Indonesia: Acabar con la legitimación gubernamental de la mutilación genital femenina

Versión para impresora
Número de acción: 
43.1
Fecha: 
12 Sep 2012
Fecha de actualización: 
25 Jun 2013
ACTUALIZACIÓN: 

ACTUALIZACIÓN 8 DE AGOSTO DE 2013: Nos complace comunicar que, después del informe conjunto presentado ante la Comisión de Derechos Humanos (HRC, por sus siglas en inglés) por parte de Igualdad Ya y su socio Kalyanamitra, la Comisión mostró su preocupación por la aprobación en Indonesia de un reglamento que legitima la MGF en observaciones finales. La HRC ha hecho un llamamiento al gobierno indonesio para que derogue el reglamento y “promueva una ley que prohíba cualquier forma de MGF y establezca penas apropiadas que reflejen la gravedad del delito”. Además, ha instado al gobierno a “tomar medidas para prevenir y erradicar las prácticas tradicionales lesivas, incluida la mutilación genital femenina, mediante el fortalecimiento de sus programas de sensibilización y formación”. (CCPR/C/IDN/CO/1, Advance unedited version) Esperamos que el gobierno indonesio respete las recomendaciones de la Comisión y tome inmediatamente medidas para proteger a las mujeres y las niñas indonesias frente a la violación de sus derechos humanos.


ACTUALIZACIÓN DEL 25 DE JUNIO DE 2013: En julio de 2013 en el 108º periodo de sesiones de la Comisión de Derechos Humanos, que vigila la implantación del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos (PIDCP) por los Estados miembros, se llevará a cabo un examen de Indonesia. Igualdad Ya y nuestro socio indonesio Kalyanamitra han presentado un informe conjunto para llamar la atención de la comisión sobre la actual legitimación gubernamental de la mutilación genital femenina en Indonesia. Continuamos haciendo un llamamiento al gobierno indonesio para que derogue el reglamento del Ministerio de Sanidad de 2010 que legitima la práctica de la mutilación genital femenina y promulgue e implemente una legislación exhaustiva que prohíba esta práctica e incluya penas estrictas para los infractores.


Ver pdf

En noviembre de 2010 el Ministerio de Sanidad indonesio aprobó un reglamento [Nº 1636/MENKES/PER/XI/2010 sobre “Circuncisión femenina”] que legitima la práctica de la mutilación genital femenina y autoriza a los profesionales médicos a realizarla. La “medicalización” de la mutilación genital femenina permite la realización de un procedimiento que es lesivo para niñas y mujeres y representa, además, una violación del código ético que regula la conducta profesional de médicos, enfermeros, comadrones y otros trabajadores sanitarios. Las iniciativas encaminadas a la anulación de este reglamento han sido infructuosas. Los grupos de defensa de los derechos humanos temen que se produzca un aumento de las mutilaciones genitales femeninas debido a la aprobación de este reglamento.

>> ¡TOME MEDIDAS!

La mutilación genital femenina es una práctica tradicional dañina que afecta a 140 millones de mujeres y niñas en todo el mundo. Todas las formas de esta práctica violan varios de sus derechos humanos, tales como el derecho a la no discriminación, a la protección frente a la violencia física y mental, al mayor nivel posible de salud y, en los casos más extremos, su derecho a la vida. La mutilación genital femenina constituye una forma de tortura, así como un trato cruel, inhumano y degradante.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la mutilación genital femenina se refiere a cualquier procedimiento consistente en la resección parcial o total de los genitales externos femeninos y otras lesiones de los órganos genitales femeninos por motivos no médicos. Es una práctica generalizada en Indonesia en niñas durante las primeras seis semanas de vida, aunque varía según las costumbres locales. Los motivos que se alegan para realizar esta práctica son la religión, la tradición, la "limpieza" y la supresión del deseo sexual. Según un estudio de 2003 del Consejo de Población que entrevistó a chicas de 15 a 18 años en ocho zonas de seis provincias distintas, entre un 86% y un 100% habían sufrido alguna forma de mutilación genital femenina que suele implicar cortar o lesionar el clítoris. Aproximadamente el 92% de las familias encuestadas manifestaron su apoyo a la continuación de la mutilación genital femenina no solo para sus hijas, sino también para sus futuras nietas.

La OMS, de la que Indonesia es Estado miembro, ha mantenido de forma sistemática que "bajo ninguna circunstancia los profesionales sanitarios y los centros de salud deben realizar la mutilación genital femenina". En la publicación interinstitucional de 2010 Global strategy to stop health-care providers from performing female genital mutilation (Estrategia mundial para evitar que el personal sanitario practique la mutilación genital femenina), varias organización entre las que se encuentran diversos órganos de la ONU y la OMS concluyeron que "la implicación de los proveedores de asistencia sanitaria en la realización de mutilaciones genitales femeninas probablemente creará una sensación de legitimidad de dicha práctica. Da la impresión de que el procedimiento es bueno para la salud o, al menos, que es inofensivo. Este comportamiento puede contribuir aún más a la institucionalización de la práctica, lo que hará que se convierta en un procedimiento habitual e incluso provocará su propagación a grupos culturales que actualmente no la practican".

En su examen de 2012 del informe de Indonesia, el Comité para la eliminación de la discriminación contra la mujer manifestó su profunda preocupación sobre "el grave retroceso experimentado respecto a la práctica" de la mutilación genital femenina y, en especial, el reglamento del Ministerio de Sanidad que autoriza la realización de dicho procedimiento por parte de determinados profesionales médicos. Exhortó al Gobierno indonesio a retirar el reglamento de 2010 y a “aprobar legislación sólida que penalice todas las formas de mutilación genital femenina... e imponga sanciones contra los infractores”; además, hizo un llamamiento a la concienciación y sensibilización social. En su examen de Indonesia de 2008, el Comité contra la tortura también instó al Gobierno a "adoptar las medidas necesarias para erradicar la práctica persistente de la mutilación genital femenina, incluidas las campañas de concienciación en colaboración con organizaciones civiles".
 
El reglamento indonesio sobre la “Circuncisión Femenina” atenta contra diversas leyes nacionales entre las que destacan los decretos que reconocen en el marco jurídico nacional obligaciones jurídicas internacionales. Dicha legislación consiste en la Ley 7/1984 sobre la ratificación de la Convención sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer (CEDAW); la Ley 5/1998 sobre la ratificación de la Convención contra la tortura y otros tratos o penas crueles (CAT); la Ley 39/1999 sobre derechos humanos; la Ley 23/2002 sobre la protección infantil; la Ley 23/2004 sobre la eliminación de la violencia doméstica; y la Ley 23/2009 sobre salud.

Indonesia es también miembro de la Asamblea Mundial de la Salud de la OMS, que aprobó una decisión en 2008 instando a todos los Estados miembros a intensificar el trabajo dirigido a la eliminación de la mutilación genital femenina, aprobar un corpus legislativo contra dicha práctica y prohibir su realización por parte de cualquier persona, incluidos los profesionales médicos. La Sociedad de Obstetricia y Ginecología indonesia es miembro de la Federación Internacional de Ginecología y Obstetricia (FIGO), que aprobó una decisión oponiéndose a "cualquier intento de medicalizar la mutilación genital femenina o permitir su realización, bajo cualquier circunstancia, en centros de salud o por parte de profesionales sanitarios". Asimismo, la Asociación Nacional de Enfermería indonesia es miembro del Consejo Internacional de Enfermería (CIE) y la Asociación de Matronas indonesia pertenece a la Confederación Internacional de Matronas (ICM), las cuales también mantienen una postura en contra de la mutilación genital femenina y su medicalización.

Qué puede hacer: 

>> ¡TOME MEDIDAS! Únase a Igualdad Ya y a nuestro socio Kalyanamitra en el llamamiento al Ministerio de Salud y el Ministerio de Promoción de la Mujer y la Protección Infantil para que respeten sus obligaciones nacionales e internacionales mediante las siguientes actuaciones:

  • Revocar el reglamento del Ministerio de Sanidad de 2010 que legitima la práctica de la mutilación genital femenina
  • Promulgar e implementar legislación exhaustiva que prohíba la mutilación genital femenina y contemple penas severas para los violadores
  • Realizar campañas educativas y de concienciación pública para cambiar la percepción y las creencias culturales sobre la mutilación genital femenina y reconocer que la mutilación genital femenina constituye una violación de los derechos humanos con consecuencias lesivas

Asimismo, súmese al llamamiento a la Sociedad de Obstetricia y Ginecología, la Asociación Nacional de Enfermería y la Asociación de Matronas indonesias a cumplir sus obligaciones internacionales como miembros de FIGO, CIE e ICM con las siguientes medidas:

  • Condenar públicamente la mutilación genital femenina en todas sus formas, así como su medicalización
  • Asegurarse de adoptar medidas contundentes para castigar a los miembros de su asociación que practiquen la mutilación genital femenina
  • Instar al gobierno para que revoque el reglamento de 2010, colaborando con ellos para lograr la aprobación de una ley que prohíba la mutilación genital femenina, así como el fomento de una estrategia exhaustiva y la formación pública en contra de dicha práctica

>> ¡TOME MEDIDAS!

Las cartas deben ir dirigidas a:

Dr. Nafsiah Mboi, SpA, MPH
Minister, Health Ministry of Indonesia

Jl H.R.Rasuna Said Blok X.5 Kav. 4-9, Blok A, 2ndFloor, Kuningan 
Jakarta, Indonesia, Post Code: 12950
Tel:  +62-21-520-1590
Fax: +62-21-520-1591
Correo electrónico: info@depkes.go.id

Linda Amalia Sari, S.IP
Minister, Ministry of Women Empowerment and Child Protection of Indonesia

Jalan Medan Merdeka Barat No. 15
Jakarta, Indonesia, Post Code: 10110
Tel:  +62-21-384-2638
        +62-21-380-5563
Fax: +62-21-380-5562
        +62-21-380-5559
Correo electrónico: danty_anwar@yahoo.co.uk

Dr. Nurdadi Saleh
President
Perkumpulan Obstetri Dan Ginekologi Indonesia
(Indonesian Society of Obstetrics & Gynecology)

Jalan Taman Kimia No. 10
Central Jakarta
Indonesia
Tel.: +62-21-314-3684
Fax: +62-21-391-0135
Correo electrónico: pogi@indo.net.id

Mrs. Dewi Irawati
Indonesian National Nurses Association
Jalan Jaya Mandala No.15
Patra Kuningan
Jakarta 12870
Indonesia
Tel:  +62-21-831-5069
Fax: +62-21-831-5070
Correo electrónico: dppppni@gmail.com

Dr. Harni Koesno
President
Indonesian Midwives Association - IMA

(Ikatan Bidan Indonesia)
Jalan Johar Baru V/D13
10560 Jakarta Pusat
Indonesia
Tel:   +62-21-424-4789
         +62-21-422-6043
Fax:  +62-21-424-4214
Correo electrónico: ppibi@cbn.net.id

With copies to:

Dr. Prijo Sidipratomo
Chairman, Indonesian Medical Association

Jalan Dr. Samratulangi No. 29, Menteng
Jakarta, Indonesia
Post Code:10350
Fax: +62-21-390-0473
Correo electrónico: pbidi@idola.net.id; pbidi@idionline.org

Cartas: 

Carta a funcionarios gubernamentales:

Estimado/a [   ]:

Por la presente le transmito mi profunda preocupación respecto al reglamento del Ministerio de Sanidad de noviembre de 2010 que legaliza la práctica de la mutilación genital femenina y autoriza a los profesionales médicos a realizarla. La “medicalización” de la mutilación genital femenina permite la realización de un procedimiento que es lesivo para niñas y mujeres. Además, viola el código ético que regula la conducta profesional de médicos, enfermeros, comadrones y otros trabajadores sanitarios. Se han emprendido diversas iniciativas para que este reglamento sea anulado, pero han sido en vano. Comparto la preocupación de los grupos defensores de los derechos humanos de que la medicalización de cualquier forma de mutilación genital femenina legaliza la práctica de manera que hace imposible detenerla.

Según la Organización Mundial de la Salud, de la que Indonesia es Estado miembro, la mutilación genital femenina se refiere a cualquier procedimiento consistente en la resección parcial o total de los genitales externos femeninos y otras lesiones de los órganos genitales femeninos por motivos no médicos. La OMS ha instado insistentemente a los profesionales sanitarios que no realicen ninguna forma de mutilación genital femenina. La OMS clasifica la mutilación genital femenina en cuatro tipos principales:

Tipo I: Clitoridectomía: resección parcial o total del clítoris (órgano pequeño, sensible y eréctil de los genitales femeninos que incluye el glande del clítoris) y, en casos muy infrecuentes, solo del prepucio (pliegue de piel que rodea el clítoris). 
Tipo II: Excisión: resección parcial o total del clítoris y los labios menores, con o sin excisión de los labios mayores (que rodean la vagina).
Tipo III: Infibulación: estrechamiento de la abertura vaginal a través de la creación de un sello. El sello se crea mediante el corte y la recolocación de los labios menores o mayores, con o sin resección del clítoris.
Tipo IV: Otros: todos los demás procedimientos lesivos de los genitales femeninos con fines no médicos, tales como la perforación, incisión, raspado o cauterización de la zona genital.

La mutilación genital femenina es una forma de violencia y discriminación contra las niñas y las mujeres y está reconocida internacionalmente como una violación de sus derechos humanos. Todas las formas de mutilación genital femenina violan varios derechos humanos de niñas y mujeres, tales como su derecho a la integridad sexual y corporal, a la no discriminación, a la protección frente a la violencia física y mental y al mayor nivel posible de salud. Asimismo, la mutilación genital femenina constituye un trato cruel y degradante para niñas y mujeres.

El reglamento del Ministerio de Salud va en contra de diversas leyes indonesias entre las que destacan los decretos que reconocen en el marco jurídico nacional obligaciones jurídicas internacionales tales como la Convención sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer y la Convención contra la tortura y otros tratos o penas crueles, inhumanos o degradantes.

Por ello, le insto a asegurarse de que Indonesia cumpla sus obligaciones nacionales e internacionales adoptando las siguientes medidas:

  • Revocar el reglamento del Ministerio de Sanidad de 2010 que legitima la práctica de la mutilación genital femenina
  • Promulgar e implementar legislación exhaustiva que prohíba la mutilación genital femenina y contemple penas severas para los violadores
  • Realizar campañas educativas y de concienciación pública para cambiar la percepción y las creencias culturales sobre la mutilación genital femenina y reconocer que la mutilación genital femenina constituye una violación de los derechos humanos con consecuencias lesivas

Reciba un cordial saludo.
 


Carta a grupos médicos indonesios (obstetras, ginecólogos, enfermeros y comadrones):

Estimado/a [   ]:

Por la presente le transmito mi profunda preocupación respecto al reglamento del Ministerio de Sanidad de noviembre de 2010 que legaliza la práctica de la mutilación genital femenina y autoriza a los profesionales médicos a realizarla. La “medicalización” de la mutilación genital femenina permite la realización de un procedimiento que es lesivo para niñas y mujeres. Además, constituye una violación del código ético que regula la conducta profesional de enfermeros, comadrones, obstetras y ginecólogos indonesios y atenta contra de las resoluciones que rechazan la mutilación genital femenina adoptadas por la Federación Internacional de Ginecología y Obstetricia (FIGO), el Consejo Internacional de Enfermería (CIE) y la Confederación Internacional de Matronas (ICM), a los que pertenecen las asociaciones de profesionales sanitarios de Indonesia. Se han emprendido diversas iniciativas para que este reglamento sea anulado, pero han sido en vano. Comparto la preocupación de los grupos defensores de los derechos humanos de que la medicalización de cualquier forma de mutilación genital femenina legaliza la práctica de manera que hace imposible detenerla.

Según la Organización Mundial de la Salud, de la que Indonesia es Estado miembro, la mutilación genital femenina se refiere a cualquier procedimiento consistente en la resección parcial o total de los genitales externos femeninos y otras lesiones de los órganos genitales femeninos por motivos no médicos. La OMS ha instado insistentemente a los profesionales sanitarios que no realicen ninguna forma de mutilación genital femenina. La OMS clasifica la mutilación genital femenina en cuatro tipos principales:

Tipo I: Clitoridectomía: resección parcial o total del clítoris (órgano pequeño, sensible y eréctil de los genitales femeninos que incluye el glande del clítoris) y, en casos muy infrecuentes, solo del prepucio (pliegue de piel que rodea el clítoris). 
Tipo II: Excisión: resección parcial o total del clítoris y los labios menores, con o sin excisión de los labios mayores (que rodean la vagina).
Tipo III: Infibulación: estrechamiento de la abertura vaginal a través de la creación de un sello. El sello se crea mediante el corte y la recolocación de los labios menores o mayores, con o sin resección del clítoris.
Tipo IV: Otros: todos los demás procedimientos lesivos de los genitales femeninos con fines no médicos, tales como la perforación, incisión, raspado o cauterización de la zona genital.

La mutilación genital femenina es una forma de violencia y discriminación contra las niñas y las mujeres y está reconocida internacionalmente como una violación de sus derechos humanos. Todas las formas de mutilación genital femenina violan varios derechos humanos de niñas y mujeres, tales como su derecho a la integridad sexual y corporal, a la no discriminación, a la protección frente a la violencia física y mental y al mayor nivel posible de salud. Asimismo, la mutilación genital femenina constituye un trato cruel, inhumano y degradante para niñas y mujeres.

El reglamento del Ministerio de Salud va en contra de diversas leyes indonesias entre las que destacan los decretos que reconocen en el marco jurídico nacional obligaciones jurídicas internacionales tales como la Convención sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer y la Convención contra la tortura y otros tratos o penas crueles, inhumanos o degradantes.

Insto a su asociación profesional a respetar sus obligaciones internacionales mediante las siguientes actuaciones:

  • Condenar públicamente la mutilación genital femenina en todas sus formas, así como su medicalización
  • Asegurarse de adoptar medidas contundentes para castigar a los miembros de su asociación que practiquen la mutilación genital femenina
  • Instar al gobierno para que revoque el reglamento de 2010, colaborando con ellos para lograr la aprobación de una ley que prohíba la mutilación genital femenina, así como el fomento de una estrategia exhaustiva y la formación pública en contra de dicha práctica

Reciba un cordial saludo.