Egipto:Corte reafirma el derecho de los doctores de llevar a cabo la mutilación genital femenina (MGF)

Versión para impresoraSend to friend
ATENCIÓN: Esta campaña de acción archivada ha sido concluida o suspendida, y la información contenida en ella puede no estar actualizada. Véase la página Tome medidas por las campañas actualmente en curso.
Fecha: 
1 Jul 1997

El 24 de junio de 1997 una corte egipcia anuló la directiva del gobierno que prohibía la práctica, a manos de doctores, de la mutilación genital femenina (MGF), conocida también como circuncisión de la mujer. El Ministro de Salubridad Ismail Sallam había decretado la prohibición en julio de 1996. En su decisión de anular tal prohibición, el Juez Aziz Hamade declaró que "de acuerdo a la ley, el derecho que los doctores tienen de practicar su profesión--el mismo que permite que los doctores hagan operaciones--no puede ser restringido por un decreto ministerial". El Jeque Youssef El-Badri, demandante principal en el juicio en contra del Ministerio de Salubridad, proclamó inmediatamente que usaría el fallo de la corte en otro caso aún pendiente que tiene en contra del Ministerio de Educación "para obligarlo a que elimine de los libros escolares cualquier mención negativa de los efectos de la circuncisión y a que reemplace dicha mención con la enseñanza correcta de que la circuncisión es una obligación que debe practicarse". Tan solo cuatro días antes de la decisión del juez, una niña de once años de edad murió en Egipto, a manos de un doctor, mientras la circuncidaban. El Ministro de Salubridad ha anunciado su intención de apelar la decisión del Juez Hamade y ha declarado que el Ministerio no permitirá que la MGF se lleve a cabo en los hospitales mientras su apelación esté pendiente.

Por mucho tiempo Egipto ha sido el campo de batalla de fuerzas progresistas y reaccionarias en la campaña para ponerle un alto a la MGF. En septiembre de 1994, durante la Conferencia Internacional para la Población y el Desarrollo de las Naciones Unidas, la transmisión, desde Egipto, por la cadena de noticias Cable News Network (CNN), de los gritos que daba una niña mientras un barbero le cortaba el clítoris, provocó protestas a nivel internacional. Posteriormente, el Ministro de Salubridad Alí Abdel Fattah declaró que la MGF debería ser prohibida y que aquellos que la llevaran a cabo deberían ser castigados. Sin embargo, un mes después, aparentemente a causa de la presión islámica fundamentalista, ese Ministro emitió una directiva que permitía que los hospitales públicos de Egipto llevaran a cabo la MGF, en realidad anulando de esa manera una prohibición que existía desde 1959. Después de una campaña nacional e internacional en protesta, esta directiva fue abolida en octubre de 1995 y reemplazada por otra directiva que instruía a los hospitales públicos a no llevar a cabo la MGF y que declaraba que el papel del personal médico se debía limitar al suministro de consejos y pautas de cómo limitar tal práctica. A la hora de abolir la directiva, lo cual hizo de acuerdo a las recomendaciones de un comité asesor compuesto de autoridades religiosas y médicas, el Ministro Alí Abdel Fattah se refirió al daño físico y sicológico que la MGF ocasiona. Su sucesor, el actual Ministro de Salubridad Ismail Sallam, había extendido el ámbito de la directiva en julio de 1996, para incluir tanto a los hospitales privados como a los públicos y prohibir que doctores con licencia profesional llevaran a cabo la MGF.

Aunque se suele mencionar el islam en los debates sobre la MGF, no hay mención alguna de su práctica en el Corán. Mohammed Al Tantawi, cuando era Muftí de Egipto, emitió una fetua (opinión religiosa) en la que declaraba que el Corán no contenía nada acerca de la circuncisión femenina y que, como los hadices (las enseñanzas del Profeta Mahoma) no dicen mucho al respecto, uno debe deferir a la opinión médica. Mohammed Al Tantawi ocupa ahora la posición de Jeque de Al Azhar, considerada por muchos como una de las universidades islámicas más importantes del mundo. La Organización Mundial de la Salud ha expresado oposición inequívoca a convertir la MGF en un asunto médico en cualquier situación.

Se estima que más de 100 millones de niñas y mujeres de todo el mundo hayan sufrido la mutilación genital femenina. La MGF se lleva a cabo de diversas maneras en distintos países: la extirpación parcial o total del clítoris (la clitoridectomía), la extirpación de todo el clítoris y el recorte de los labios menores (la escisión), o, en su manera más extrema, la extirpación de los genitales externos y la sutura de los bordes de la vulva, dejando sólo una apertura vaginal muy pequeña (la infibulación). En Egipto, en 1995, el Censo Demográfico de Salud, llevado a cabo con más de 14.000 mujeres egipcias casadas entre los 14 y los 49 años de edad, encontró que el 97% de ellas había sufrido la mutilación genital. En Egipto, tal práctica se manifiesta como cliteridectomía o excisión. De acuerdo a la Organización de Derechos Humanos de Egipto unas 3.600 niñas son sometidas a la MGF al día. Docenas de muertes relacionadas con la MGF han sido reportadas en la prensa egipcia. A mediados de octubre de 1996 se reportó que dos niñas de tres y cuatro años de edad murieron desangradas en el pequeño pueblo de Armant, en Egipto, después de que un doctor tratara de hacerles la circuncisión en sus casas.

Una manera extrema de las muchas prácticas tradicionales usadas en el mundo para negar a las mujeres independencia e igualdad, en las culturas donde se practica se defiende la MGF como un ritual de iniciación y un requisito social para el matrimonio, y se le usa para controlar la sexualidad de las mujeres al hacer que mantengan su virginidad y repriman el deseo sexual. Pero cada día un número creciente de mujeres y hombres que provienen de culturas en donde se practica la MGF denuncian públicamente los daños devastadores que ocasiona la MGF, y los movimientos que luchan en contra de su erradicación continúan creciendo. La Asociación de Planificación Familiar de Cairo inició en 1980, en Egipto, una campaña en contra de la MGF mediante la organización de un seminario sin precedentes llamado "La Mutilación Corporal de las Mujeres Jóvenes", que se llevó a cabo en El Cairo. Desde 1994 un número cada vez mayor de organizaciones no gubernamentales, incluyendo a organizaciones de derechos humanos y feministas, se han unido en sus esfuerzos por erradicar la MGF de Egipto junto al Grupo de Trabajo Nacional de la MGF.

Igualdad Ya hizo pública su primera Acción Mujeres en relación a Egipto en marzo de 1995, en consulta con el Grupo de Trabajo Nacional de la MGF. En esta Acción se instó al antiguo Ministro de Salubridad Alí Abdel Fattah a revocar la directiva de octubre de 1994 que convertía la MGF en un asunto médico. Integrantes de la Red Acción Mujeres de Igualdad Ya provenientes de países de todo en mundo, entre ellos, Austria , Canadá, Kenya, Perú, Estados Unidos y Zaire, apelaron al Ministro. Él respondió a sus cartas, reconociendo "las repercusiones desastrosas e inaceptables en la salud de las niñas" que tiene la MGF e identificó esfuerzos para combatir esa práctica como una de sus prioridades. En vista de los sucesos recientemente ocurridos en Egipto, ese diálogo debe continuar.

Qué puede hacer: 

Póngase en contacto con los doctores y las asociaciones médicas de su vecindario y hágalos saber la reciente decisión de una corte de Egipto que permite a los doctores llevar a cabo la MGF. Pídales que adopten resoluciones a nivel de organización y que las comuniquen, y que escriban cartas al Sindicato Médico de Egipto, la organización profesional egipcia que da licencia a los médicos para que practiquen. Pida al Sindicato Médico de Egipto que aclare públicamente y a todos los doctores de Egipto que la ética profesional prohibe que se lleve a cabo la MGF ya que es una práctica peligrosa que no tiene propósito médico y que ocasiona mucho daño. Cite tanto la oposición de la Organización Mundial de Salud a la MGF como el Juramento Hipocrático que requiere que los doctores no hagan daño. Por favor escriba al Ministro de Salubridad y exprese su apoyo por su acción tan oportuna de apelar el fallo de la corte y por procurar que la MGF no se lleve a cabo en hospitales mientras que la apelación esté pendiente. Las cartas deben enviarse a:

Professor Hamdey El-Sayed, President
Egyptian Medical Syndicate (Dar Al Hekma)
Kaser Al Eini Street
Cairo, Egypt
Fax: 202-356-2751/Tel: 202-354-0738

His Excellency Dr. Ismail Sallam
Minister of Health
Magles El Shaab Street
Cairo, Egypt