Estados Unidos: Conducta impropia judicial en el estado de Maryland -- El caso Peacock

Versión para impresora
Número de acción: 
7.1
ATENCIÓN: Esta campaña de acción archivada ha sido concluida o suspendida, y la información contenida en ella puede no estar actualizada. Véase la página Tome medidas por las campañas actualmente en curso.
Fecha: 
1 Dic 1994

El 17 de octubre de 1994, en los tribunales regionales del condado de Baltimore, Maryland, el juez Robert E. Cahill sentenció a Kenneth Peacock por haber asesinado a su esposa Sandra el 9 de febrero, varias horas después que la encontrara con otro hombre en la cama. A la hora de dictar su decisión en la audiencia de sentencias, el juez Cahill dijo: "Yo me pregunto seriamente cuántos hombres casados...habrían tenido la fortaleza de alejarse...sin antes haber infligido algún castigo corporal, cualquiera que éste sea. Me estremezco de tan sólo pensar lo que yo haría." El juez dió a Peacock la pena mínima requerida por los estatutos penales, o sea, tres años, de los cuales suspendió la mitad. También recomendó que se le diera libertad a Peacock de inmediato para que trabajara de día.

En su sentencia, el juez Cahill hizo muchos otros promunicamientos en los que indica su simpatía por el acusado y su propia creencia en que Kenneth Peacock había tenido justificación en haber asesinado a su mujer. Dice, por ejemplo: "No puedo imaginarme una circunstancia mayor en la que la ira personal sea tan incontrolable como la de una persona que está felizmente casada...El ser traicionado en la vida personal cuando uno trabaja para sostener a una esposa, bajo las intensas circunstancias de este caso que casi están fuera de control." También se refirió repetidamente a Peacock como alguien "no criminal" e hizo saber su reticencia de imponer cualquier sentencia que envolviera la cárcel.

El Centro de Leyes de Mujeres de Baltimore, Maryland presentó una queja contra el juez Cahill ante el Comité Selecto para la Igualdad basada en el Género inmediatament después que la decisión se reportara. Este es el comité que estudia quejas de discriminación basada en el género en contra de jueces y abogados en Maryland. El 19 de octubre de 1994 el Comité Selecto para la Igualdad basada en el Género emitió un comunicado de prensa recalcando que una queja se había recibido y que se investigaría. El comunicado de presa afirmaba que: "Por lo menos, las declaraciones parecen reflejar insensibilidad a la seriedad de la violencia doméstica. El Colegio de Mujeres Abogadas de Maryland también tomó manos en el asunto después de la sentencia contra Peacock y nombró un consejo especial para que se encargara de otras quejas contra el juez Cahill. Se reportó en un comunicado de prensa que el consejo especial declaró que: "No está fuera de lo común que tanto abogados como litigantes abandonen la corte del juez Cahill bañados en lágrimas dado su tratamiento abusivo." Se han reportado quejas en quince casos en los que el juez Cahill ha estado involucrado.

Las declaraciones del juez Cahill en el caso Peacock indican falta de atención a la violencia contra las mujeres y desvalorización a la vida de Sandra Peacock. Declaraciones de este tipo perpetuan la idea que las mujeres, particularmente las casadas, son propiedad y que los hombres con quienes ellas viven tienen derechos a infligir actos de violencia en su contra, y hasta matarlas. Cuando tales declaraciones se hacen por un juez que actúa en capacidad oficial, representan la autoridiad del estado y ponen particularmente en peligro al poder de la ley y al derecho fundamental al que tienen todas las mujeres de ser tratadas y protegidas igualment por la ley. La protección equitativa por la ley es un derecho humano estipulado por el artículo 7 de la Declaración de los Derechos Humanos Universales de las Naciones Unidas, como también por la Decimocuarta Enmienda a la Constitución de los Estados Unidos de América y el artículo 46 de la Constitución del estado de Maryland.

El juez Cahill no es el único juez del estado de Maryland que haya hecho declaraciones desde una corte que expresen simpatía por los acusados de crímenes que implican violencia contra las mujeres. De acuerdo a reportajes de prensa, en abril de 1993 el juez Thomas J. Bollinger sentenció a Lawrence Gillete a libertad condicional después de haber violado a una empleada de dieciocho años quien se había desmayado en su baño, y que habia sido cargada y depositada en su cama por otras personas. El juez Bollinger describió la situación en la que el acusado se encontraba como la de "el sueño que tienen muchos hombres." Después de una queja hecha por el Centro de Leyes de Mujeres ante el Comité Selecto para la Igualdad basada en el Género, el caso fue referido a la Comisión para las Desventajas Judiciales de Maryland, la autoridad responsable de investigar casos de conducta impropia judicial. En noviembre de 1994, la Comisión reprendió al juez Bollinger, y describió sus declaraciones en el caso Gillete como "tan impróvisadamente expresadas como para dar la impresión general de que él...era insensible a los derechos de las mujeres y a la obligación que el sistema judicial tiene de suministrar protección legal a las mujeres por medio del castigo a los hombres que cometen ofensas de tipo sexual contra ellas." A pesar de esto, el juez Bollinger se refirió a sí mismo en una declaración pública como si "hubiera sido exonerado por la Comisión para las Desventajas Judiciales de cualquer conducta impropia."

Qué puede hacer: 

Únase a los esfuerzos de las organizaciones de mujeres de Maryland para protestar contra la falta de sensibilidad manifestada por el uez Cahill hacia la violencia más extrema que hay contra las mujeres. Escriba a la Comisión para las Desvetajas Judiciales del estado de Maryland, pediéndoles que investiguen el caso de Peacock y que tomen las medidas disciplinarias apropiadas para mostrar que el estado de Maryland sí está comprometido a dar protección legal egalitaria, inclusive la protección de las mujeres contra la violencia doméstica. Reconozca los esfuerzos de la Comisión de reprender al juez Bollinger por su mala conducta en el caso Gillete pero mencione que estos esfuerzos no parece que hayan tenido mucho efecto con el juez, indicando que una acción más fuerte quizá sea requerida en tales casos. Póngase en contacto con los medios de comunicación masivos y pídales que hagan público el caso del juez Cahill. Envíe copias de sus cartas y cualquier recorte de prensa al Comité Selecto para la Igualdad basada en el Género y al Centro de Leyes de Mujeres.

The Honorable Theodore G. Bloom, Chair
Maryland Commission on Judicial Disabilities
Court of Special Appeals of Maryland
Courts of Appeal Building
361 Rowe Boulevard
Annapolis, Maryland 21401
United States 

 

Select Committee on Gender Equality
Courts of Appeal Building
361 Rowe Boulevard
Annapolis, Maryland 21401
United States
 

 

The Women's Law Center
P.O. Box 5362
Lutherville, Maryland 21094-5362
United States