Modelo de carta: Alerta Urgente Irán junio de 2010

Printer-friendly version

Ayatollah Sadeq Larijani
Head of the Judiciary
Vali Asr Avenue, above the intersection Pasteur, Azizi Street 2, No. 4,
Office of Public Relations and Judicial Procedures
Tehrán
Irán

[fecha]

Su Excelencia

Le escribo acerca de Sakineh Mohammadi-Ashtiani, que ha sido sentenciada a muerte por apedreamiento por adulterio y que ahora en cambio puede ser sentenciada a morir en la horca por el asesinato de su esposo, cargos que ella sigue negando y por los que ya ha sido castigada.

Me consta que, en mayo de 2006, la Sra. Mohammadi-Ashtiani fue condenada a recibir 99 latigazos por haber mantenido “relaciones ilícitas” y a una pena de prisión por actuar como cómplice en el asesinato de su marido. Sakineh ya recibió los latigazos correspondientes y ha pasado cinco años en la cárcel de Tabriz. La Sexta División del Tribunal Penal de la Provincia de Azerbaiyán Oriental volvió a tomar su caso en septiembre de 2006 y la volvió a acusar y la condenó por adulterio a pesar de la falta de pruebas creíbles en su contra.  Ella puede ser sentenciada ahora a muerte por el asesinato de su esposo.

Entiendo que bajo la ley iraní no se puede presentar un segundo cargo relacionado con un delito por el que ya se haya absuelto  o condenado a la persona.  En este caso concreto, la Sra. Mohammadi-Ashtiani ya ha sido flagelada por haber mantenido “relaciones ilícitas” y cumple una pena de prisión por actuar como cómplice en un asesinato.

Le pido respetuosamente que conmute la sentencia de muerte de la Sra. Mohammadi-Ashtiani.  Observo que las mujeres son condenadas desproporcionadamente por adulterio y fornicación en Irán. Lo insto a eliminar todas las disposiciones de los códigos legales iraníes que discrimen en contra, o tienen un impacto discriminatorio sobre las mujeres, incluidos los relacionados con el adulterio y la fornicación, de conformidad con la propia disposición constitucional de Irán de igualdad ante la ley y de sus obligaciones internacionales en virtud del Pacto Internacional sobre Derechos Civiles y Políticos.

Lo saluda respetuosamente,