Alerta Urgente: Sudáfrica: Llamamiento urgente: La Copa Mundial de Fútbol y la trata de personas con fines de explotación sexual – Una combinación volátil

Versión para impresoraSend to friend
ATENCIÓN: Esta campaña de acción archivada ha sido concluida o suspendida, y la información contenida en ella puede no estar actualizada. Véase la página Tome medidas por las campañas actualmente en curso.
Fecha: 
10 May 2010

Nobuntu nació en Umthatha en la provincia Eastern Cape de Sudáfrica. A la edad de 14 años, mientras se alojaba en casa de una amiga, Nobuntu fue forzada a prostituirse cuando el hermano de su amiga la vendió por R100 a un hombre que la violó repetidamente. Posteriormente fue engañada a fin de que cediera sus documentos de identidad a un hombre que ejerció un control total sobre ella, vendiéndola a varios hombres y amenazándola con matarla si intentaba escaparse. A los 17 años, Nobuntu tuvo un aborto y se encontró en un hospital donde reunió el coraje para escapar de su proxeneta. Se puso en contacto con Ilitha Labantu, una organización local de derechos de la mujer, que le pudo proporcionar ayuda legal y albergue en su refugio. Actualmente Nobuntu tiene 18 años y Ilitha Labantu está tratando de ayudarla a iniciar un juicio contra su proxeneta.

Nobuntu es sólo una de las muchas víctimas del próspero comercio sexual de Sudáfrica. Informes del gobierno y de diversas ONG han comprobado que Sudáfrica es simultáneamente un país de origen, destino y tránsito para la trata de personas con fines sexuales: los sindicatos del crimen reclutan mujeres jóvenes de los pueblos rurales; las jóvenes fugitivas son presa fácil de los traficantes; y mujeres de Europa Oriental, Asia y otros lugares del mundo son traídas a Sudáfrica y sacadas del país para fines de explotación sexual. La Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (ONUDD) ha informado que Sudáfrica es el principal país de destino para las víctimas de la trata de personas en la región sudafricana. Las mujeres adultas y las niñas constituyen la mayor proporción de víctimas de la trata de personas entrante y saliente de Sudáfrica y la pobreza es un factor contribuyente clave de su vulnerabilidad.

En la actualidad no hay ninguna legislación que aborde la trata de personas en Sudáfrica, lo cual hace que para las jóvenes como Nobuntu sea un verdadero desafío obtener reparación judicial. Si bien el Código Penal contiene disposiciones que podrían ser utilizadas para castigar a su traficante, la ley no prevé servicios preventivos y de rehabilitación para las víctimas, sin los cuales Nobuntu queda expuesta a más explotación. Además, actualmente la policía y la gente a menudo no comprenden ni identifican la trata de personas, considerando a las víctimas de la trata como fugitivas o delincuentes. La llegada de la Copa Mundial de Fútbol 2010 en junio de este año en Sudáfrica aumenta la vulnerabilidad de las jóvenes como Nobuntu ya que la demanda de sexo en condiciones de explotación será apremiante. Las organizaciones de derechos humanos prevén que la trata de mujeres y niñas dentro de Sudáfrica y hacia el país aumentará significativamente durante la Copa Mundial. Muchos meses antes de la Copa Mundial, los prostíbulos se han ido acercando lentamente a los estadios, demarcando las principales ubicaciones para la explotación sexual. Los medios y los grupos de derechos humanos, como Ilitha Labantu, han comenzado a informar sobre secuestros de niñas, que se piensa están relacionados con la demanda esperada de sexo durante la Copa Mundial. La policía sudafricana ya ha comenzado a rastrear a los posibles traficantes.

La trata de personas con fines de explotación sexual es un negocio multimillonario impulsado por la demanda de servicios sexuales. Las iniciativas para combatir la trata con fines sexuales deben por lo tanto dirigirse a la demanda y proporcionar protección y servicios a las víctimas, incluyendo programas que les brinden a las mujeres y niñas prostituidas y a sus hijos alternativas viables. El Protocolo para prevenir, reprimir y sancionar la trata de personas, especialmente mujeres y niños (el Protocolo de Palermo), ratificado por Sudáfrica, exige que los Estados parte penalicen la trata de personas y “adopt[en] medidas legislativas o de otra índole, tales como medidas educativas, sociales y culturales, o ref[uercen] las ya existentes, recurriendo en particular a la cooperación bilateral y multilateral, a fin de desalentar la demanda que propicia cualquier forma de explotación conducente a la trata de personas, especialmente mujeres y niños” (Artículo 9(5)). En forma similar, el Artículo 16 del Convenio para la represión de la trata de personas y de la explotación de la prostitución ajena (el Convenio de 1949) del cual también forma parte Sudáfrica, exige “adoptar medidas para la prevención de la prostitución y para la rehabilitación y adaptación social de las víctimas de la prostitución... o a estimular la adopción de tales medidas, por sus servicios públicos o privados de carácter educativo, sanitario, social, económico y otros servicios conexos”. Estas obligaciones internacionales están reafirmadas por la Sección 9(1) de la Constitución de Sudáfrica que garantiza la igualdad ante la ley e igual protección de la ley.

El Gobierno de Sudáfrica está considerando promulgar una legislación contra la trata de personas, que actualmente se encuentra bajo la forma del Proyecto de ley 2010 sobre Prevención y combate de la trata de personas. Este proyecto de ley adopta una definición amplia de la trata de personas, de acuerdo con normas internacionales; posibilita la prestación de protección y servicios a las víctimas; y penaliza a aquellos que intencionadamente se benefician con los servicios de las víctimas de la trata. Las organizaciones de base, como Ilitha Labantu, que ha abogado exitosamente por la promulgación de leyes que protejan los derechos de las mujeres y las niñas, han apoyado la aprobación de esta ley contra la trata en Sudáfrica y actualmente se encuentran en el proceso de lanzar campañas para concientizar sobre la trata de personas antes de la Copa Mundial. Las iniciativas de los grupos sudafricanos son apoyadas por iniciativas regionales como las de Women and Law in Southern Africa (Las Mujeres y la ley en Sudáfrica, WLSA) y las de Southern Africa regional Network against Trafficking and Abuse of Children (la Red Sudafricana regional contra la trata y el abuso de niños, SANTAC) que están encabezando la Campaña Luz Roja (Red Light Campaign) que insta a los gobiernos a aprobar políticas y leyes que combatan la trata y protejan a mujeres y niños.

Qué puede hacer: 

Por favor escriba a los funcionarios sudafricanos indicados más abajo, instándolos a promulgar y exigir el cumplimiento del Proyecto de ley 2010 sobre Prevención y combate de la trata de personas, antes del comienzo de la Copa Mundial. Pida al gobierno que brinde protección y servicios a las víctimas de la trata, ofreciendo los recursos necesarios para proporcionar alternativas prácticas a las mujeres prostituidas y a sus familias.

Las cartas deben enviarse a:

President Jacob Zuma
Union Buildings
Private Bag X1000,
Pretoria, 0001
Sudáfrica
Fax: +27 12 323 8246
Correo electrónico: president@po.gov.za

Minister Jeffrey Thamsanqa Radebe, MP
Minister of Justice
Private Bag X276,
Pretoria, 0001
Sudáfrica
Fax: +27 12 315 1749
Correo electrónico: Ministry@justice.gov.za

Hon Max Vuyisile Sisulu, MP
Speaker of the National Assembly
Sudáfrica
Fax: +27 21 461 9462
Correo electrónico: speaker@parliament.gov.za

Envíe copias de sus cartas a la Fiscalía de Sudáfrica - Unidad de Delitos Sexuales y de Asuntos Comunitarios:
The National Prosecuting Authority of South Africa – Sexual Offences and Community Affairs (SOCA) Unit
P/Bag X752,
Pretoria, 0001
Sudáfrica
Correo electrónico: communication@npa.gov.za

Modelo de carta