Etiopía: Secuestro y violación – reforma de la ley y el caso de Woineshet Zebene Negash

Printer-friendly version
Action Number: 
22.4
IMPORTANT: This archived action campaign has been completed or discontinued, and the information contained in it may not be current. Please see Take Action for current and ongoing campaigns.
Date: 
1 Jun 2005
Update: 

January 2008 update on the case of Woineshet Zebene Negash:

The Cassation Bench of the Federal Supreme Court in December 2005 refused to hear Woineshet’s appeal on the basis it believed no error of law had been committed by the lower courts. All domestic legal recourse is now closed to Woineshet.  Anecdotal information suggests abductions and rapes ceased when the outcome of Woineshet’s case was uncertain, but resumed when it was clear the perpetrators would go unpunished. Woineshet’s rapist and abductors are still at large and unconfirmed reports suggest the rapist abducted another girl, aged 14, whom he married and now has a baby. Equality Now, in conjunction with the Ethiopian Women Lawyers Association (EWLA), has submitted a communication to the African Commission on Human and Peoples’ Rights claiming violation of Woineshet’s rights under the African Charter. Please continue to write to the authorities below to ensure implementation of the law against abduction and rape and investigation into the conduct of Prosecutor Tolcha.

Woineshet Zebene Negash El 9 de mayo de 2005 entró en vigor el nuevo Código Penal etíope que elimina la exención marital por delitos de secuestro y violación. Según la ley etíope, tanto el secuestro como la violación son delitos criminales. Sin embargo, el Código Penal anterior –del año 1957– establecía en sus artículos 558 y 559 la exención de responsabilidad penal por secuestro y violación en el caso de que después de cometidos los delitos se formalizara el matrimonio entre el autor y la víctima. Igualdad Ya lanzó una campaña en marzo de 2002 haciendo un llamamiento al gobierno de Etiopía para que cumpliera con las disposiciones que establecen la igualdad de sexos en su propia Constitución y en el derecho internacional, aboliendo esta exención legal. Esta campaña ponía de relieve el caso de Woineshet Zebene Negash, una niña etíope que había sido secuestrada y violada a los 13 años por Aberew Jemma Negussie en el pueblo donde vivía al sureste de Etiopía con su madre y sus abuelos. Al cabo de dos días fue rescatada y se arrestó a Aberew Jemma Negussie. Puesto en libertad bajo fianza, Aberew Jemma Negussie volvió a secuestrar a Woineshet y la retuvo durante más de un mes hasta que ella consiguió escapar, pero sólo después de que él la forzara a firmar un certificado de matrimonio.

Según la práctica tradicional, típicamente una niña es secuestrada por un grupo de jóvenes varones. Luego es violada por el hombre que quiere casarse con ella, que puede ser alguien que ella conoce, o un total desconocido. Los ancianos de la aldea del hombre luego piden perdón a la familia de la niña y le piden que dé su consentimiento para el matrimonio. Muchas veces, la familia consiente porque una niña que ha perdido su virginidad sería socialmente inaceptable para el matrimonio con otro hombre. A veces, el secuestrador mantiene a la niña en un lugar escondido hasta que quede embarazada. Entonces, su familia siente que no tiene otra opción que consentir al matrimonio.

Aunque a veces se reportan los casos de secuestro y violación a las autoridades etíopes, no es común que se los juzgue, y más raro aún es que estos juicios sean exitosos para las víctimas. En el caso de Woineshet Zebene Negash, el autor de los hechos, Aberew Jemma Negussie, fue condenado el 22 de julio de 2003 a 10 años de cárcel sin libertad condicional por los delitos de secuestro y violación. Mientras que para sus cuatro cómplices han sido ocho los años de condena de cárcel sin libertad condicional. Este hecho representa el primer caso en que los cómplices también fueron inculpados y condenados por secuestro. Sin embargo, tan sólo cuatro meses más tarde, el 4 de diciembre de 2003, el Tribunal Superior de Arsi Zone donde se celebró la apelación desestimó la decisión del tribunal inferior y ordenó la salida de prisión de los cinco autores del delito.

Woineshet Zebene Negash no tuvo conocimiento de la vista de la apelación celebrada en diciembre de 2003, ni le fue dada la oportunidad de estar presente. Quien sí asistió fue el abogado de la acusación, Sr. Asrat Tolcha. El Sr. Tolcha pidió que se anulara el veredicto culpable y no se opuso a que se pusiera en libertad a los acusados. En su decisión de revocar el veredicto original, el Juez del tribunal de apelación, Biyo Ube, señaló que “las pruebas indican que el acto fue consensual”, sin citar ninguna prueba en particular que refutase la acusación de secuestro y violación con uso de la fuerza que llevó a la condena de los acusados tras el juicio. Según un artículo publicado en The Washington Post el 7 de junio de 2004, el Juez Ube consideró que Woineshet no había sido secuestrada ni violada porque el informe médico no dejaba claro si en el momento de los hechos era o no ‘virgen’, y “nadie quiere violar a alguien que no es virgen”. Parece ser que el abogado Tolcha coincidió con el razonamiento del juez, y declaró que “en mi opinión, lo de Woineshet era algo así como ‘viólame, por favor’”. El Código Penal etíope no hace referencia a la virginidad en su definición del delito de violación, y tampoco limita de ninguna otra manera el delito a la realización del mismo contra mujeres vírgenes.

La Asociación de Abogadas de Etiopía, que ha prestado asesoramiento jurídico a Woineshet, ha presentado un nuevo recurso para apelar la injusta decisión del tribunal de apelación. Se aceptó a trámite la apelación, celebrándose la vista el 4 de diciembre de 2004 en el Tribunal Supremo de Oromia en Addis-Abeba. El tribunal determinó que no había motivos suficientes para reconsiderar el caso, por lo que desestimó la apelación. Dos días más tarde se presentó una nueva apelación denunciando irregularidades legales graves durante el caso, incluyendo el hecho que no fueran consideradas las pruebas por el Tribunal Superior ni el Tribunal Supremo. La vista de esta apelación se celebrará en el Tribunal de Casación del Tribunal Supremo de Oromia el 4 de julio de 2005. En respuesta a las cartas recibidas de la Red de Acción Mujeres de Igualdad Ya, el Sr. Dewano Kedir, Jefe del Departamento de Justicia de la región de Oromia, se ha encargado personalmente de la acusación y ha iniciado una investigación sobre la actuación del Sr. Tolcha y de los trámites de acusación en general.

El artículo 25 de la Constitución de la República Federal de Etiopía provee el derecho a la igualdad de las mujeres ante la ley, sin discriminación. Bajo el artículo 35, proclama iguales derechos para las mujeres, incluyendo en el matrimonio, y el derecho de ser libres de prácticas tradicionales dañinas. Además, Etiopía es parte de la Convención sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer (CEDAW), la cual exige a los estados partes que deroguen las leyes discriminatorias, que establezcan la protección jurídica de los derechos de las mujeres en condiciones de igualdad con respecto a los hombres, y que concedan a las mujeres el derecho a la igualdad frente a los hombres ante la ley.

What You Can Do: 

Por favor, escriba al Ministro de Justicia felicitando a las autoridades etíopes por haber enmendado el Código Penal para que los violadores y secuestradores que contraigan matrimonio con sus víctimas ya no estén exentos de su responsabilidad penal. Pídale que se asegure de que la ley contra el secuestro y la violación se aplique correctamente, incluyendo la promoción de actividades formativas adecuadas para las autoridades de aplicación de la ley. Coméntele sus preocupaciones sobre el caso de Woineshet. Pídale que supervise la vista de la apelación prevista para el 4 de julio de 2005 y cualquier trámite posterior de la apelación en el caso. Escriba también al Sr. Dewano Kedir, Jefe del Departamento de Justicia de la región de Oromia. Agradézcale que haya iniciado una investigación sobre la actuación del fiscal Tolcha e ínstele a que le imponga las sanciones disciplinarias correspondientes por su conducta inadecuada durante la tramitación del caso. Ínstele también a que se emprende la formación de los funcionarios de su departamento, en particular sobre la ley relativa a la violación. Por favor, dirija sus cartas a:

The Honorable Harka Haroye
Minister of Justice
P.O. Box 1370
Addis Ababa, Etiopía
Fax: +251-1-51 77 75
  Mr. Dewano Kedir
Head, Justice Bureau of the Oromia Region
P.O. Box 9156
Addis Ababa, Etiopía
Fax: +251-1-65 14 47