Egipto: Esfuerzos gubernamentales para medicalizar la multilación genital femenina (MGF)

Versión para impresoraSend to friend
ATENCIÓN: Esta campaña de acción archivada ha sido concluida o suspendida, y la información contenida en ella puede no estar actualizada. Véase la página Tome medidas por las campañas actualmente en curso.
Fecha: 
1 Mar 1995

El 29 de octubre de 1994, el Ministro de Salubridad egipcio promulgó un decreto que procura medicalizar la mutilación genital femenina (MGF) al designar un número selecto de hospitales donde se efectúe la operación por la cuota de LE10 (aproximadamente US$3). El decreto representa un cambio radical por parte del Ministro de Salubridad, Alí Abdel Fatah, quien publicamente había declarado ante la Conferencia Internacional de Población y Desarrollo de las Naciones Unidas (CIPD), llevada a cabo en Cairo en septiembre de 1994, que la práctica de la MGF se debería prohibir y que aquellos que la efectúan deberían ser castigados. De acuerdo a varios reportajes de prensa, la intención del gobierno al pasar una ley en contra de la MGF, fue iniciada por el Ministro de Población y Planificación Familiar, Maher Mahran, para terminar con la "carnicería que daña la salud y la vida de más de la mitad de las niñas".

La mutilación genital femenina adquiere distinta forma en países distintos: la extirpación parcial o total del clítoris (la clitoridectomía), la extirpación de todo el clítoris y el recorte de los labios menores (la excisión), o, en su forma más extrema, la extirpación de los genitales externos y la sutura de los bordes de la vulva, dejando sólo una apertura vaginal muy pequeña (la infibulación). En Egipto, se estima que del 80 al 90 por ciento de la población femenina se le somete a la mutilación genital femenina, por lo general, a manera de clitoridectomía o excisión.

La razón que se da para justificar el reciente decreto es que así se puede limitar la práctica de la MGF. Sin embargo, pareciera que ese decreto se ha promulgado como resultado de la presión ejercida por segmentos del establecimiento religioso. El jeque de Al-Azhar (la preeminente universidad Islámica de Cairo) ha dicho que la circuncisión femenina tiene cabida en la jurisprudencia del Islam. Este punto de vista es disputado por otros eruditos islámicos, incluyendo el Gran Mufti de Egipto, Jeque Mohammed Al Tantawi, quien ha hecho una fatwa (un pronunciamiento religioso) que dice que el Corán no contiene nada acerca de la circuncisión femenina. Además, la fatwa del Gran Mufti declara que ya que los hadith (los refranes del profeta Mahoma) son débiles respecto a este asunto, uno debe remitirse a la opinión de los médicos.

En manera creciente, tanto mujeres como hombres provenientes de culturas donde se practica la MGF, hacen saber publicamente sobre el daño devastador que se inflige a través de ésta; también los movimientos a favor de su erradicación crecen. En Egipto, un número de organizaciones no gubernamentales trabaja para erradicar la práctica de la MGF. La Asociación de Planificación Familiar de Cairo inició la campaña en 1979 al organizar en Cairo un seminario que establece una nueva manera de ver el problema bajo el título de "La Mutilación Corporal de Mujeres Jóvenes". Este esfuerzo ha culminado con la fundación de la Sociedad Egipcia para la Prevención de Prácticas Dañinas contra la Mujer y el Niño.

A raíz de la CIPD, durante la cual la noticia de la clitoridectomía de una niña en Cairo se hizo enormemente pública alrededor del mundo gracias a su difusión a través de la Cadena de Noticias de Cable (CNN), miembros de grupos que hacen campañas en contra de la MGF fueron criticados severamente. En un seminario llevado a cabo en diciembre de 1994, Aida Seif al Dawla del Centro de Investigaciones de la Nueva Mujer, una organización no gubernamental, dijo: "Todo eso ocurrió sabiéndose muy bien que la circuncisión femenina no es ni un asunto religioso ni una medida que refleja ningún tipo de moralidad.

Es simplemente un balance político del poder, a costillas de las mujeres... La decisión de codificar la circuncisión en vez de criminalizarla, es una decisión de codificar el control de las mujeres, y de codificar la violencia en su contra, además de codificar su estadio inferior en la sociedad".

Aunque a la MGF se le asocia con el Islam, en el Corán no hay mandato que sancione su práctica, tal y como lo ha señalado el Jeque Mohammed Al Tatawi, Gran Mufti de Egipto. Además, en Egipto la MGF es una práctica cultural llevada a cabo tanto entre cristianos como mahometanos, y también se lleva a cabo en otros países del continente. La MGF prevalece en la banda de países africanos que se extiende a través del centro del continente. También se le encuentra en algunos países asiáticos y entre poblaciones de inmigrantes en Europa Occidental y Norteamérica. En Inglaterra y los Estados Unidos en una fecha tan reciente como son los años cuarenta y cincuenta, los médicos usaban la MGF para combatir la histeria, el lesbianismo, la masturbación y otras desviaciones sexuales percibidas en niñas y mujeres. La Convención sobre los Derechos del Niño de las Naciones Unidas, la cual el gobierno egipcio firmó en 1990, requiere que los gobiernos hagan efectivas medidas para la prohibición de prácticas tradicionales perjudiciales para la salud de niños. En 1982, la Organización Mundial de la Salud hizo una declaración formal en la que expresa oposición absoluta a la medicalización de la MGF en cualquier ambiente.

Se estima que 100 millones de niñas y mujeres de alrededor del mundo hayan sufrido la mutilación genital femenina. Cada año por lo menos 2 millones de niñas, 6 mil cada día, están en peligro de sufrir la MGF. Para aquellas que sobreviven la incisión, la cual se hace por lo general sin anestesia, las consequencias, que puede que, de por vida, afecten su salud, incluyen la infección crónica, el dolor severo durante la orina, la menstruación, las relaciones sexuales y el parto, y el trauma psicológico. Una manera extremada, de las muchas prácticas tradicionales de alrededor del mundo que niegan a las mujeres independencia e igualdad, tanto hombres como mujeres en culturas donde se practica defienden la MGF como ritual de iniciación y requisito social para el matrimonio, y se usa para controlar la sexualidad de las mujeres al hacer que guarden su virginidad y supriman su deseo sexual.

Qué puede hacer: 

Apoye los esfuerzos de organizaciones de mujeres en Egipto en la diseminación de conocimientos y esfuerzos para que se erradique completamente la mutilación genital femenina. Envíe cartas y peticiones pididiendo la revocación del decreto ministerial del 29 de octubre de 1994, el cual apoya y medicaliza la mutilación genital femenina en Egipto. Exprese su preocupación por las consecuencias físicas y psicológicas de la mutilación genital femenina en niñas pequeñas en Egipto y haga incapié de la declaración hecha por el Gran Mufti de Egipto respecto a que uno debe remitirse a la opinión de los médicos. Exija a las autoridades gubernamentales que respeten el juramento hecho por el Ministro de Salubridad en la Conferencia Internacional de Población y Desarrollo de prohibir la mutilación genital femenina y que pongan en movimiento el aparato legal en contra de aquellos que la practican. Las peticiones deben ser dirigidas al embajador egipcio de su país, y a:

Su Excelencia Muhammed Hosni Mubarak
Presidente de la República Arabe de Egipto
Palacio 'Abedine
Cairo, Egipto
Telexes: 93794 WAZRA UN
Telegramas: Presidente Mubarak, Cairo, Egipto

Su Excelencia Dr. Alí Abdel Fatah
Ministro de Salubridad
Ministerio de Salubridad
Calle Magles El Shaab
Cairo, Egipto