Etiopía: Licencia Oficial para el Secuestro y la Violación

Versión para impresoraSend to friend
ATENCIÓN: Esta campaña de acción archivada ha sido concluida o suspendida, y la información contenida en ella puede no estar actualizada. Véase la página Tome medidas por las campañas actualmente en curso.
Fecha: 
1 Feb 2004

Woineshet Zebene Negash El 22 de julio de 2003, Aberew Jemma Negussie fue sentenciado a 10 años de prisión sin libertad condicional por el secuestro y la violación de Woineshet Zebene Negash. Sus cuatro cómplices fueron sentenciados a 8 años de cárcel cada uno, sin la posibilidad de libertad condicional. Aunque a veces se reportan los casos de secuestro y violación a las autoridades etíopes, no es común que se los juzgue, y más raro aún es que estos juicios sean exitosos para las víctimas. Este es el primer caso en que los cómplices también fueron inculpados y condenados por secuestro.

En marzo del 2002, Igualdad Ya lanzó una campaña en contra del secuestro y la violación en Etiopía, mostrando el caso de Woineshet, quien a los 13 años de edad fue secuestrada y violada por Aberew Jemma Negussie en la aldea rural del sudeste de Etiopía donde ella vivía con su madre y sus abuelos. Dos días después, fue rescatada y Aberew Jemma Negussie fue arrestado. Ya en libertad bajo fianza, secuestró de nuevo a Woineshet y la tuvo durante más de un mes hasta que ella logró escapar, pero sólo después de que él la forzara a firmar un certificado de matrimonio. Tanto el secuestro como la violación son delitos bajo la ley etíope, pero los artículos 558 y 599 del Código Penal Etíope de 1957 proveen que si se acuerda un matrimonio después, el marido está exento de responsabilidad por estos delitos.

El testimonio consistente de Woineshet de que había sido forzada a firmar el certificado de matrimonio, que Aberew Jemma Negussie usó en un esfuerzo de evitar el castigo por secuestro y violación, hizo que la corte llegara a su conclusión en su caso después de dos años de procedimientos judiciales. Durante este tiempo, Woineshet recibió el apoyo incondicional de su padre, quien se negó a negociar fuera de la corte en su determinación por conseguir justicia para su hija. Cuando escuchó la noticia que su secuestrador y sus cómplices habían sido condenados y encarcelados, Woineshet expresó su alegría en una entrevista en la radio etíope. Aunque ahora se siente segura de volver a su aldea, piensa continuar sus estudios en Addis Ababa, donde ha estado viviendo con su padre.

En algunas regiones de Etiopía, el secuestro es una antigua práctica cultural que se usa para tomar a una niña como cónyuge por la fuerza. Típicamente, la niña es secuestrada por un grupo de hombres jóvenes. Luego es violada por el hombre que quiere casarse con ella, que puede ser alguien que ella conoce, o un total desconocido. Los ancianos de la aldea del hombre luego piden perdón a la familia de la niña y le pide que dé su consentimiento para al matrimonio. Muchas veces, la familia consiente porque una niña que ha perdido su virginidad sería socialmente inaceptable para el matrimonio con otro hombre. A veces, el secuestrador mantiene a la niña en un lugar escondido hasta que quede embarazada. Entonces, su familia siente que no tiene otra opción que consentir al matrimonio.

El caso de Woineshet es una victoria que deberá alentar a las niñas a buscar reparación legal para el secuestro y la violación. Pero la ley por la cual el matrimonio ofrece una exención del castigo se mantiene en vigencia. No cesará la práctica hasta que haya un cambio en la ley para que proteja los derechos de las mujeres y las niñas a ser libres del secuestro, la violación y el matrimonio forzado. Los artículos 558 y 599 del Código Penal Etíope de 1957 contravienen tanto la Constitución de Etiopía como las convenciones internacionales a las que Etiopía suscribe. El artículo 25 de la Constitución de la República Federal Democrática de Etiopía, ratificada en 1995, provee el derecho a la igualdad ante la ley, sin discriminación. El artículo 35 proclama la igualdad de derechos de las mujeres, incluyendo en el matrimonio, y el derecho a ser libres de las prácticas tradicionales dañinas. Además, Etiopía suscribe a la Convención sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer (CEDAW), cuyo artículo 16 requiere a los estados firmantes a tomar medidas apropiadas para eliminar la discriminación contra las mujeres en todos los asuntos relacionados con el matrimonio.

Hay una reforma de la ley criminal en curso en Etiopía, y un borrador de la revisión del Código Penal actualmente sigue pendiente en el Parlamento. El gobierno etíope podría demostrar su compromiso de castigar los delitos de secuestro y violación en todos los casos, asegurando que se elimine la exención matrimonial en la legislación adoptada. Un cambio de la ley para remediar adecuadamente la injusticia y la discriminación que enfrentan las niñas secuestradas y violadas, llevando a los acusados a juicio, es un paso esencial para la realización del derecho fundamental a la igualdad en Etiopía.

Qué puede hacer: 

Por favor, escriba a las autoridades etíopes abajo indicadas. Felicite al Ministro de Justicia por la acción tomada para asegurar la justicia en el caso de Aberew Jemma Negussie y úrjale a que apoye activamente la abolición de las provisiones legales en los artículos 558 y 599 del Código Penal Etíope que eximen a los culpables de secuestro y violación de responsabilidad criminal si se casan. Urja al Ministro a asegurar que el secuestro y la violación sean tratados como delitos serios y que, cuando se juzgue y se sentencie a los culpables, los tribunales emitan un mensaje contundente que estos delitos no serán tolerados. Escriba al Presidente del Comité Permanente de Asuntos Legales y Administrativos del Parlamento y úrjale que tome pasos inmediatos para poner fin a la práctica de secuestrar novias en Etiopía, rescindiendo los Artículos 558 y 599. Recuérdeles a estos oficiales de las obligaciones del gobierno bajo la Constitución y el derecho internacional de proteger y promover el derecho a la igualdad y a igual protección de la ley. Las cartas deben ser dirigidas a:

Honorable Harka Haroye
Ministro de Justicia
PO Box 1370
Addis Ababba, Etiopía
Fax: + 251-1-51-77-75
  Honorable Asmelash Woldeselassie, Presidente
Comité Permanente de Asuntos
Legales y Administrativos
PO Box 80001
Addis Ababba, Etiopía
Fax: + 251-1-55-09-00