Pakistán: Poner fin a la explotación y el abuso de niñas en servidumbre doméstica

Versión para impresoraSend to friend
ATENCIÓN: Esta campaña de acción archivada ha sido concluida o suspendida, y la información contenida en ella puede no estar actualizada. Véase la página Tome medidas por las campañas actualmente en curso.
Fecha: 
24 May 2010
Fecha de actualización: 
25 Jun 2013
ACTUALIZACIÓN: 

ACTUALIZACIÓN DEL 25 DE JUNIO DE 2013: Igualdad Ya continúa realizando un llamamiento al gobierno de Pakistán para que adopte leyes en contra de la servidumbre doméstica infantil. En enero de 2013 Igualdad Ya y sus socios pakistaníes enviaron un informe sobre esta cuestión al Comité de las Naciones Unidas para la Eliminación de la Discriminación contra la Mujer en su 54º periodo de sesiones. En sus recomendaciones el Comité hacía un llamamiento a Pakistán para que implantase un plan nacional exhaustivo sobre el tráfico de personas interno, fortaleciese los mecanismos de investigación, procesamiento y castigo de los autores de este delito, fomentase servicios para las víctimas, celebrase campañas de concienciación a nivel nacional sobre los riesgos y consecuencias del tráfico de personas de niñas y mujeres y facilitase formación sistemática sobre sus causas y consecuencias a todos los funcionarios encargados de aplicar la ley.


El funeral de ShaziaEl 22 de enero de 2010, Shazia Masih, una niña pakistaní de 12 años, empleada como sirvienta doméstica, fue llevada inconsciente a un hospital donde murió poco después. Según el informe médico inicial, el cuerpo de Shazia estaba cubierto de heridas, algunas causadas con algún medio de punta roma y otras con un arma de bordes afilados. Su empleador, un destacado abogado y ex director del Colegio de Abogados de Lahore, el abogado defensor Naeem Chaudhry, fue arrestado y acusado de tentativa de asesinato. Diversas organizaciones de derechos humanos hicieron campaña para lograr justicia en el caso de Shazia, exigiendo el procesamiento inmediato del empleador y que se hiciera justicia para Shazia. Un informe médico posterior estableció que la causa de la muerte de Shazia fue ‘una septicemia debida a una enfermedad aguda o crónica de inflamación del pulmón'. A pesar de haber mantenido a Shazia en condiciones similares a las de esclavitud, reteniéndole los pagos y no permitiéndole visitar a sus padres, el abogado defensor Chaudhry está actualmente libre bajo fianza. Un intermediario, Amanat Masih, quien entregó a Shazia y a otras niñas pobres a hogares acomodados para servidumbre doméstica, fue arrestado durante un breve tiempo pero posteriormente también fue liberado bajo fianza. También, el 11 de febrero de 2010, Yasmin, una sirvienta doméstica de 15 años, fue aparentemente quemada por sus empleadores en Okara y murió cinco días después en un hospital de Lahore. Según el padre de Yasmin ésta no fue la primera vez que sus empleadores cometieron violencia contra ella.

Los casos de Shazia y Yasmin son sólo dos ejemplos de los abusos y explotación que sufren las niñas sometidas a la trata en la servidumbre doméstica en Pakistán. Las investigaciones muestran que hay en Pakistán alrededor de 264.000 niños y niñas que son sirvientes domésticos, la mayoría de los cuales son niñas. De acuerdo con la Organización Internacional del Trabajo (OIT) estos niños ‘invisibles’, se encuentran prisioneros en los hogares de sus empleadores donde reciben poca o ninguna paga, están privados de tener una infancia o una educación normal, y están en riesgo de ser sometidos a abusos verbales, físicos, emocionales y sexuales. Las leyes laborales de Pakistán no prohíben el trabajo doméstico como una ocupación perjudicial para los niños ni reglamentan el sector del trabajo doméstico para proteger los derechos de los adultos que trabajan en este sector. Pakistán también carece de legislación que aborde la trata de personas dentro de las fronteras pakistaníes (ya sea con referencia a la servidumbre laboral o sexual), y las niñas como Shazia continúan siendo objeto de la trata de personas en hogares adinerados y no tienen derecho de solicitar amparo jurídico.

¡TOME MEDIDAS!

La OIT ha informado que en todo el mundo, se encuentran más niñas menores de 16 años en servidumbre doméstica que en cualquier otra forma de trabajo. Plan International estima que en todo el mundo más de 100 millones de personas, mayoritariamente mujeres jóvenes y niñas, trabajan en este sector, ‘que es el menos reglamentado y protegido de los sectores’. UNICEF informa que millones de niñas que trabajan como sirvientas domésticas son particularmente vulnerables a la explotación, el abuso y la trata dentro y a través de las fronteras. De acuerdo con la OIT, la trata de niños(as) internamente y a través de las fronteras predomina en el Sur de Asia con una alta incidencia de la trata de niños(as) para el trabajo doméstico.

Pakistán ha ratificado el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales (ICESCR), la Convención sobre los Derechos del Niño (CRC) y la Convención sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer (CEDAW). El Artículo 10 (3) de la ICESCR establece que ‘[d]ebe protegerse a los niños y adolescentes contra la explotación económica y social’ y ‘[s]u empleo en trabajos nocivos para su moral y salud, o en los cuales peligre su vida o se corra el riesgo de perjudicar su desarrollo normal, será sancionado por la ley’. Recomienda a los Estados Partes fijar límites a la edad por debajo de los cuales el empleo pagado del trabajo infantil debe ser prohibido y penado por la ley. El Artículo 19 de la CRC exige que los Estados protejan a los niños de todas las formas de explotación y el Artículo 32 establece que los Estados Partes deben ‘reconoce[r] el derecho del niño a estar protegido contra la explotación económica y contra el desempeño de cualquier trabajo que pueda ser peligroso o entorpecer su educación, o que sea nocivo para su salud o para su desarrollo físico, mental, espiritual, moral o social’. Instruye además a los Estados Partes que fijen una edad mínima para entrar a un empleo, la reglamentación del horario y las condiciones del empleo así como las penalidades que aseguren la aplicación de la ley. Pakistán también participa en el Convenio de la OIT sobre las peores formas de trabajo infantil (No. 182), la cual exige a los Estados prohibir a los niños cualquier trabajo ‘que, por su naturaleza o por las condiciones en que se lleva a cabo, es probable que dañe la salud, la seguridad o la moralidad de los niños’; y el Convenio de la OIT sobre la edad mínima (C138) que exige a los países que fijen en 15 años la edad mínima para entrar a trabajar y en 18 años la edad mínima para trabajos peligrosos.

El Comité de los Derechos del Niño que supervisa el cumplimiento del Estado con la CRC, en su examen del informe de Pakistán de octubre de 2009, manifiesta su preocupación por la alta incidencia del trabajo infantil en Pakistán y el ‘creciente número de niños víctimas de la trata interna, a veces vendidos por sus padres u obligados a contraer matrimonio, ser objeto de explotación sexual o someterse a algún tipo de servidumbre doméstica’. El Comité recomendó que Pakistán ‘[se esfuerce] por eliminar el trabajo infantil, en particular sus peores formas, atacando las principales causas de la explotación económica mediante la erradicación de la pobreza y el acceso a la educación’; que ‘[a]dopte todas las medidas necesarias para garantizar la protección de los niños contra la trata y la venta internacionales y nacionales’; y que ‘[f]ortalezca las estrategias y programas nacionales y regionales sobre la prevención y eliminación de la explotación sexual y la trata’.

La servidumbre doméstica, por medio de la cual las niñas son confinadas a menudo en los hogares de sus empleadores en condiciones similares a las de esclavitud, trabajando largas horas con mínima o muy poca paga y realizando tareas inseguras, debe ser considerada en la categoría de trabajo peligroso. No obstante, la Ley de Pakistán de 1991 sobre Empleo de Niños que prohíbe una serie de ocupaciones para los niños no prohíbe el trabajo doméstico. Además, de acuerdo con las normas legales internacionales, la mayoría de las niñas en el servicio doméstico deben ser consideradas víctimas de la trata de personas, ya que claramente han sido reclutadas, transportadas, transferidas, albergadas o recibidas con propósitos de explotación. La legislación pakistaní no cumple con estas normas internacionales y si bien la Ordenanza sobre Prevención y Control de la Trata de Personas (2002) de Pakistán aborda la trata a través de las fronteras, no es aplicable a la trata dentro de las fronteras pakistaníes, incluyendo los casos de niñas como Shazia que son entregadas a hogares adinerados con propósitos de explotación.

Las organizaciones de derechos del niño y otras organizaciones de derechos humanos, como la Sociedad para la Protección de los Derechos del Niño (SPARC) y Abogados para los Derechos Humanos y Asistencia Jurídica (LHRLA) han hecho campaña para prohibir el trabajo doméstico de niños; para reglamentar el horario de trabajo, las condiciones y los salarios del sector del trabajo doméstico de adultos; para establecer disposiciones contra la trata interna que se incluyan en la legislación pakistaní sobre trata de personas; y para que se tomen medidas administrativas, sociales y educativas que protejan los derechos de los niños y pongan fin a su explotación. Igualdad Ya apoya las iniciativas de estas organizaciones para terminar con la explotación y abuso de niñas y mujeres en servidumbre doméstica.

Qué puede hacer: 

Por favor, escríbale al Primer Ministro, a la Presidenta de la Asamblea Nacional, al Ministro Federal de Trabajo y Personal, al Ministro Federal de Derechos Humanos y al Ministro de Ley y Justicia pidiéndoles que prohíban el trabajo doméstico para niños; y que se reglamente el horario de trabajo, las condiciones laborales y los salarios del sector del trabajo doméstico para impedir el abuso y la explotación de los trabajadores adultos del sector. Pídales que tomen medidas administrativas, sociales y educativas que protejan los derechos de los niños y terminen con su explotación. Además ínstelos para que aseguren que la legislación sobre la trata de personas aborde la trata dentro de Pakistán y proteja a los niños que son objeto de trata en la servidumbre doméstica. ¡TOME MEDIDAS!

Las cartas deben enviarse a:

SE Syed Yousaf Raza Gillani
Prime Minister of the Islamic Republic of Pakistan
The Prime Minister’s Secretariat
Islamabad, Pakistán
Fax: +92 51 922 1596
Tel: +92 51 920 6111
Correo electrónico: secretary@cabinet.gov.pk

Dra. Fehmida Mirza
Speaker, National Assembly of Pakistan
Parliament House
Islamabad, Pakistán
Fax: +92 51 922 1106
Tel: +92 51 922 1082/83
Correo electrónico: speaker@na.gov.pk

Sr. Syed Khursheed Ahmed Shah
Federal Minister for Labour and Manpower
27, Minister’s Enclave
Islamabad, Pakistán
Fax: +92 51 920 3462
Tel: +92 51 921 3686
Correo electrónico: minister@molm.gov.pk

Sr. Syed Mumtaz Alam Gillani
Federal Minister for Human Rights
3rd Floor, Old USAID Building
Ataturk Avenue, G-5/1
Islamabad, Pakistán
Fax: +92 51 924 4542
Tel: +92 51 924 4526
Correo electrónico: minister@mohr.gov.pk

Dr. Zaheeruddin Babar Awan
Minister for Law, Justice and Parliamentary Affairs
Ministry of Law, Justice and Parliamentary Affairs
Islamabad, Pakistán
Correo electrónico: minister@molaw.gov.pk

Carta de modelo