, pero ahora deben cumplir con su buena fe.

Por favor tome acción inmediata para asegurarse de que su Gobierno reforme su código penal para que sus leyes de violación y abuso sexual se alineen con las normas regionales e internacionales y reflejen los compromisos de Bolivia en materia de derechos humanos. Las niñas y adolescentes de Bolivia tienen derecho a vivir una vida libre de violencia y el Gobierno tiene la obligación de protegerlas y enjuiciar a sus autores.

Gracias por su atención urgente.

Un cordial saludo,

Salsa Id: 
25427
Action Date: 
Martes, Junio 20, 2017
Action Status: 
Letters Sent (Auto): 
83
All Letters Sent (Auto): 
5734

¡Estamos luchando por la justicia para Brisa y otras mujeres y niñas que han sido víctimas de abuso sexual y necesitamos su ayuda!

Cuando Brisa tenía quince años, un primo mayor de edad se mudó al hogar de la familia de Brisa y empezó inmediatamente a separarla de su familia y el mundo. Poco a poco empezó a abusar sexualmente de ella y, una vez que Brisa se encontraba aislada por completo, comenzó a violarla. A fin de mantener a Brisa en silencio, él la culpó por el abuso, la golpeó y amenazó con violar a sus hermanas y torturar a sus mascotas frente a ella. Brisa intentó suicidarse en dos ocasiones e hizo todo lo que pudo para apartarse de su familia por miedo a que su agresor les causara algún daño. Finalmente, al cabo de ocho meses, la familia de Brisa descubrió el abuso y lo denunció a la policía. Sin embargo, eso no puso fin a la pesadilla de Brisa.

Brisa fue agraviada nuevamente por personal médico durante varios reconocimientos físicos, por el fiscal durante la investigación y por jueces que pusieron en duda sus antecedentes sexuales durante el juicio. En una ocasión, ¡hasta un juez insinuó que ella no pudo haber sido violada porque no había gritado! Aunque Brisa entabló un juicio contra su primo, el juez, a su criterio, lo acusó de estupro ―legislación perjudicial que impone sanciones de menor gravedad que lo establecido por ley para el delito de violación―. El estupro presupone el consentimiento por parte de la superviviente y describe a las niñas como “seductoras” que engañan a fin de convencer a los adultos a que tengan relaciones sexuales con ellas. A causa de que no logró obtener justicia en Bolivia, Brisa se recibió como licenciada en Derecho y llevó su caso hasta la Comisión Interamericana de Derechos Humanos. No obstante, al cabo de quince años desde que denunció la violencia sexual por primera vez, la persona que abusó de Brisa aún no ha sido llevada ante la ley.

Lamentablemente, la historia de Brisa no es única. Bolivia sigue quedando mal con sus mujeres y niñas ya que ha permitido que los delitos sexuales permanezcan impunes, especialmente los que se cometen contra las niñas adolescentes. El país tiene una de las tasas más altas de abuso sexual contra las mujeres y menores de edad en América del Sur, pero una de las tasas más bajas en cuanto a denuncias. Y al igual que las víctimas a nivel mundial, las mujeres y niñas de Bolivia afrontan obstáculos enormes en cuanto a obtener justicia ante la ley se refiere. Entre los casos recientes se encuentran:

  • El de “Elena”, niña de once años de edad que fue abusada sexualmente por el novio de su madre y esperó más de tres años para tener una audiencia. Debido a los retrasos incontables y los agravios recurrentes, Elena y su familia han perdido la fe en el sistema de justicia.
  • El de “Esperanza”, niña de diez años de edad que fue abusada sexualmente por tres de sus hermanos —aunque los tres han sido detenidos, ninguno ha sido enjuiciado o condenado porque ni los funcionarios de la prisión ni la policía están dispuestos a cooperar con el sistema de justicia.
  • El de “Diana” que denunció a su maestro por haber abusado sexualmente de ella. El día de su juicio, quince niños más se presentaron a denunciar que también ellos habían sido víctimas de abusos similares. El maestro no compareció ante el tribunal y presuntamente huyó del país. Debido a que Bolivia no cuenta con procedimientos para detener a acusados o condenados que se fugan, es improbable que el maestro sea sancionado.

Estos son solo tres ejemplos de este gran problema. Según un informe que presentó Ombudsman de Bolivia, solo en la primera mitad del 2015 hubo 569 casos denunciados de violencia sexual contra menores de edad; el 94 % fue contra niñas de corta edad o adolescentes. Esto contradice directamente varios de los acuerdos internacionales que Bolivia ha pactado para garantizar que las mujeres y las niñas tengan una vida libre de violencia sexual, incluso la Convención sobre los Derechos del Niño y acuerdos locales tales como la Convención Interamericana para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia contra la Mujer (“Convención de Belém do Para”).

No obstante, ¡Brisa no se dio por vencida! A fin de ayudar a garantizar que otros menores de edad no tengan que pasar por lo que ella sufrió, ella fundó Una Brisa de Esperanza en Bolivia cuando apenas tenía diecisiete años de edad. Una Brisa de Esperanza presta servicios de cuidado holístico a supervivientes jóvenes de violencia sexual, incluso servicios legales, mentales y sociales. Hasta la fecha, Una Brisa de Esperanza ha prestado sus servicios a más de 1550 menores de edad supervivientes y cuenta con una tasa de condenas de un 95 %. Esas son las buenas noticias. Las malas noticias son que Una Brisa de Esperanza continúa viendo casos de abuso sexual contra niños de muy corta edad. Equality Now se ha unido a Brisa y su fundación, Una Brisa de Esperanza, el Centro de Abogacía y Litigación por los Derechos Humanos de Rutgers Law School y la firma de abogados Hughes Hubbard & Reed con el fin de dar seguimiento a la litigación y la abogacía en defensa de las menores de edad de Bolivia. En marzo de 2017, celebramos una audiencia temática sobre el abuso sexual con el gobierno de Bolivia. En esta audiencia pública, Bolivia prometió trabajar conjuntamente con nosotros para enmendar su código penal. Ahora estamos cerciorándonos de que Bolivia lleve a cabo sus promesas y obligaciones para con sus mujeres y niñas.

En estos momentos el gobierno está reformando sus leyes sobre la violación y el abuso sexual. ¡Ayúdenos a garantizar que estén dentro del marco de los acuerdos internacionales de Bolivia para proteger a mujeres y niñas de la violencia sexual! Por favor, únase a Equality Now y nuestros socios en hacer un llamado para que Bolivia:

  • Defina la violación sobre la base de falta de consentimiento e incluso todas las formas de penetración sin consentimiento;
  • Elimine los requisitos que impone a los supervivientes de probar “la intimidación y la violencia física o psicológica”;
  • Aplique las normas internacionales y locales de derechos humanos sobre consentimiento;
  • Derogue la disposición sobre el estupro, legislación que se usa para permitir que los violadores evadan condenas en casos en los que la víctima tiene entre catorce y diecisiete años de edad y
  • Proporcione directrices claras que definan qué tipo de actos constituyen abuso sexual.

Personas en el blanco:

Procurador General de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia
Av. Martín Cárdenas #109, El Alto, Bolivia
pmenacho@procuraduria.gob.bo
(591) 2173900

Honorable Embajador Diego Pary, Embajador y Representante Permanente, Misión Permanente ante la Organización de los Estados Americanos para el Estado Plurinacional de Bolivia
1710 Rhode Island Ave., N.W., Suite 400, Washington, D.C. 20036
bolivia@bolivia-oea.org
(202) 785-0218

Diego Ernesto Jiménez Guachalla, Viceministro de Justicia y Derechos Fundamentales
Avenida 16 de julio N°1769, La Paz, Bolivia
minjusticia@justicia.gob.bo
(591) 2158900

Estimado..,

Me preocupa profundamente el número de niñas y adolescentes que son víctimas de abuso sexual en Bolivia y que nunca ven justicia. Según un informe de la Defensoría del Pueblo, solamente en el primer semestre se registraron 569 casos de violencia sexual contra menores – el 94% de ellos fueron contra niñas y adolescentes.

Bolivia tiene una oportunidad real de comenzar a cumplir con sus obligaciones a las niñas y adolescentes garantizando que sus leyes sobre violación y abuso sexual estén en línea con las normas legales regionales e internacionales. Representantes gubernamentales dieron la bienvenida a trabajar con la sociedad civil y las supervivientes de violencia sexual durante una audiencia temática sobre la violencia sexual contra adolescentes en Bolivia ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, pero ahora deben cumplir con su buena fe.

Por favor tome acción inmediata para asegurarse de que su Gobierno reforme su código penal para que sus leyes de violación y abuso sexual se alineen con las normas regionales e internacionales y reflejen los compromisos de Bolivia en materia de derechos humanos. Las niñas y adolescentes de Bolivia tienen derecho a vivir una vida libre de violencia y el Gobierno tiene la obligación de protegerlas y enjuiciar a sus autores.

Gracias por su atención urgente.

Un cordial saludo,

Tomar acción

0%
5734 of 10000 letters sent