Kosovo: Desplazamientos forzados, violación sexual, genocidio

Versión para impresora
Número de acción: 
3.5
ATENCIÓN: Esta campaña de acción archivada ha sido concluida o suspendida, y la información contenida en ella puede no estar actualizada. Véase la página Tome medidas por las campañas actualmente en curso.
Fecha: 
1 Abr 1999

Una campaña de genocidio y "limpieza étnica" ha desplazado a cientos de miles de albaneses étnicos de Kosovo. Se ha reportado continuamente de matanzas, desplazamientos forzados y el incendio de pueblos. Ahora también se reporta que hay violaciones sexuales --varias mujeres jóvenes albanesas fueron violadas por soldados yugoslavos en un campo de entrenamiento del ejército cerca del pueblo de Dakovica y unas veinte de ellas fueron asesinadas. Pero la violación sexual no es un arma de guerra nueva en el arsenal serbio. Igualdad Ya informó por primera vez en 1992 sobre el uso sistemático de la violación sexual a manos de los serbios bosnios como parte de su política de genocidio y "limpieza étnica" en contra de civiles mahometanos bosnios. En julio de 1995, el Tribunal Penal Internacional de las Naciones Unidas establecido para juzgar a los responsables de crímenes cometidos en la antigua Yugoslavia, acusó formalmente a Radovan Karadzic, líder de los serbios bosnios, y a Ratko Mladic, comandante del ejército, de genocidio y crímenes en contra de la humanidad. La lista de actos y omisiones de los que se les acusó incluye la violación y la agresión sexual, además, especifica que "en muchos casos, mujeres y niñas que habían sido detenidas fueron violadas en los campamentos, o fueron sacadas de centros de detención y violadas o abusadas sexualmente en otras localidades".

Durante siete años, Igualdad Ya ha pedido que se arreste a Radovan Karadzic. El establecimiento del Tribunal Penal Internacional de crímenes cometidos en la antigua Yugoslavia y la acusación de Karadzic y Mladic habían dado a la comunidad mundial esperanza de que aquéllos que violaran los derechos humanos serían hechos responsables. Sin embargo, casi cuatro años después de la acusación de Karadzic y Mladic, estos criminales aún siguen libres. Según muchos, uno de los cabecillas que planificaron y organizaron la "limpieza étnica" en Bosnia-Herzegovina, el Presidente Slobodan Milosevic ha oído y respondido al mensaje de la OTAN y de otras autoridades que han fallado en el arresto de Karadzic y Mladic a pesar de la clara autoridad que tienen de hacerlo. El mensaje es que se permitirá actuar con impunidad a aquéllos que tengan la mayor responsabilidad por las atrocidades cometidas. La respuesta de Milosevic ha sido una nueva campaña de genocidio en Kosovo --más matanzas, más "limpieza étnica" y más violaciones sexuales. Recientemente la embajada de la República de Yugoslavia rehusó aceptar una carta de la Fiscal Principal Louise Arbour dirigida a Slobodan Milosevic y a doce altos funcionarios políticos y militares, en la que se les advertía que ella estaba preocupada de que "continuara la grave violación de leyes internacionales humanitarias".

La acusación de Slobodan Milosevic y el arresto y juicio de Karadzic y Mladic son críticos para la restauración de la paz y la justicia en las repúblicas destrozadas por la guerra en la antigua Yugoslavia. Con mayor urgencia aún, la rápida acusación y el arresto de Milosevic podría parar la destrucción de la población albanesa de Kosovo. La existencia del Tribunal Penal Internacional para la antigua Yugoslavia, en esta crisis de derechos humanos, es una alternativa viable y poderosa en la que el reino de la ley se contrapone al uso de la fuerza militar.

Qué puede hacer: 

Mediante el cartel que aparece en el revés de esta página, Igualdad Ya espera recalcar el hecho de que las atrocidades que están ocurriendo en Kosovo se llevan a cabo bajo órdenes y que hay personas, como Slobodan Milosevic, que son responsables de ellas. Distribuya el cartel lo más ampliamente que pueda y pida a la OTAN que se arreste inmediatamente a los acusados de crímenes de guerra, Radovan Karadzic y Ratko Mladic, y que se arreste a Slobodan Milosevic tan pronto sea acusado por el Tribunal Penal Internacional para la antigua Yugoslavia. Sus apelaciones deben ser dirigidas al Dr. Javier Solana, Secretario de la OTAN, y al general Wesley K. Clark, Comandante Aliado Supremo de la OTAN en Europa, y enviadas a la siguiente dirección: NATO Headquarters, 1110 Brussels, Belgium.

SE BUSCA

SLOBODAN MILOSEVIC
POR
VIOLACION Y ASESINATO
EN
KOSOVO