Yemen: Que terminen los matrimonios prematuros mediante la promulgación de una ley que disponga una edad mínima para el matrimonio

Printer-friendly version
Action Number: 
34.1
IMPORTANT: This archived action campaign has been completed or discontinued, and the information contained in it may not be current. Please see Take Action for current and ongoing campaigns.
Date: 
1 Nov 2009

El 11 de septiembre de 2009, Fawziya Abdullah Youssef, una niña yemení de 12 años de edad casada con un agricultor de 25 años de edad falleció durante el parto después de tres días de doloroso trabajo de parto que culminó en un nacimiento sin vida en el hospital de distrito al-Zahra de la provincia de Hodeida en Yemen. El año anterior, el padre de Fawziya la había sacado de la escuela y la había casado a la edad de 11 años.

Asghan M.S., que ahora tiene 14 años de edad, fue casada cuando tenía 12. Después de pasar una semana en la casa de su esposo en una aldea llamada Al Mujoud, ella se escapó a la casa de sus padres. Su familia estableció un compromiso con su marido mediante el cual Asghan regresaría a su hogar en dos años. Al cumplir los 14, el padre de Asghan la forzó a volver a vivir con su marido. En septiembre de 2009, ella volvió a escaparse, esta vez a la casa de un tío en Taiz. El padre de Asghan la amenazó con matarla y con divorciarse de su madre para ejercer presión sobre Asghan para que vuelva con su marido. Sin embargo, gracias a la intervención de Seyaj, organización yemení de derechos infantiles, el gobernorato de Taiz intercedió en el caso y convenció al padre para que acordara permitir que Asghan residiera con su familia hasta que cumpliera diecisiete años de edad. Si bien la intervención del gobernorato en el caso de Asghan es un paso positivo, no es una solución para todos los casos de matrimonio infantil.

Los casos de Fawziya y Asghan son tan sólo dos ejemplos de matrimonios infantiles en Yemen, donde no existe una edad mínima para el matrimonio. El muy divulgado caso, el año pasado, de la niña de 10 años Nujood Ali, que se presentó ante el tribunal para pedir el divorcio después de ser golpeada y violada regularmente por su marido adulto, se resolvió con el otorgamiento del divorcio solamente después de haberse pagado una compensación monetaria al marido. Si bien el caso de Nujood alentó a otras esposas infantiles a presentarse y pedir la terminación de sus matrimonios, el gobierno yemení no ha actuado mediante una prohibición categórica para impedir que se sigan realizando los matrimonios prematuros.

La investigación indica que la edad promedio de matrimonio para niñas en las áreas rurales de Yemen es de 12 o 13 años y que hasta el cincuenta por ciento de todas las niñas yemeníes son casadas antes de cumplir la edad de 18 años. El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) y el Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA) han subrayado la gravedad de las serias consecuencias físicas, emocionales, psicológicas, intelectuales y sexuales negativas del matrimonio infantil para las niñas. El matrimonio infantil viola los derechos humanos de las niñas al excluirlas de las decisiones relacionadas con la fecha del matrimonio y la elección del cónyuge. El matrimonio prematuro marca una iniciación abrupta y violenta en las relaciones sexuales, a menudo con un esposo que es considerablemente mayor y relativamente desconocido. Según los datos de UNICEF, las niñas que dan a luz antes de los 15 años de edad son cinco veces más propensas a morir en el parto que las mujeres que ya están en su veintena, y la tasa de mortalidad materna extremadamente alta de 430 por cada 100,000 nacimientos con vida en Yemen puede atribuirse en parte al matrimonio prematuro. Otros impactos del matrimonio y el embarazo precoces relacionados con la salud, que han sido identificados por la Organización Mundial de la Salud, incluyen aborto séptico, nacimiento sin vida, hipertensión inducida por el embarazo, sepsis puerperal (fiebre de la parturienta) y fístula obstétrica. El matrimonio prematuro también afecta el derecho de las niñas de recibir una educación formal, lo cual termina al casarse. Además, el Consejo de Población ha comprobado que las niñas casadas tienen menos relaciones sociales, movilidad limitada, control limitado de los recursos y casi ningún poder en sus nuevos hogares, y que la violencia doméstica es común en los matrimonios infantiles.

Yemen ha ratificado la Convención sobre los derechos del niño (CRC) y la Convención sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra las mujeres (CEDAW). Además, el artículo 6 de la Constitución yemení confirma su adhesión al derecho internacional. El artículo 1 de la CRC define al niño como “todo ser humano menor de dieciocho años de edad”. El artículo 16(2) de la CEDAW declara que “[n]o tendrán ningún efecto jurídico los esponsales y el matrimonio de niños y se adoptarán todas las medidas necesarias, incluso de carácter legislativo, para fijar una edad mínima para la celebración del matrimonio y hacer obligatoria la inscripción del matrimonio en un registro oficial”. En su recomendación general número 4 sobre la salud y el desarrollo de los adolescentes, el Comité de los Derechos del Niño, el órgano responsable de supervisar el cumplimiento de los estados con la CRC, ha comprobado que el matrimonio prematuro es una práctica tradicional perjudicial que afecta negativamente la salud sexual y reproductiva de las niñas. La CRC requiere que los estados miembros adopten todas las medidas necesarias para abolir dichas prácticas tradicionales (artículo 24(3)) y para proteger a los niños de toda forma de explotación sexual y abuso sexual (artículo 34).

El Comité para la Eliminación de la Discriminación contra la Mujer, a cargo de supervisar el cumplimiento de los estados con la CEDAW, en su examen del informe de Yemen en 2008, expresó profunda preocupación respecto de “la ‘legalidad’ de tales matrimonios precoces de niñas, algunas de tan solo ocho años, lo que equivale a cometer un acto de violencia contra ellas y crear un grave riesgo para su salud, y que les impide completar su educación”. Ha apelado a Yemen para que “adopte medidas legislativas urgentes a fin de elevar la edad mínima de las niñas para contraer matrimonio en cumplimiento de lo dispuesto en [la CRC y la CEDAW;]... que haga cumplir la disposición relativa al registro de todos los matrimonios a fin de supervisar su legalidad y la prohibición estricta de los matrimonios precoces así como a enjuiciar a quienes infrinjan dichas disposiciones[; y que]... elabore campañas de sensibilización, con el apoyo de organizaciones de la sociedad civil y autoridades religiosas, sobre las consecuencias negativas del matrimonio precoz para el bienestar, la salud y la educación de las niñas..."

Yemen no ha definido una edad mínima para el matrimonio. Las organizaciones de los derechos de las mujeres y de los niños en Yemen han estado trabajando incansablemente en este asunto. La Comisión Nacional para las Mujeres (NCW) y el Consejo Superior para la Maternidad y los Niños, ambas organizaciones gubernamentales, han propuesto modificaciones a la ley vigente para que defina los 18 años como la edad mínima para el matrimonio y aplique penas y multas a quienes violen esta disposición. La propuesta de la NCW incluye una disposición para la inscripción de matrimonios con una multa por violación, la cual serviría, entre otras cosas, como medio de hacer cumplir con la edad mínima para el matrimonio. Ninguno de estos proyectos de ley ha sido aprobado, debido a la oposición de los parlamentarios conservadores. En cambio, la Comisión de Salud del Parlamento procura obtener un dictamen médico del Ministerio de Salud Pública y Población para determinar la edad mínima de matrimonio apropiada para las niñas. Cabe hacer notar que muchos países, incluidos los que tienen sistemas jurídicos similares al de Yemen, como Argelia, Bangladesh, Irak, Jordania, Malasia, Marruecos y Turquía, han instituido los 18 años como edad mínima para el casamiento, y otros países también se encuentran en trámites para hacerlo.

What You Can Do: 

Por favor escriba al Presidente Yemení, el Ministro de Justicia y el Presidente de la Cámara de Representantes y pídales que garanticen la aprobación rápida de una ley que disponga que la edad mínima para el matrimonio sea de 18 años, con las penas pertinentes a toda violación de esta ley. Exhórtelos también a que garanticen la aplicación efectiva de esta ley, una vez aprobada, incluyendo mediante la inscripción obligatoria de todos los matrimonios en un registro oficial. Por favor escriba también al Ministro de Salud Pública y Población e ínstelo a garantizar que el Ministerio de Salud apruebe los 18 años como la edad mínima para el matrimonio, de conformidad con las obligaciones de Yemen bajo el derecho internacional. Las cartas deben dirigirse a:

General Ali Abdullah Saleh
President of the Republic of Yemen
President Residence
60 Street
Sana’a, Yemen
Fax: +967 1 274 147

Sr Ghazi Al Ghabari
Minister of Justice
Ministry of Justice
Justice Street
Sana’a, Yemen
Tel: +967 1 252 136/7/9
Fax: +967 1 252 138

Sr Yahya Ali Al Raei
Speaker of the House
Yemeni Parliament
26 September Street
Sana’a, Yemen
Fax: +967 1 276 091
Correo electrónico: info@yemenparliament.org

Prof. Dr. Abdul Karim Yehia Rasae
Minister of Public Health and Population
Ministry of Public Health and Population
El Hisbah Directorate
Sana’a, Yemen
Tel: +967 1 252 241
Fax: +967 1 252 247
Correo electrónico: akrasae@yahoo.com

Letters: 

El Presidente/Ministro de Justicia/Presidente de la Cámara de Representantes

[Exmo. Sr. Presidente/Sr. Ministro de Justicia/Sr. Presidente de la Cámara de Representantes]:

Me dirijo a usted para expresar mi profunda preocupación acerca del problema de los matrimonios prematuros en Yemen a raíz de la muerte de Fawziya Abdullah Youssef, una niña de 12 años de edad que fue retirada de la escuela en 2008 y casada con un hombre mucho mayor cuando tenía 11 años de edad. Después de tres días de doloroso trabajo de parto ella murió en el parto y su bebé nació muerto. En otro caso, una niña de 14 años de edad llamada Asghan fue casada cuando tenía 12 años de edad y se escapó dos veces de la casa de su esposo a la de su familia. Su padre amenazó con matarla y divorciarse de su madre para ejercer presión sobre Asghan para que regresara a su esposo, y sólo se le concedió un aplazamiento que le permite quedarse con su familia hasta que cumpla los 17 años de edad gracias a la intervención del gobernorato de Taiz. Niñas como estas y muchas otras necesitan la ayuda del gobierno para poder continuar disfrutando de su niñez. Entiendo que hasta el 50% de todas las niñas yemeníes se casan antes de cumplir los 18 años.

Organizaciones internacionales como la Organización Mundial de la Salud, UNICEF y UNFPA han subrayado las consecuencias físicas, emocionales, psicológicas, intelectuales y sexuales negativas del matrimonio infantil para las niñas, incluidas la muerte debido al embarazo prematuro y la privación de la educación. Le ruego que adopte medidas urgentes para garantizar que Yemen apruebe una ley que establezca los 18 años como la edad mínima para el casamiento de acuerdo con los compromisos internacionales de Yemen, y para asegurar el cumplimiento efectivo de esta ley, incluyendo mediante el requisito de que todos los matrimonios se inscriban en un registro público y el enjuiciamiento y castigo de todos aquellos que violen la ley.

Gracias por su atención a este asunto.

Muy atentamente,

________________________________
 

El Ministro de Salud Pública y Población

Ministro de Salud Pública y Población
Ministry of Public Health and Population
Sana’a, Yemen
Fax: +967 1 251 610/252 247
Correo electrónico: akrasae@yahoo.com

Excmo. Sr. Ministro:

Me dirijo a usted para expresar mi profunda preocupación acerca del problema de los matrimonios prematuros en Yemen a raíz de la muerte de Fawziya Abdullah Youssef, una niña de 12 años de edad que fue retirada de la escuela en 2008 y casada con un hombre mucho mayor cuando tenía 11 años de edad. Después de tres días de doloroso trabajo de parto ella murió en el parto y su bebé nació muerto. Entiendo que hasta el 50% de todas las niñas yemeníes se casan antes de cumplir los 18 años.

UNICEF y UNFPA han subrayado la gravedad de las serias consecuencias físicas, emocionales, psicológicas, intelectuales y sexuales negativas del matrimonio infantil para los niños y han señalado que esto constituye una violación de sus derechos humanos. El embarazo prematuro es una de las principales causas de muerte entre las niñas. El matrimonio prematuro también deniega a la niña su educación y pone seriamente en peligro su derecho al bienestar mental, emocional y físico. Según la Organización Mundial de la Salud y UNFPA, el matrimonio prematuro puede conducir a una serie de resultados médicos negativos tanto para la madre como para el bebé, como bajo peso al nacer, trabajo de parto prematuro, nacimientos con muerte, muertes perinatales, hipertensión inducida por el embarazo, sepsis puerperal, aborto séptico y fístula obstétrica, y una tasa muy alta de mortalidad materna e infantil como consecuencia de lo anterior.

Me he enterado de que el Parlamento ha solicitado a su ministerio asesoramiento para establecer una edad mínima para el matrimonio. Le insto a observar las normas reconocidas a nivel internacional, incluidas las que se encuentran en instrumentos ratificados por Yemen, y recomendar que la edad mínima para el matrimonio en Yemen sea 18 años.

Gracias por su atención a este asunto.

Muy atentamente,