Actualizaciones

Español

Crisis continua de derechos humanos en Sierra Leona: ¡todavía se niega el derecho a asistir al colegio a miles de niñas adolescentes a las que se ha dejado embarazadas, a menudo debido a abusos o explotación sexual!

La epidemia del Ébola centró la atención internacional sobre la violencia y explotación sexual generalizada de las niñas en Sierra Leona. Muchas niñas que regresaron al colegio después de la crisis se encontraron con que se les negaba el derecho a una educación porque se habían quedado embarazadas:

A “Samantha” la dejó embarazada su profesor cuando tenía tan solo 16 años. Este a menudo le pedía que le llevara agua a su casa a cambio de material escolar básico y unas buenas notas. Finalmente, el profesor agredió y violó a Samantha, quien se estuvo quieta por miedo a lo que podría hacerle en represalia. A pesar de las intervenciones de su familia, se permitió que el profesor continuara trabajando en la clase, una clase de la que Samantha fue expulsada por el hecho de estar embarazada.

Al igual que muchas niñas de Sierra Leona, “Jeanne” perdió a sus padres debido a la epidemia del Ébola y a sus 17 años está sola. Tenía la esperanza de que recibir una educación fuera su pasaporte para una vida mejor. No obstante, unos “moteros” exigieron sexo a Jeanne a cambio de llevarla y traerla del trabajo y el colegio, y al no tener otra opción, accedió. Jeanne se quedó embarazada y desolada al descubrir que no podía seguir asistiendo al colegio ni presentarse a los exámenes.

“Frances” únicamente tenía 13 años cuando fue explotada y dejada embarazada por un hombre mucho mayor que ella que le ayudaba a pagar las tasas del colegio a cambio de actos sexuales. A ella tampoco se le permite volver al colegio. La madre de Frances, una madre soltera que no tiene ayuda de ningún familiar, se desespera por esta injusticia.

Al igual que Samantha, Jeanne y Frances, muchas niñas en Sierra Leona siguen siendo víctimas de abusos sexuales y explotación mientras intentan obtener una educación. Abusando de sus posiciones de confianza, los profesores se han convertido en depredadores que violan a las niñas o las obligan a mantener relaciones sexuales a cambio de libros, tasas escolares o transporte. Al quedarse embarazadas, a estas víctimas se les niega una educación debido a la práctica del gobierno de prohibir que las niñas embarazadas asistan al colegio que se arraigó después del Ébola.

Sierra leona ya se estaba enfrentando a las repercusiones de la brutal violencia sexual a consecuencia de la guerra que forzaba a las niñas adolescentes a contraer matrimonio y a otros terribles actos de violencia sexual y embarazos forzosos. Al igual que en otros países que están saliendo de conflictos y crisis humanitarias, la falta de una respuesta adecuada ante la violación se produce a pesar de que existen leyes escritas como la Ley de Delitos Sexuales (2012) y un acuerdo para tratados progresivos como el Protocolo de la Unión Africana sobre los Derechos de la Mujer en África (Protocolo de Maputo).

¡TOME MEDIDAS! Ninguna niña que se quede embarazada, especialmente después de haber sido violada y explotada, debe ser de nuevo una víctima al negársele una educación.

En un intento por acomodar a estas niñas que se han quedado “fuera del colegio” el Gobierno de Sierra Leona estableció medidas alternativas, con el respaldo de la ayuda internacional. No obstante, si bien esta alternativa pudo estar basada en buenas intenciones, la resultante escolarización separada y desigual no hace más que perpetuar la discriminación y el estigma contra las niñas que ya han sido víctimas de personas con poder. Asimismo, estas medidas no son en absoluto iguales a la escolarización normal y obligatoria ya que son opcionales, únicamente para unas cuantas horas durante unos cuantos días a la semana y no permiten que las niñas se presenten a los exámenes nacionales.

¡TOME MEDIDAS! Los donantes internacionales deben asegurarse de que todas las niñas reciban educación y de que sus capacidades de financiación se utilicen para promover la igualdad y la ausencia de violencia.

Las niñas que se han quedado embarazadas como Samantha, Jeanne y Frances están siendo castigadas mientras que sus abusadores están libres. Sierra Leona debe asegurarse de que los derechos de las niñas adolescentes se respetan y se aplican de modo que puedan prosperar y ayudar a construir el futuro de su país. Igualdad Ya, junto con nuestros socios Women Against Violence and Exploitation (WAVES), Women’s Partnership for Justice and Peace (WPJP), Graceland Sierra Leone, Child Welfare Society y Education for All Coalition – Sierra Leona, hace un llamamiento al gobierno para que actúe inmediatamente para acabar con la violencia, castigar a los responsables y levantar la prohibición de que las niñas embarazadas asistan al colegio. Únase a nosotros:

Haciendo un llamamiento al Gobierno de Sierra Leona para:

  • Levantar inmediatamente la prohibición de que las niñas embarazadas asistan al colegio y para cumplir sus obligaciones internacionales de acuerdo con el Protocolo de Maputo y todos los instrumentos en materia de derechos humanos que ha ratificado.
  • Aplicar la Ley de Delitos Sexuales y hacer que los responsables rindan cuentas por el acoso, asalto y explotación sexual.

Haciendo un llamamiento a los donantes internacionales, especialmente los Gobiernos del Reino Unido, Irlanda y Estados Unidos para:

  • Instar al Gobierno de Sierra Leona a proporcionar una educación segura para todas las niñas dentro del sistema general de educación, especialmente cuando muchas de las personas a las que el gobierno niega una educación han sido víctimas de acoso, explotación y violencia sexual.
  • Asegurarse de que las políticas e iniciativas de educación financiadas por el Reino Unido, Irlanda y Estados Unidos aborden de manera efectiva las cuestiones más amplias de la violencia y explotación sexual que afectan al acceso de las niñas a una educación de calidad.

Las cartas deben enviarse a:
Presidente Ernest Bai Koroma
State House
State Avenue
Tower Hill
Freetown
Sierra Leona
Jkawasu-konte@statehouse.gov.sl

Honorable Justine Greening
Secretaria de Estado para Desarrollo Internacional
Departamento de Desarrollo Internacional
22 Whitehall
Londres SW1A 2EG
Reino Unido
enquiry@difd.gov.uk

Joe McHugh T.D.
Ministerio de Estado para la Diáspora y la Ayuda al Desarrollo Exterior
Departamento de Asuntos Exteriores y Comercio
Iveagh House
80 St. Stephen’s Green
Dublín 2
DOV VY53
Irlanda
HQ-MINISTER@dfa.ie
Twitter: @Joe_McHugh_TD

Country: 
All letters: 
8000
Sent letters: 
1335
Hero Title: 
Sierra Leona - ¡Permitan que las niñas aprendan!
Hero image: 
Letter Body: 

Estimado Presidente Bai Koroma:

Me pongo en contacto con usted para manifestarle mi profunda preocupación por los informes de violencia sexual contra niñas y por el hecho de que las niñas embarazadas no puedan asistir al colegio ni presentarse a los exámenes en Sierra Leona. Las niñas tienen el derecho fundamental a sentirse seguras en sus propias comunidades, ya sea en el colegio o en los traslados hasta y desde el colegio. Se debe actuar de manera urgente para abordar y erradicar sistemáticamente la violencia y la explotación sexual contra ellas, especialmente en los colegios. No deberían tener que intercambiar sexo por una educación digna en ningún nivel. Ninguna niña que se quede embarazada, especialmente después de haber sido violada y explotada, debe ser de nuevo una víctima al negársele una educación.

Como parte del Protocolo de la Unión Africana sobre los Derechos de la Mujer en África (Protocolo de Maputo), Sierra Leona tiene la obligación de impedir toda forma de violencia contra las mujeres y de garantizar que se asignan recursos adecuados para esta obligación. Asimismo tiene la obligación de eliminar todas las formas de discriminación contra la mujer y de garantizar igualdad de oportunidades y acceso en el ámbito de la educación.

Los profesores y otros titulares de derechos deben ser declarados responsables si cometen actos de violencia contra niñas y los gobiernos deben garantizar dicha responsabilidad. Sierra Leona debe defender los derechos de todos sus ciudadanos y proteger a las mujeres y niñas frente a la violencia sexual, de acuerdo con su constitución nacional y código penal, y sus obligaciones en virtud de los instrumentos regionales e internacionales en materia de derechos humanos.

Me uno a Igualdad Ya y a sus socios en Sierra Leona para hacer un llamamiento a la justicia y para permitir que todas las niñas disfruten de la educación general. Muchas gracias por su atención sobre este asunto.

Atentamente,

Carta a los donantes:

Estimado ________________:

Me pongo en contacto con usted para manifestarle mi profunda preocupación por los informes de violencia sexual contra niñas y por el hecho de que las niñas embarazadas no puedan asistir al colegio ni presentarse a los exámenes en Sierra Leona. Si bien los esfuerzos de su gobierno por financiar la educación en Sierra Leona son encomiables, le pido que revise de nuevo esta cuestión que actualmente está dañando a las niñas y ocasionando desigualdad en la educación.

Las niñas en Sierra Leona siguen sido víctimas de abusos sexuales y explotación cuando simplemente buscan una educación. Abusando de sus posiciones de confianza, los profesores, los hombres y los “moteros” se han convertido en depredadores que violan a las niñas o las obligan a mantener relaciones sexuales a cambio de libros, tasas escolares o transporte. Al quedarse embarazadas, a estas víctimas se les niega una educación debido a la práctica del gobierno de prohibir que las niñas embarazadas asistan al colegio que se arraigó después del Ébola. La financiación de actividades educativas sin tener en cuenta esta realidad daña los derechos de todas las niñas.

Las niñas adolescentes en Sierra Leona tienen el derecho fundamental a sentirse seguras en sus propias comunidades, ya sea en el colegio o en los traslados hasta y desde el colegio. No deberían tener que intercambiar sexo por una educación digna en ningún nivel. Se debe aplicar una política de tolerancia cero contra la explotación sexual de las niñas y que respalde su acceso pleno a una escolarización adecuada para garantizar que todas las niñas se beneficien de su ayuda educativa.

Me uno a Igualdad Ya y a sus socios en Sierra Leona para hacer un llamamiento a la justicia para abordar de manera integral la violencia y la explotación contra las niñas adolescentes. Asimismo, le pido que utilice su posición para hacer un llamamiento inmediato a Sierra Leona para que permita que todas las niñas asistan al colegio sin violencia, puedan presentarse a los exámenes y contribuyan a la prosperidad de su país. 

Muchas gracias por su apoyo a la educación de las niñas. Agradecemos enormemente su ayuda para garantizar que todas las niñas en Sierra Leona puedan disfrutar de esta oportunidad.

Atentamente,

Salsa Id: 
23408
Action Date: 
Jueves, Junio 16, 2016
Action Status: 
Letters Sent (Auto): 
108
All Letters Sent (Auto): 
2710

Crisis continua de derechos humanos en Sierra Leona: ¡todavía se niega el derecho a asistir al colegio a miles de niñas adolescentes a las que se ha dejado embarazadas, a menudo debido a abusos o explotación sexual!

La epidemia del Ébola centró la atención internacional sobre la violencia y explotación sexual generalizada de las niñas en Sierra Leona. Muchas niñas que regresaron al colegio después de la crisis se encontraron con que se les negaba el derecho a una educación porque se habían quedado embarazadas:

A “Samantha” la dejó embarazada su profesor cuando tenía tan solo 16 años. Este a menudo le pedía que le llevara agua a su casa a cambio de material escolar básico y unas buenas notas. Finalmente, el profesor agredió y violó a Samantha, quien se estuvo quieta por miedo a lo que podría hacerle en represalia. A pesar de las intervenciones de su familia, se permitió que el profesor continuara trabajando en la clase, una clase de la que Samantha fue expulsada por el hecho de estar embarazada.

Al igual que muchas niñas de Sierra Leona, “Jeanne” perdió a sus padres debido a la epidemia del Ébola y a sus 17 años está sola. Tenía la esperanza de que recibir una educación fuera su pasaporte para una vida mejor. No obstante, unos “moteros” exigieron sexo a Jeanne a cambio de llevarla y traerla del trabajo y el colegio, y al no tener otra opción, accedió. Jeanne se quedó embarazada y desolada al descubrir que no podía seguir asistiendo al colegio ni presentarse a los exámenes.

“Frances” únicamente tenía 13 años cuando fue explotada y dejada embarazada por un hombre mucho mayor que ella que le ayudaba a pagar las tasas del colegio a cambio de actos sexuales. A ella tampoco se le permite volver al colegio. La madre de Frances, una madre soltera que no tiene ayuda de ningún familiar, se desespera por esta injusticia.

Al igual que Samantha, Jeanne y Frances, muchas niñas en Sierra Leona siguen siendo víctimas de abusos sexuales y explotación mientras intentan obtener una educación. Abusando de sus posiciones de confianza, los profesores se han convertido en depredadores que violan a las niñas o las obligan a mantener relaciones sexuales a cambio de libros, tasas escolares o transporte. Al quedarse embarazadas, a estas víctimas se les niega una educación debido a la práctica del gobierno de prohibir que las niñas embarazadas asistan al colegio que se arraigó después del Ébola.

Sierra leona ya se estaba enfrentando a las repercusiones de la brutal violencia sexual a consecuencia de la guerra que forzaba a las niñas adolescentes a contraer matrimonio y a otros terribles actos de violencia sexual y embarazos forzosos. Al igual que en otros países que están saliendo de conflictos y crisis humanitarias, la falta de una respuesta adecuada ante la violación se produce a pesar de que existen leyes escritas como la Ley de Delitos Sexuales (2012) y un acuerdo para tratados progresivos como el Protocolo de la Unión Africana sobre los Derechos de la Mujer en África (Protocolo de Maputo).

¡TOME MEDIDAS! Ninguna niña que se quede embarazada, especialmente después de haber sido violada y explotada, debe ser de nuevo una víctima al negársele una educación.

En un intento por acomodar a estas niñas que se han quedado “fuera del colegio” el Gobierno de Sierra Leona estableció medidas alternativas, con el respaldo de la ayuda internacional. No obstante, si bien esta alternativa pudo estar basada en buenas intenciones, la resultante escolarización separada y desigual no hace más que perpetuar la discriminación y el estigma contra las niñas que ya han sido víctimas de personas con poder. Asimismo, estas medidas no son en absoluto iguales a la escolarización normal y obligatoria ya que son opcionales, únicamente para unas cuantas horas durante unos cuantos días a la semana y no permiten que las niñas se presenten a los exámenes nacionales.

¡TOME MEDIDAS! Los donantes internacionales deben asegurarse de que todas las niñas reciban educación y de que sus capacidades de financiación se utilicen para promover la igualdad y la ausencia de violencia.

Las niñas que se han quedado embarazadas como Samantha, Jeanne y Frances están siendo castigadas mientras que sus abusadores están libres. Sierra Leona debe asegurarse de que los derechos de las niñas adolescentes se respetan y se aplican de modo que puedan prosperar y ayudar a construir el futuro de su país. Igualdad Ya, junto con nuestros socios Women Against Violence and Exploitation (WAVES), Women’s Partnership for Justice and Peace (WPJP), Graceland Sierra Leone, Child Welfare Society y Education for All Coalition – Sierra Leona, hace un llamamiento al gobierno para que actúe inmediatamente para acabar con la violencia, castigar a los responsables y levantar la prohibición de que las niñas embarazadas asistan al colegio. Únase a nosotros:

Haciendo un llamamiento al Gobierno de Sierra Leona para:

  • Levantar inmediatamente la prohibición de que las niñas embarazadas asistan al colegio y para cumplir sus obligaciones internacionales de acuerdo con el Protocolo de Maputo y todos los instrumentos en materia de derechos humanos que ha ratificado.
  • Aplicar la Ley de Delitos Sexuales y hacer que los responsables rindan cuentas por el acoso, asalto y explotación sexual.

Haciendo un llamamiento a los donantes internacionales, especialmente los Gobiernos del Reino Unido, Irlanda y Estados Unidos para:

  • Instar al Gobierno de Sierra Leona a proporcionar una educación segura para todas las niñas dentro del sistema general de educación, especialmente cuando muchas de las personas a las que el gobierno niega una educación han sido víctimas de acoso, explotación y violencia sexual.
  • Asegurarse de que las políticas e iniciativas de educación financiadas por el Reino Unido, Irlanda y Estados Unidos aborden de manera efectiva las cuestiones más amplias de la violencia y explotación sexual que afectan al acceso de las niñas a una educación de calidad.

Las cartas deben enviarse a:
Presidente Ernest Bai Koroma
State House
State Avenue
Tower Hill
Freetown
Sierra Leona
Jkawasu-konte@statehouse.gov.sl

Honorable Justine Greening
Secretaria de Estado para Desarrollo Internacional
Departamento de Desarrollo Internacional
22 Whitehall
Londres SW1A 2EG
Reino Unido
enquiry@difd.gov.uk

Joe McHugh T.D.
Ministerio de Estado para la Diáspora y la Ayuda al Desarrollo Exterior
Departamento de Asuntos Exteriores y Comercio
Iveagh House
80 St. Stephen’s Green
Dublín 2
DOV VY53
Irlanda
HQ-MINISTER@dfa.ie
Twitter: @Joe_McHugh_TD

Estimado Presidente Bai Koroma:

Me pongo en contacto con usted para manifestarle mi profunda preocupación por los informes de violencia sexual contra niñas y por el hecho de que las niñas embarazadas no puedan asistir al colegio ni presentarse a los exámenes en Sierra Leona. Las niñas tienen el derecho fundamental a sentirse seguras en sus propias comunidades, ya sea en el colegio o en los traslados hasta y desde el colegio. Se debe actuar de manera urgente para abordar y erradicar sistemáticamente la violencia y la explotación sexual contra ellas, especialmente en los colegios. No deberían tener que intercambiar sexo por una educación digna en ningún nivel. Ninguna niña que se quede embarazada, especialmente después de haber sido violada y explotada, debe ser de nuevo una víctima al negársele una educación.

Como parte del Protocolo de la Unión Africana sobre los Derechos de la Mujer en África (Protocolo de Maputo), Sierra Leona tiene la obligación de impedir toda forma de violencia contra las mujeres y de garantizar que se asignan recursos adecuados para esta obligación. Asimismo tiene la obligación de eliminar todas las formas de discriminación contra la mujer y de garantizar igualdad de oportunidades y acceso en el ámbito de la educación.

Los profesores y otros titulares de derechos deben ser declarados responsables si cometen actos de violencia contra niñas y los gobiernos deben garantizar dicha responsabilidad. Sierra Leona debe defender los derechos de todos sus ciudadanos y proteger a las mujeres y niñas frente a la violencia sexual, de acuerdo con su constitución nacional y código penal, y sus obligaciones en virtud de los instrumentos regionales e internacionales en materia de derechos humanos.

Me uno a Igualdad Ya y a sus socios en Sierra Leona para hacer un llamamiento a la justicia y para permitir que todas las niñas disfruten de la educación general. Muchas gracias por su atención sobre este asunto.

Atentamente,

Carta a los donantes:

Estimado ________________:

Me pongo en contacto con usted para manifestarle mi profunda preocupación por los informes de violencia sexual contra niñas y por el hecho de que las niñas embarazadas no puedan asistir al colegio ni presentarse a los exámenes en Sierra Leona. Si bien los esfuerzos de su gobierno por financiar la educación en Sierra Leona son encomiables, le pido que revise de nuevo esta cuestión que actualmente está dañando a las niñas y ocasionando desigualdad en la educación.

Las niñas en Sierra Leona siguen sido víctimas de abusos sexuales y explotación cuando simplemente buscan una educación. Abusando de sus posiciones de confianza, los profesores, los hombres y los “moteros” se han convertido en depredadores que violan a las niñas o las obligan a mantener relaciones sexuales a cambio de libros, tasas escolares o transporte. Al quedarse embarazadas, a estas víctimas se les niega una educación debido a la práctica del gobierno de prohibir que las niñas embarazadas asistan al colegio que se arraigó después del Ébola. La financiación de actividades educativas sin tener en cuenta esta realidad daña los derechos de todas las niñas.

Las niñas adolescentes en Sierra Leona tienen el derecho fundamental a sentirse seguras en sus propias comunidades, ya sea en el colegio o en los traslados hasta y desde el colegio. No deberían tener que intercambiar sexo por una educación digna en ningún nivel. Se debe aplicar una política de tolerancia cero contra la explotación sexual de las niñas y que respalde su acceso pleno a una escolarización adecuada para garantizar que todas las niñas se beneficien de su ayuda educativa.

Me uno a Igualdad Ya y a sus socios en Sierra Leona para hacer un llamamiento a la justicia para abordar de manera integral la violencia y la explotación contra las niñas adolescentes. Asimismo, le pido que utilice su posición para hacer un llamamiento inmediato a Sierra Leona para que permita que todas las niñas asistan al colegio sin violencia, puedan presentarse a los exámenes y contribuyan a la prosperidad de su país. 

Muchas gracias por su apoyo a la educación de las niñas. Agradecemos enormemente su ayuda para garantizar que todas las niñas en Sierra Leona puedan disfrutar de esta oportunidad.

Atentamente,

Tomar acción

0%
1335 of 8000 letters sent