Zambia: la violación desenfrenada de alumnas por sus maestros

Printer-friendly versionSend to friend
IMPORTANT: This archived action campaign has been completed or discontinued, and the information contained in it may not be current. Please see Take Action for current and ongoing campaigns.
Date: 
1 Feb 2009

En febrero de 2006, una alumna de trece años de edad, R.M., fue violada por su maestro, Edson Hakasenke, cuando ella fue a casa de él a petición suya para recoger unos documentos de la escuela. El Sr. Hakasenke le dijo que no reportara el incidente, porque ella sería expulsada de la escuela y él perdería su trabajo. R.M. no informó sobre la violación hasta varias semanas más tarde después de que ella fue tratada por una infección de transmisión sexual que había contraído como consecuencia de la violación. Su tía-tutora presentó una denuncia ante el director. Cuando lo enfrentaron, el Sr. Hakasenke alegó que R.M. era su “novia”. El director indicó que éste no era el primer incidente de esta índole relacionado con el Sr. Hakasenke, pero sostuvo que cualquiera que fuera la mala conducta ocurrida en el caso de R.M. había sucedido fuera del horario escolar y, por tanto, se trataba de un asunto “personal”. También afirmó que los niños habían sido advertidos de que debían mantenerse a distancia de los maestros, en particular, de aquellos del sexo opuesto que intentaran acercarse sexualmente, debido al temor al VIH/SIDA. Foto: R.M. en la escuelaAction 31.1

El Sr. Hakasenke huyó del país poco después de que la denuncia fue radicada. A su regreso a Zambia, fue detenido pero luego puesto en libertad sobre la base de que había transcurrido demasiado tiempo entre el incidente y la presentación de la denuncia. La tía de R.M. consultó posteriormente a un abogado que aceptó llevar el caso pro bono e inició un juicio civil en contra del maestro, la escuela, el Ministerio de Educación de Zambia y el Fiscal General como asesor legal del gobierno. En la demanda civil, R.M. reclamó daños y perjuicios al Sr. Hakasenke por daños físicos y angustia emocional. También pidió que se hiciera a la escuela y al Ministerio de Educación responsables de su negligencia y que el Ministerio de Educación estableciera directrices para la prevención de incidentes de violación por parte de maestros en el futuro. A través de su “Fondo de Defensa Legal de Niñas Adolescentes”, Igualdad Ya asesoró al abogado de R.M. sobre las leyes pertinentes en materia de derecho internacional y regional que serían de interés en su caso. Igualdad Ya también convocó a una coalición de organizaciones de la sociedad civil de Zambia y propuso estrategias con aquella para desarrollar un programa con objeto de tratar los casos de violencia contra niñas por los maestros.

Estos esfuerzos dieron fruto cuando, el 30 de junio de 2008, el juez del Tribunal Superior de Justicia de Zambia, Phillip Musonda, pronunció su sentencia y adjudicó a R.M. daños y perjuicios que ascendían a un valor de K45.000.000 ($14.000). Llamó la falta de enjuiciamiento del Sr. Hakasenke un “incumplimiento del deber” al tener en cuenta el peso de las pruebas. El juez señaló que el abuso era equivalente a “aguantar una brutalización psicológica”. Remitió el caso al Director del Ministerio Público para el posible procesamiento penal del Sr. Hakasenke e instó al Ministerio de Educación a dictar reglamentos que “detendrían tales actos en el futuro”.

Activistas de Zambia han llamado ésta una decisión histórica. Dado que este caso llegó a los tribunales, el abogado de R.M. ha recibido varias llamadas de otras niñas y sus familias en busca de ayuda para casos de corrupción (violación de menores). Las niñas también se han acercado a R.M. discretamente para pedir consejos sobre sus propias situaciones de incesto y abuso por parte de docentes, lo que ilustra muy claramente hasta qué punto el gobierno debe abordar esta cuestión con urgencia. Sin embargo, el 29 de julio de 2008, el Fiscal General presentó una notificación de apelación de que tenía la intención de recurrir la parte de la sentencia que sostiene que su oficina es indirectamente responsable de los actos del Sr. Hakasenke. El Fiscal General aún no ha presentado al tribunal un escrito sobre los motivos del recurso.

Una encuesta sobre el comportamiento sexual realizada por el Gobierno de Zambia en 2003 reveló que el 16,3% de las mujeres de todos los grupos de edad ha experimentado tropiezos sexuales forzados; de estos, el 17,7% del muestreo de las edades más jóvenes (15 a 19 años) informó sobre “relaciones sexuales forzadas”. En 2007 un estudio realizado por la organización no gubernamental Fondo de Mujeres y la Ley en el sur de África y de Investigación y Educación Zambia (WLSA-Zambia), las alumnas señalaron que había violencia en las escuelas, desde el acoso sexual verbal hasta la violación. De diez niñas de la misma escuela que participaron en un foro, siete habían sido abusadas sexualmente por el mismo maestro y ninguna había informado sobre ello por temor a que se tomaran represalias en su contra o a ser acosadas más. La falta de conocimientos e información sobre dónde presentar una denuncia se dijo constituir también una limitación importante. Una de las recomendaciones formuladas por las propias niñas fue que las escuelas deberían tomar en serio toda denuncia de acoso sexual por los maestros y deberían castigar a cualquier maestro que haya acosado sexualmente a niñas. También propusieron que hubiera procedimientos concretos para hacer frente a las denuncias de acoso presentadas por las alumnas.

La corrupción de niñas menores de 16 años de edad se sanciona con prisión de un máximo de vida en virtud del Código Penal de Zambia. El derecho a la protección de la ley y a la protección de los jóvenes de la explotación también se estipula en virtud del artículo 11 de la Constitución de Zambia. El artículo 12 del Protocolo a la Carta Africana de Derechos Humanos y de los Pueblos sobre los Derechos de la Mujer en África (el “Protocolo”), que Zambia ratificó en 2006, obliga a los Estados Partes a tomar todas las medidas adecuadas para “proteger... a las niñas de toda forma de abuso, incluido el acoso sexual en las escuelas y otras instituciones educativas y establecer sanciones contra los autores de tales prácticas.” El artículo 4 del Protocolo, que fue citado en la decisión del tribunal en el caso de R.M., obliga a Zambia a prevenir, sancionar y erradicar todas las formas de violencia, “incluyendo las relaciones sexuales forzadas o no deseadas”. Zambia también está obligada de acuerdo con el artículo 19 de la Convención sobre los Derechos del Niño a tomar todas las medidas para proteger a los niños de todas las formas de violencia, incluido el abuso sexual, “mientras estén bajo el cuidado de los padres, tutores o cualquier otra persona que tenga en sus manos el cuidado del niño”. Sin embargo, la violación de niñas en las escuelas en Zambia ocurre con frecuencia y rara vez es sancionada.

La coalición convocada por Igualdad Ya sigue trabajando en el caso de R.M. con la esperanza de hacer un cambio en la vida de las alumnas en todas partes de Zambia. Los miembros de la coalición participan en diversos esfuerzos de promoción y actividades estratégicas destinadas a la difusión de este caso histórico. La Asociación de Mujeres de los Medios de Zambia (ZAMWA) desarrolla una serie de programas radiales de coloquio por teléfono destinados a promover la educación pública sobre la cuestión de la violación por parte de docentes. La Asociación de Mujeres Jóvenes Cristianas (YWCA) ha establecido una línea telefónica directa para las niñas que enfrentan situaciones de abuso sexual. La coalición estudia la manera de ejercer presión sobre el Fiscal General para que desista del recurso de apelación en el caso de R.M. y para impulsar la acusación del Sr. Hakansenke. Su causa puede ser reforzada considerablemente por el activismo internacional.

What You Can Do: 

Por favor, escriba al Director del Ministerio Público mencionado a continuación y pida que se presenten cargos penales contra Edson Hakasenke por la violación de R.M. Por favor escriba al Fiscal General y pídale que retire la notificación de apelación contra la decisión del Tribunal Superior de hacer al gobierno responsable indirecto de la conducta del Sr. Hakasenke. Envíe una copia de sus cartas al Ministro de Justicia. Recuérdeles las obligaciones del gobierno para proteger a las niñas en virtud de la propia Constitución de Zambia, el Protocolo y otros instrumentos de derechos humanos en los que Zambia es parte. Solicite al Ministro de Educación que tome nota con seriedad el llamamiento del juez Musonda a poner en marcha mecanismos eficaces para hacer frente a la violencia sexual contra las niñas en el sistema escolar, a fin de garantizar que las niñas en el futuro estén debidamente protegidas contra la violación por funcionarios de la escuela y que sepan dónde acudir en caso de que hayan sido violadas. Pida a todos los funcionarios que garanticen que las niñas tengan el pleno recurso a la ley si son violadas y que los responsables sean procesados con todo el rigor de la ley.

Las cartas deben ser dirigidas a:

Hon. Mumba Malila
Attorney-General
P.O. Box 50106
Lusaka
República de Zambia
Tel: +260 211 250 438
Fax: +260 211 253 695
 

Mr. Chalwe Mchenga
Director of Public Prosecutions
P.O. Box 50106
Lusaka
República de Zambia
Tel: +260 211 251 367
Fax: +260 211 257 636
 

Hon. Prof. Geoffrey Lungwangwa
Minister of Education
P.O. Box 50093
Lusaka
Repúblic de Zambia
Tel: +260 211 250 855/250 760
Fax: +260 211 254 139/250 162
 

Hon. George Kunda S.C.
Minister of Justice & Legal Affairs
P.O. Box 50106
Lusaka
República de Zambia
Tel: +260 211 251 588/253 509
Fax: +260 211 253 452

Letters: 
Posible carta al Fiscal General Malila

Hon. Mumba Malila
Attorney-General
P.O. Box 50106
Lusaka, República de Zambia
Fax: +260 211 253 695

Estimado Fiscal General Malila,

Le escribo en relación a la importante decisión del juez del Tribunal Superior de Lusaka, Phillip Musonda, emitida el 30 de junio de 2008 en el caso de R. M., una alumna de 13 años, en contra de su profesor y violador, Edward Hakasenke, Woodlands ‘A’ Basic School donde R.M. era estudiante, el Ministerio de Educación y en contra del Fiscal General.

Le insto a retirar su notificación de apelación en este caso para demostrar el compromiso del gobierno para proteger y promover los derechos de las mujeres y las niñas de conformidad con la propia Constitución de Zambia y el Protocolo a la Carta Africana sobre los Derechos de la Mujer, así como otros instrumentos de derechos humanos en los que Zambia es parte. También le insto a garantizar que las niñas tengan el pleno recurso a la ley si son violadas y que los autores siempre sean procesados con todo el rigor de la ley.

Gracias por su atención.

Le saluda atentamente,

 

 

Cc: Hon. George Kunda S.C.
Minister of Justice and Legal Affairs
P.O. Box 50106, Lusaka, República de Zambia
Fax: +260 211 253 452
 

Posible carta al señor Mchenga

Mr. Chalwe Mchenga
Director of Public Prosecutions
P.O. Box 50106
Lusaka, República de Zambia
Fax: +260 211 257 636

Estimado Sr. Mchenga,

Le escribo en relación a la importante decisión del juez del Tribunal Superior de Lusaka, Phillip Musonda, emitida el 30 de junio de 2008 en el caso de R. M., una alumna de 13 años, en contra de su profesor y violador, Edward Hakasenke, Woodlands ‘A’ Basic School donde R.M. era estudiante, el Ministerio de Educación y en contra del Fiscal General.

En su decisión, el juez Musonda remitió el asunto a usted para un posible juicio. Sin la plena protección de la ley, las niñas en la escuela y en otras partes permanecen en riesgo de violación y agresión sexual y le insto a que tome medidas inmediatas para hacer al Sr. Hakasenke responsable de la violación de R.M. con todo el rigor de la ley de Zambia. También le insto a garantizar que las niñas tengan en general el pleno recurso a la ley si son violadas y que los autores siempre sean procesados con todo el rigor de la ley para que todo ciudadano, incluidos los niños, disfruten de las protecciones de la Constitución de Zambia, del Protocolo a la Carta Africana sobre los Derechos de la Mujer, y de todos los demás instrumentos de derechos humanos en los que Zambia es parte.

Gracias por su atención.

Le saluda atentamente,

 

Cc: Hon. George Kunda S.C.
Minister of Justice and Legal Affairs
P.O. Box 50106, Lusaka, República de Zambia
Fax: +260 211 253 452
 

Posible carta al Ministro Lungwangwa

Hon. Dora Siliya
Minister of Education
P.O. Box 50093
Lusaka, República de Zambia
Fax: +260 211 253 502

Estimada Sra Ministra:

Le escribo en relación a la importante decisión del juez del Tribunal Superior de Lusaka, Phillip Musonda, emitida el 30 de junio de 2008 en el caso de R. M., una alumna de 13 años, en contra de su profesor y violador, Edward Hakasenke, Woodlands ‘A’ Basic School donde R.M. era estudiante, el Ministerio de Educación y en contra del Fiscal General. Le insto a actuar en base a la fuerte recomendación del juez Musonda de que el Ministerio de Educación ponga en marcha mecanismos eficaces para hacer frente a la violencia sexual contra las niñas en el sistema escolar, a fin de garantizar que las niñas en el futuro estén debidamente protegidas contra la violación por funcionarios de la escuela y que sepan dónde acudir en caso de que hayan sido violadas.

También quisiera instarle a colaborar con sus colegas en el gobierno para garantizar que las niñas en las escuelas tengan el pleno recurso a la ley si son violadas y que los autores siempre sean procesados con todo el rigor de la ley de manera que todo ciudadano, incluidos los niños, se beneficien de las protecciones de la Constitución de Zambia y el Protocolo a la Carta Africana sobre los Derechos de la Mujer en África, así como de otros instrumentos internacionales en los que Zambia es parte.

Gracias por su atención.

Le saluda atentamente,

 

Cc: Hon. George Kunda S.C.
Minister of Justice and Legal Affairs
P.O. Box 50106, Lusaka, República de Zambia
Fax: +260 211 253 452