Estados Unidos: Turismo sexual: Big Apple Oriental Tours absuelta de cargos penales estatales; se necesitan medidas federales para procesar a G.F. Tours y otros operadores de turismo sexual basados en EE.UU.

Versión para impresora
Número de acción: 
27.2
ATENCIÓN: Esta campaña de acción archivada ha sido concluida o suspendida, y la información contenida en ella puede no estar actualizada. Véase la página Tome medidas por las campañas actualmente en curso.
Fecha: 
1 May 2009

En 1996 Igualdad Ya inauguró una campaña de Acción Mujeres en la cual se pedía el procesamiento de Big Apple Oriental Tours (BAOT). En aquel momento, esa empresa anunciaba un viaje de doce días a Filipinas para turistas sexuales, al costo de 2.195 dólares, que incluía el transporte, los boletos de avión, una habitación de hotel y la posibilidad de que el turista sexual “eligiera su compañera a la hora de llegar a Angeles City” en una transacción de comercio sexual que negociaría un representante de BAOT a petición del cliente.

Los propietarios de BAOT, Norman Barabash y Douglas Allen, fueron acusados de promover la prostitución en 2004, después de que Igualdad Ya destacara las actividades de la empresa ante la Fiscalía General del Estado de Nueva York en 2002, con el apoyo de la organizadora feminista y escritora estadounidense Gloria Steinem, la congresista de los Estados Unidos Carolyn Maloney y la coalición New York Women’s Agenda (Programa de las Mujeres de Nueva York). Esto siguió a una acción civil sin precedentes interpuesta por el Fiscal General contra BAOT en 2003, la cual cerró al operador de turismo sexual a través de una orden de restricción temporal contra la empresa en espera del resultado de la causa penal.

En enero de 2009, Barabash y Allen fueron absueltos por un jurado de los cargos penales de promover la prostitución en virtud de la ley del Estado de Nueva York. Para condenar a los operadores de turismo sexual, el juez informó al jurado que debían determinar que Nueva York tenía jurisdicción sobre el caso al constatar primero que la conducta de BAOT violaba la ley estatal, luego que los acusados pretendían promover la prostitución en Filipinas y, finalmente, que la prostitución es ilegal en Filipinas. Sólo entonces podía decidir el jurado si los acusados eran culpables o no de promover la prostitución por avanzar a sabiendas la prostitución. Aunque el jurado afirmó que Nueva York tenía jurisdicción sobre el caso, no halló a Barabash y Allen culpables de promover la prostitución, pese a que el jurado había escuchado horas de conversaciones gráficas entre Allen y un investigador secreto, durante las cuales Allen describió cómo BAOT explotaba las condiciones empobrecidas de las mujeres en Filipinas al prometer a los hombres americanos sexo barato en el extranjero. La absolución de Barabash y Allen demuestra claramente la necesidad de acción federal en contra de los operadores de turismo sexual.

El panorama jurídico de Nueva York ahora ha cambiado de manera que es más fácil procesar a operadores de turismo sexual. En 2007, mientras Barabash y Allen estaban a la espera de ser procesados, el Estado de Nueva York aprobó una ley contra la trata que modificaba el artículo 230.25 del Derecho Penal para incluir una pena por promover la prostitución para las empresas que vendieran servicios relacionados con los viajes “a sabiendas de que dichos servicios incluyen viajes o están destinados a facilitar esos viajes con el propósito de ser usuario de una prostituta, incluso a una jurisdicción extranjera y sin reparar en la legalidad de la prostitución en dicha jurisdicción extranjera”. Este delito conlleva una pena máxima de siete años.

En octubre de 2005, Igualdad Ya emitió Acción Mujeres 27.1 que instaba a agencias federales de aplicación de la ley de Estados Unidos a poner fin al turismo sexual, en particular, a fin de investigar y enjuiciar a Gunter Frentz, el propietario-operador de G.F. Tours (conocida antiguamente como G&F Tours). G.F. Tours hace propaganda en línea abiertamente a sus viajes de turismo sexual y publicó en su sitio web las recomendaciones de turistas sexuales de G.F. anteriores que ilustraban claramente el propósito del viaje. Un turista sexual de G.F. explicó: “por 350 baht (14 dólares), me la podía llevar al hotel, follar toda la noche… y darle 1000 baht (40 dólares) de propina a la mañana siguiente o cuando me cansara de ella”.

A partir de 2005 hasta el año 2008 la Red de Acción Mujeres de Igualdad Ya instó al ex Fiscal General de los Estados Unidos y a su personal a usar dos leyes federales, la Ley Mann (que castiga el transporte a sabiendas de una persona a través de fronteras nacionales o estatales para ejercer la prostitución) y la Ley de Viajes (que castiga viajar a través de las fronteras nacionales o estatales para promover o llevar a cabo cualquier actividad ilícita como la prostitución), para procesar a Frentz por transportar a hombres a países extranjeros y facilitar sus intentos de participar en la prostitución. El proxenetismo y frecuentar a mujeres prostituidas es ilegal en Filipinas y Tailandia. Después de que el Departamento de Justicia de los Estados Unidos no actuara, Igualdad Ya le pidió que elaborara un dictamen sobre si en principio se podían aplicar la Ley Mann y la Ley de Viajes a los operadores de turismo sexual que trabajaban desde los Estados Unidos. No obstante, el Departamento de Justicia bajo la Administración de Bush se negó a discutir el tema o a emitir una opinión.

G.F. Tours sigue organizando viajes de turismo sexual desde los Estados Unidos. Su sitio web anuncia viajes a Filipinas, Tailandia y Camboya a través de 2010 por precios que van desde 1.850 dólares a 3.925 dólares. Desde la Acción Mujeres de Igualdad Ya, G.F. Tours ha suprimido de su sitio web las fotos de mujeres desnudas posando en posiciones sexualmente explícitas, ha dejado de referirse a sus viajes como “turismo sexual” y ha eliminado de su sitio web otros contenidos incriminatorios. Sin embargo, los materiales de promoción recibidos por Igualdad Ya de G.F. Tours en 2009 son los mismos que fueron proporcionados a Igualdad Ya antes del inicio de la campaña contra la empresa de turismo sexual hace cuatro años. Entre estos materiales hay un artículo sobre los viajes de G.F. Tours reimpreso de una revista pornográfica que incluye fotos y descripciones explícitas de actividad sexual. El artículo proporcionado por G.F. Tours también afirma que si bien “... la edad mínima que se exige a una chica para trabajar como bailarina en un club es de 18 años, me costaba creer que al menos un par de bailarinas tuvieran esa edad”.

El turismo sexual sigue siendo un grave problema mundial. Se calcula que el 25% de los turistas sexuales internacionales proceden de los Estados Unidos. Esos turistas fomentan una industria ilegal de trata con fines sexuales comerciales de miles de millones de dólares que promueve la violencia y la discriminación contra la mujer. Mientras cinco estados de los Estados Unidos, a saber, Alaska, Hawái, Misuri, Nueva York y Washington, actualmente tienen leyes en virtud de las cuales el turismo sexual es una forma de proxenetismo, la mayoría de los estatutos de los demás estados contra la promoción de la prostitución se parece a la legislación anterior de Nueva York bajo la cual Barabash y Allen fueron absueltos. Todo ello hace más urgente que el Departamento de Justicia procese a los operadores de turismo sexual en virtud de la Ley Mann y la Ley de Viajes.

Qué puede hacer: 

Por favor escriba al nuevo Fiscal General de Estados Unidos y pida que procese a Gunter Frentz, el propietario-operador de G.F. Tours, y otros operadores de turismo sexual por transportar a sabiendas y abiertamente a personas a otros países con la intención de participar en la prostitución en incumplimiento de la Ley Mann y la Ley de Viajes. Reitere que el turismo sexual es un acto penal que explota y daña a las mujeres y, muy a menudo a los niños, al tiempo que fomenta una industria en base a la trata de personas de miles de millones de dólares. Inste a la Fiscalía General para que aclare ante todos los fiscales federales que la política del Departamento de Justicia es enjuiciar a los operadores de turismo sexual basados en los Estados Unidos.

Las cartas se deben dirigir a:

U.S. Attorney General Eric H. Holder, Jr.
U.S. Department of Justice
950 Pennsylvania Avenue NW
Washington, DC 20530, EE.UU.
Fax: + 1 202-307-6777
Correo electrónicol: AskDOJ@usdoj.gov

Modelo de carta

Acción Mujeres 12.1: Diciembre 1996
Acción Mujeres 12.2: Marzo 2004
Acción Mujeres 12.3: Octubre 2005
Acción Mujeres 27.1: Octubre 2005