La India: La demanda de tráfico sexual: Hacer responsables a los compradores de sexo comercial

Versión para impresora
Número de acción: 
30.1
ATENCIÓN: Esta campaña de acción archivada ha sido concluida o suspendida, y la información contenida en ella puede no estar actualizada. Véase la página Tome medidas por las campañas actualmente en curso.
Fecha: 
1 May 2008

“Naina ha sido violada por un hombre mayor. A mí me ocurrió lo mismo cuando tenía diez años. Odiaba a las personas que me compraron y me metieron en esto, ¡tanto como odio a los hombres que fueron mis clientes!” (Meena, superviviente de la prostitución cuya hija de 13 años fue víctima de la trata para la prostitución)

“Ninguna niña quiere ejercer la prostitución por voluntad propia. Ninguna. Creo que hay que castigar a todas las personas por quienes se sacrifican las vidas de las niñas. Si la policía comienza a detener a los clientes, otros dejarán de venir. La comunidad se verá obligada a buscar otras opciones para ganarse la vida”. (Fatima, superviviente de la prostitución)

“Una vez tomé veneno. La última vez intenté tirarme a las vías del tren, pero pensé: ¿quién cuidaría de mi familia si yo muriera? He visto a varias chicas aquí cortarse las venas. Yo misma me las he cortado dos veces y he visto la sangre salir. Me despierto preguntándome quién desea seguir aquí. Pero, ¿qué haré entonces? Quiero que mi hijo estudie, por lo que tengo que ganarme la vida así”. (Beenu, mujer en la prostitución) Meena, superviviente de la prostitución

Beenu se casó a los 13 años y el mismo año se quedó embarazada. Vivió con su marido tres años, hasta que éste la echó de casa y ella se vio obligada a volver con sus padres. Incapaz de mantener a su hijo, se trasladó a Sonarpur para buscar trabajo de empleada doméstica, dejando al niño con sus padres. En Sonarpur conoció a una joven que la drogó y la llevó a un burdel. Beenu creyó que no tenía otra opción, ningún otro lugar al que ir, sin estudios ni aptitudes para buscar empleo y un hijo del que cuidar. Durante los primeros siete meses la mujer que le había llevado al burdel le quitaba todo el dinero. Entre siete y ocho hombres compraban su cuerpo cada día. Pagaban 50 INR (1,25 USD) por eyacular o 200 INR (5 USD) por pasar la noche entera. Gana hasta 100 INR (2,50 USD) al día, de las que la proxeneta del burdel se lleva la mitad. Beenu paga 10 INR (0,25 USD) por la comida y gasta entre 15 y 20 INR (0,50 USD) en medicamentos, tabaco o alcohol. Consigue ahorrar unas 600 INR (15 USD) al mes, que tiene que invertir en ropa y maquillaje. Sólo puede enviar 200 INR (5 USD) al mes para su hijo. Beenu describe el tipo de hombres que van al burdel de la siguiente manera: “Muchos beben alcohol antes de venir. Algunos quieren tener sexo de una forma pervertida. Se comportan de un modo horrible si te niegas, te pegan y te muerden”. Beenu no puede protegerse del VIH/SIDA. “Muy pocos aceptan usar condón”, dice. “Y si no quieren, no les puedo obligar”. Tampoco puede rechazar a ninguno de estos compradores de sexo comercial porque el dueño del burdel le pegaría o se quedaría sin medios para sobrevivir. Beenu ha intentado quitarse la vida varias veces. “Antes sentía con mucha frecuencia que no tiene sentido seguir viviendo”, explica.

Actualmente el gobierno de la India estudia la posibilidad de modificar sus leyes sobre la trata y la prostitución. El Proyecto de Enmienda a la Ley (de Prevención) de la Trata Inmoral (ITPA) de 2006 propone cambios importantes en varias áreas, como despenalizar a las mujeres prostituidas y castigar a los compradores de mujeres prostituidas. Varios grupos, como Apne Aap Women Worldwide, una organización encabezada por mujeres supervivientes que nació en 1998 como una iniciativa comunitaria de mujeres en la prostitución en el barrio rojo de Mumbai, han defendido los cambios propuestos. Sin embargo, cada vez es mayor el rechazo a la disposición que penalizaría a los compradores, establecida en el artículo 5C del Proyecto de Ley. Uno de los argumentos que sostienen los que se oponen al Proyecto de Ley es que consideran que la regulación de la prostitución, y por tanto su legalización, garantizaría el uso de preservativos para evitar la expansión del VIH/SIDA, muy extendido en la industria del sexo. Aunque el uso de preservativos supone una ventaja a la hora de detener la propagación de las enfermedades de transmisión sexual y el VIH/SIDA, la teoría de los preservativos no tiene en cuenta que las mujeres prostituidas, tal y como Beenu explicaba más arriba, no pueden obligar a los compradores de sexo comercial a utilizarlos. La regulación de la industria del sexo no ha mostrado mejoras apreciables con relación al poder de negociar el uso de preservativos. De hecho, lo que ocurre en los países donde la prostitución se ha legalizado es que la industria del sexo ilegal ha florecido de forma paralela y la trata de mujeres aumenta para satisfacer la demanda de la prostitución.

Resultaría más efectivo abordar la crisis del VIH/SIDA, así como las crisis en las vidas de niñas y mujeres como Beenu, reduciendo y no promoviendo la industria del sexo comercial, que juega un papel muy importante en la expansión del VIH/SIDA. Frenar la demanda de mujeres prostituidas y hacer responsables a los compradores de sexo, tal y como establece el artículo 5C del Proyecto de Ley de ITPA, supone un paso fundamental en este proceso. Al mismo tiempo, se deberían poner en marcha programas sostenibles para ofrecer a las niñas y mujeres prostituidas alternativas reales a la prostitución. Esto se ajusta al artículo 14 de la Constitución india, que garantiza la igualdad ante la ley y la protección equitativa de la ley, además de las disposiciones del Convenio de 1949 para la represión de la trata de personas y de la explotación de la prostitución ajena (Convenio de 1949) de la que la India forma parte. De acuerdo con el artículo 16 del Convenio de 1949, los estados partes “se comprometen a adoptar medidas para la prevención de la prostitución y para la rehabilitación y adaptación social de las víctimas de la prostitución… o a estimular la adopción de tales medidas, por sus servicios públicos o privados de carácter educativo, sanitario, social, económico y otros servicios conexos”.

Los informes del gobierno y las ONG calculan que existen entre cientos de miles y millones de niñas y mujeres prostituidas en la India, muchas de las cuales son víctimas de tráfico sexual. La mayoría de las mujeres prostituidas y traficadas en la India son de castas “inferiores” y muchas de ellas son niñas, algunas introducidas en la industria del sexo con apenas 13 años de edad. El Comité de Naciones Unidas para la Eliminación de la Discriminación Racial expresó en marzo de 2007 su preocupación a la India por la explotación sexual de mujeres dalit (casta “inferior”) y mujeres tribales víctimas de la trata con fines de prostitución. El propio Comité permanente parlamentario de la India sobre Recursos Humanos y Desarrollo, cuando debatió el Proyecto de Ley ITPA 2006 en noviembre de 2006, hizo hincapié en “la incidencia de la prostitución basada en castas y en la religión”, y señaló que “los traficantes usaban de forma clandestina esta vía para llevar a las niñas a la prostitución”. Esta explotación de niñas y mujeres continúa a pesar del artículo 15 de la Constitución india, que prohíbe la discriminación por motivos de religión, raza, casta, sexo o lugar de nacimiento.

Kumkum, superviviente de la industria del sexo comercial, testificó en el Parlamento a favor de las enmiendas propuestas al Proyecto de Ley: “El dolor que he llevado dentro durante años no es sólo mío, sino que lo comparten miles de hermanas que están atrapadas en la prostitución y que son víctimas de proxenetas y traficantes, por lo que quiero hablar en nombre de todas. Cuando nos enteramos de que el artículo 5C se iba a incluir en la Ley, para penalizar a las personas que demandan el sexo prostituido de nosotras, nos sentimos aliviadas porque estas personas son los verdaderos criminales”.

Qué puede hacer: 

Por favor, escriba a las siguientes autoridades para instar al gobierno indio a adoptar medidas firmes para erradicar la trata y la explotación sexual comercial, incluido el artículo 5C del Proyecto de Enmienda a la Ley (de Prevención) de la Trata Inmoral de 2006, que castigaría a los compradores de sexo prostituido. Pídales que aborden la cuestión subyacente de la desigualdad de género y el sistema que permite que los más marginados de la sociedad, sobre todo las mujeres y los niños de las castas “inferiores”, sean explotados con fines de sexo comercial. Exija que el gobierno ponga en marcha programas para ofrecer alternativas viables a la prostitución, de forma tal que mujeres como Beenu, Meena, Fatima y otras tengan más opciones para mantenerse y mantener a sus familias.

Prime Minister Dr Manmohan Singh
Prime Minister’s Office
South Block, Raisina Hill
New Delhi, 110011, INDIA
Email: pmosb@pmo.nic.in
Fax: +91 (0)1123016857

Mrs. Sonia Gandhi, President
Indian National Congress
10 Janpath/24 Akbar Road
New Delhi, 110011, INDIA
Email: soniagandhi@sansad.nic.in
Fax: +91 (0)1123017047

Shri Kapil Sibal, Minister of State for
Science & Technology/Earth Sciences
19, Teen Murti Marg
New Delhi, 110011, INDIA
Email: ksibal@sansad.nic.in
Fax: +91 (0)1123018705