Trinidad y Tobago: La inminente ejecución de los defensores de una mujer abusada

Versión para impresora
Número de acción: 
15.2
ATENCIÓN: Esta campaña de acción archivada ha sido concluida o suspendida, y la información contenida en ella puede no estar actualizada. Véase la página Tome medidas por las campañas actualmente en curso.
Fecha: 
1 Jul 2000

Pamela RamjattanEl 29 de mayo de 1995 un tribunal de Trinidad-Tobago declaró a Indravani (Pamela) Ramjattan, Denny Baptiste y Haniff Hilaire culpables del homicidio de Alexander Jordan, marido de Pamela, y los sentenció a la pena de muerte. La muerte de Alexander Jordan marcó el fin de las golpizas y violaciones brutales que Pamela sobrellevaba desde que a los 17 años se le envió a vivir con él contra su voluntad. Pamela trató muchas veces de escapar de su lado, pero cada vez Jordan la encontró el la obligó a volver. Él era amigo de policías del sector que lo visitaban en su casa y quienes -a pesar de ver a Pamela constantemente con señales de maltrato- jamás hicieron nada. A raíz de su situación Pamela inició una relación con Denny Baptiste, amigo de la infancia que trató de ayudarla a escapar de la violencia que enfrentaba. La última vez que Pamela escapó &emdash;en compañía de dos de sus hijos- Jordan la arrastró de vuelta a casa y la apaleó hasta dejarla inconsciente. A continuación puso a los niños contra la pared y les preguntó, uno por uno, si acaso debía matar a su madre. Una semana después de este incidente, todavía encerrada por Jordan en su casa, Pamela envió un mensaje a Denny Baptiste y a su amigo Haniff Hilaire, pidiéndoles auxilio. Los amigos acudieron al llamado de Pamela, produciéndose un altercado en el que Alexander Jordan resultó muerto. Era el 12 de febrero de 1991.

A pesar de que en Trinidad-Tobago el homicidio está penado forzosamente con la muerte, el sistema penal no tomó en cuenta las agresiones graves y sistemáticas de que era víctima Pamela Ramjattan a manos de Alexander Jordan. Igualdad Ya se opone a la pena capital bajo toda circunstancia, pero considera especialmente grave que en este juicio no se hayan considerado las atenuantes. Son públicos y notorios los casos de hombres que, habiendo dado muerte a golpes a mujeres, han sido condenados a penas de cárcel por el delito menor de homicidio impremeditado, lo cual pone en tela de juicio la imparcialidad del sistema judicial de ese país.

Las condenas de Pamela Ramjattan, Denny Baptiste y Haniff Hilaire fueron ratificadas en noviembre de 1996 por una Corte de Apelaciones de Trinidad-Tobago. En noviembre de 1997 el Consejo Privado del Monarca - tribunal de última instancia con sede en Londres- denegó un recurso de apelación, aún cuando uno de los magistrados calificó el maltrato que sufría Pamela Ramjattan como "estremecedor", destacando que Alexander Jordan "la golpeaba sin misericordia" y la había sometido a "un régimen de terror incesante". Con posterioridad a ello se obtuvo un informe elaborado por un psiquiatra y experto internacional en los terribles efectos del trastorno conocido como "síndrome de la mujer golpeada". En base a la evidencia psiquiátrica, los abogados de Pamela presentaron un nuevo recurso ante el Consejo Privado del Monarca. El 3 de febrero de 1999 éste dio lugar a la solicitud y devolvió el caso a la Corte de Apelaciones de Trinidad-Tobago, con la recomendación de someter a consideración los nuevos antecedentes. El 7 de octubre de 1999, en un fallo histórico, la Corte revocó la sentencia de Pamela Ramjattan y la condenó a cinco años adicionales de cárcel por el delito menor de homicidio sin premeditación.

Sin embargo, Denny Baptiste y Haniff Hilaire siguen en peligro inminente. En 1998, después de recibir los respectivos autos de cumplimiento de sentencia, ambos recurrieron a la Comisión de Derechos Humanos Inter-Americana sobre la base de que la imposición forzosa de la pena de muerte transgrede el derecho a no ser arbitrariamente privado de la vida, subrayando además la incompetencia de los tribunales para considerar atenuantes al momento de la sentencia. El 25 de mayo de 1999 la Comisión derivó el recurso de Haniff Hilaire a la Corte Inter-Americana de Derechos Humanos, haciendo lo propio con el de Denny Baptiste el 22 de febrero del 2000. A la fecha ambos recursos siguen pendientes de fallo. En tanto, el Consejo de la Corona dictaminó que no se puede ejecutar a un condenado mientras existan recursos pendientes ante organismos internacionales de derechos humanos, por lo que, si se atiene a este fallo, el gobierno trinitario deberá esperar para ejecutar a Denny Baptiste y Haniff Hilaire.

La Corte Interamericana todavía no se pronuncia sobre la admisibilidad de los recursos presentados. El caso de Haniff Hilaire está en tabla para el 10 de agosto del 2000, en tanto que la vista del caso de Denny Baptiste aún no tiene fecha. Si el gobierno trinitario logra impugnar la competencia de la Corte Inter -Americana de Derechos Humanos en estos casos, lo más probable es que dé cumplimiento a la sentencia que pende en contra de Haniff Hilaire y Denny Baptiste. Pero incluso si la Corte Inter-Americana de Derechos Humanos fallara a favor de los recurrentes, se da el caso de que el gobierno trinitario ha denunciado formalmente la competencia de la Corte y puede optar por consumar las ejecuciones a pesar de cualquier dictamen en contra.

 

Qué puede hacer: 

Rogamos solicitar clemencia para Denny Baptiste y Haniff Hilaire directamente al Presidente, Primer Ministro, Ministro de Justicia y Ministro de Seguridad Nacional de Trinidad-Tobago. Haga notar el trasfondo de violencia intrafamiliar del caso y que la condena de Pamela Ramjattan fue revocada en la apelación en base a los nuevos antecedentes presentados. Señale que el hecho de que Denny Baptiste y Haniff Hilaire hayan estado tratando de protegerla de las agresiones de su marido es una atenuante que debió haberse tomado en cuenta durante el juicio y sentencia. Mencione el derecho fundamental a la igual protección de la ley y a no ser sometido a penas o tratos crueles, inhumanos o degradantes. Estas medidas tienen carácter de urgencia, dado que el gobierno trinitario puede ejecutar a estas personas en cualquier momento. También sugerimos requerir que la sentencia de Pamela Ramjattan -que entera ocho años de cárcel, cuatro y medio de ellos bajo sentencia de muerte- se dé por cumplida. Además de las autoridades mencionadas a continuación, rogamos contactar también a las autoridades de sus respectivos gobiernos y solicitar su urgente intervención para salvar las vidas de Denny Baptiste y Haniff Hilaire. Por último, rogamos llevar el caso ante los medios de comunicación.

 

The President
The Hon.Arthur Napoleon Raymond Robinson
Circular Road, St. Ann's
Port of Spain
Trinidad and Tobago
Tel: (868) 624-1261/64
Fax: (868) 625-7950

The Prime Minister
The Hon. Basdeo Panday
Level 15, Central Bank Towers
Eric Williams Plaza, Independence Square
Port of Spain, Trinidad and Tobago
Tel: (868) 623-3653/5
Fax: (868) 627-4285

 

The Minister for National Security
Senator Brigadier The Hon. Joseph Theodore
Knox Street, Port of Spain
Trinidad and Tobago
Tel: (868) 623-2441/5
Fax: (868) 627-8044

The Attorney General
The Hon. Ramesh Lawrence Maharaj
Winsure Building
24-28 Richmond Street, Port of Spain
Trinidad and Tobago
Tel: (868) 623-2010/625-8901/623-4873
Fax: (868) 625-6530

Quienes deseen ayudar económicamente a Pamela Ramjattan y sus hijos pueden hacer llegar un cheque u orden de pago a la orden de "The Ramjattan Family Appeal", c/o Joanne Cross, Herbert Smith Solicitors, Exchange House, Primrose Street, London EC2A 2HS, United Kingdom. Los fondos recaudados se utilizarán para adquirir una casa para Pamela y sus hijos y comprarles ropa, amoblado y textos escolares.