Egipto: El gobierno revoca la disposición que medicalizaba la mutilación genital femenina (MGF)

Versión para impresora
Número de acción: 
8.2
ATENCIÓN: Esta campaña de acción archivada ha sido concluida o suspendida, y la información contenida en ella puede no estar actualizada. Véase la página Tome medidas por las campañas actualmente en curso.
Fecha: 
1 Dic 1995

El 17 de octubre de 1995, el Ministro de Salubridad egipcio revocó la disposición que había promulgado en octubre de 1994 y que medicalizaba la mutilación genital femenina (MGF). La disposición de 1994 permitía que los hospitales de Egipto llevaran a cabo la operación por la suma de LE10 (aproximadamente $3 US). Al revocar la disposición, el Ministro de Salubridad, Alí Abdel Fattah, hizo referencia al daño físico y psicológico ocasionados por la MGF. Su nueva disposición instruye a los hospitales generales y locales a no llevar a cabo la MGF y declara que el papel del personal médico será restringido al suministro de asesoramiento y guía para limitar tal práctica.

En la Conferencia Internacional de Población y Desarrollo de las Naciones Unidas, llevada a cabo en Cairo en septiembre de 1994, el Ministro de Salubridad había declarado publicamente que la práctica de MGF debería ser prohibida y que aquellos que la practicaran deberían ser castigados. Sin embargo, solamente un mes después de la conferencia de las Naciones Unidas, el Ministro promulgó la disposición que medicalizaba la MGF. Este revés tenía la apariencia de ser el resultado de presión por parte de facciones del establecimiento religioso. No hay mandato en el Corán sobre la MGF. Además, el Gran Mufti de Egipto, Jeque Mohammed Al Tantawi, ha promulgado una fatwa (un juicio religioso) en la que declara que el Corán no contiene nada sobre la circumsición femenina y que, ya que los hadith (los refranes del Profeta Mahoma) son débiles en este asunto, uno debiera diferir a la opinion médica.

Igualdad Ya proclamó una Acción de mujeres en Marzo de 1995 instando al Ministro de Salubridad a que revocara la disposición que medicalizaba la MGF. Miembros de la Red de acción por la mujer de Igualdad Ya, provenientes de países de todo el mundo, incluyendo Austria, Canadá, Kenya, Perú, los Estados Unidos y Zaire, apelaron al Ministro. El Ministro de Salubridad respondió individualmente a estas cartas reconociendo "las inaceptables y desastrosas repercusiones en la salud de las niñas" ocasionadas por la MGF e identificó esfuerzos para combatir tal práctica como una de sus primeras prioridades. En sus cartas, el Ministro presentó un esquema de su estrategia que incluía la toma de conciencia acerca de los efectos dañinos de la MGF, pero, a la vez que proponía que se proveyeran "condiciones asépticas controladas medicamente" para aquellos que insistieran en tal práctica. La Organización Mundial de la Salud ha expresado oposición inequívoca a la medicalización de la MFG cualquiera que sean las condiciones.

La mutilación genital femenina se lleva a cabo de muchas diversas formas en muchos países distintos: la extirpación parcial o total del clítoris (la clitoridectomía), la extirpación de todo el clítoris y el recorte de los labios menores (la excisión), o, en su forma más extrema, la extirpación de los genitales externos y la sutura de los bordes de la vulva, dejando sólo una apertura vaginal muy pequeña (la infibulación). En Egipto, se estima que al 80 por ciento de la población femenina se le someta a la mutilación genital femenina, por lo general, a manera de clitoridectomía o excisión.

Se estima que 100 millones de niñas y mujeres de alrededor del mundo hayan sufrido la mutilación genital femenina. Cada año por lo menos 2 millones de niñas, 6 mil al día, están en peligro de sufrir la MGF. Para aquellas que sobreviven la incisión, la cual se hace por lo general sin anestesia, las consequencias, que puede que, de por vida, afecten su salud, incluyen la infección crónica, el dolor severo cuando se orina, durante la menstruación, las relaciones sexuales y el parto, y el trauma psicológico. Esta es una manera extremada de las muchas prácticas tradicionales que se usan alrededor del mundo para negar a las mujeres independencia e igualdad. En culturas donde se le practica, la MGF se defiende como ritual de iniciación y prerrequisito social para el matrimonio y se usa para controlar la sexualidad de las mujeres al hacer que mantengan su virginidad y supriman su deseo sexual.

Cada día más mujeres y hombres provenientes de culturas donde se practica la MGF denuncian publicamente el daño devastador que se inflige a través de ésta. La Asociación de Planificación Familiar de Cairo inició la campaña en 1979 al organizar en Cairo un seminario que establece una nueva manera de ver el problema bajo el título "La Mutilación Corporal de Mujeres Jóvenes". Varias organizaciones no gubernamentales han hecho campañas para la revocación de la disposición de 1994. Estas organizaciones continuan su lucha por la erradicación de la MGF en Egipto.

Qué puede hacer: 

Escriba al Ministro de Salubridad aprobando su revocación del decreto de octubre de 1994 que medicalizaba la mutilación genital femenina. Exprese su preocupación por las consecuencias físicas y psicológicas que la mutilación genital femenina tiene en Egipto y exíjale que respete el juramento que hizo en la Conferencia Internacional de Población y Desarrollo de prohibir la mutilación genital femenina y de tomar acción legal contra aquellos que la practiquen. Agradézcale por responder a sus cartas anteriores y dele ánimos para que continue el diálogo sobre este importante asunto y para que apoye a las organizaciones no gubernamentales de Egipto que trabajan por la erradicación de la MGF. Las cartas deben ser dirigidas a:

Su Excelencia Dr. Ali Abdel Fattah
Ministro de Salubridad
Ministerio de Salubridad
Calle Magles El Shaab
Cairo, Egipto