Egipto: garantizar la integración de los derechos de las mujeres en el Egipto post-revolucionario

Versión para impresoraSend to friend
ATENCIÓN: Esta campaña de acción archivada ha sido concluida o suspendida, y la información contenida en ella puede no estar actualizada. Véase la página Tome medidas por las campañas actualmente en curso.
Fecha: 
10 Jul 2011
Fecha de actualización: 
14 Mar 2013
ACTUALIZACIÓN: 

ACTUALIZACION DEL 14 DE MARZO DE 2013: La Constitución de Egipto fue aprobada mediante un referéndum en diciembre de 2012 a pesar de una participación inferior al 33%, unos votos a favor inferiores al 64% de la participación y la constante preocupación acerca de la falta de transparencia e inclusión en el proceso de redacción. El Parlamento sigue disuelto y las elecciones propuestas fueron suspendidas recientemente por los tribunales.

Igualdad Ya está diseñando estrategias junto a sus socios egipcios acerca de la mejor manera de exigir los derechos de las mujeres, incluyendo la revocación o la enmienda de leyes que discriminan a las mujeres y garantizar la integración significativa de las mujeres en todos los procesos políticos. Una de las causas de preocupación más seria son los recientes ataques a mujeres en la plaza Tahrir, que incluyen acoso sexual y violaciones en grupo. Muy pronto tendremos más información sobre cómo puede apoyar el trabajo que se lleva a cabo para abordar este problema.


ACTUALIZACIÓN 7 de marzo de 2012: A pesar de la promesa de los primeros cambios políticos en Egipto, que nos hicieron creer que una nueva nación democrática integraría a la mujer como agente social y político de pleno derecho, la realidad es que las mujeres egipcias temen que sus derechos se sigan deteriorando.  En la manifestación celebrada en El Cairo con motivo del Día Internacional de la Mujer, el pasado 8 de marzo, las mujeres reivindicaron de nuevo la aplicación de la Carta de las Mujeres, redactada el año pasado por más de 3.000 mujeres egipcias y respaldada por medio millón de conciudadanos, tanto hombres como mujeres. Igualdad Ya apoya la labor constante de las mujeres egipcias por conseguir que el gobierno se haga responsable de la promoción y protección de sus derechos humanos. Desde junio de 2001, la representación femenina en el Parlamento se ha visto drásticamente reducida y en la actualidad solo hay tres mujeres en el equipo de gobierno. ¡TOME MEDIDAS! Únase a nosotros para instar a las autoridades egipcias a atender las necesidades que exponemos a continuación, que resumen las reivindicaciones de las mujeres egipcias en la manifestación del 8 de marzo:

  1. Conseguir la igualdad entre hombres y mujeres, conforme a lo dispuesto en la Constitución y en las leyes, y crear mecanismos que aseguren la correcta aplicación de las mismas y el derecho a recurrir a los tribunales en caso de violación de los derechos humanos.
  2. Garantizar la igualdad de género y una representación equitativa de mujeres cualificadas y con experiencia en el comité encargado de redactar la nueva Constitución. 
  3. Adoptar las medidas necesarias para garantizar la participación política de las mujeres en todos los niveles de la toma de decisiones: partidos políticos, sindicatos e instituciones públicas.
  4. Salvaguardar los derechos sociales y económicos conquistados por la mujer en sus luchas anteriores y garantizar su capacidad para lograrlos.
  5. Cumplir todos los convenios internacionales que protegen los derechos de las mujeres, los niños y los seres humanos en general, así como abogar por la eliminación de las reservas a la convención CEDAW.
  6. Establecer derechos plenos de ciudadanía y un estado de derecho que propicie la revocación de todas las formas de discriminación por razones de sexo, edad, estado civil, clase, ideología, etc.

Partners in the revolution and democratic Egypt ©UN Women

Compañeros en la revolución y en la democracia posterior ©UN Women

Las mujeres egipcias desempeñaron un papel destacado en la revolución de principios de 2011. Fueron organizadoras, líderes y portavoces fundamentales a lo largo de todas las fases de la revuelta y salieron a la calle a manifestarse en masa. También ellas fueron golpeadas y algunas incluso sacrificaron sus vidas durante las protestas. Sin embargo, los acontecimientos posteriores a la revolución, como el llamamiento fundamentalista a segregar por género a la población en el transporte público y a imponer el velo a la mujer han hecho que los defensores de los derechos de la mujer estén profundamente preocupados por la posibilidad de que la mujer sea marginada en esta nueva era. “Las mujeres estamos muy preocupadas por lo que pueda depararnos el futuro. Parece que podríamos perder los derechos que teníamos antes de la revolución”, afirma Sulieman, defensora de los derechos de la mujer. Fatema Khafagy, de Alliance for Arab Women (alianza de mujeres árabes), señala que “en el camino hacia adelante, el gobierno egipcio debe incluir en todos los niveles a la mujer y defender sus derechos en todos los aspectos de la vida”.

>> ¡TOME MEDIDAS!

Las mujeres ya han sido excluidas de la redacción de la declaración constitucional, aprobada por el Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas el 30 de marzo de 2011 y que dirigirá la nación a través del periodo de transición hasta que el nuevo texto constitucional sea redactado y aprobado. Algunas disposiciones de esa declaración sugieren que las mujeres pueden seguir siendo excluidas de la participación en la vida pública. El artículo 26, por ejemplo, establece que el presidente del país debe ser de padre y madre egipcios y no estar casado con una mujer que no sea egipcia. Aunque no prohíbe específicamente a las mujeres ocupar el cargo presidencial, esta enmienda aparentemente pretende limitar la presidencia a los hombres. A pesar del lenguaje utilizado, ya hay una mujer que ha declarado su deseo de presentarse como candidata a las próximas elecciones presidenciales.

Las mujeres también han quedado fuera del nuevo gobierno del Primer Ministro Issam Sharaf, y prueba de ello es que únicamente hay una entre los 26 ministros. Asimismo, no está claro cuántos escaños estarán reservados a mujeres en las elecciones parlamentarias de septiembre de 2011. El nuevo Parlamento estará formado por la Asamblea Popular (cámara baja) y el Consejo de la Shura (cámara alta). El artículo 38 de la declaración constitucional establece que la ley regulará el derecho de presentar las candidaturas a la Asamblea Popular y el Consejo de la Shura conforme al sistema electoral establecido, que deberá incluir un mínimo de mujeres en ambas cámaras, aunque no especifica el número mínimo. En 2009, la Asamblea Popular aprobó la reserva de una cuota aproximada del 14% de los escaños en esta cámara para las mujeres. El Consejo de la Shura no cuenta en la actualidad con ninguna cuota reservada a las mujeres. Hasta entonces, la representación de la mujer en ambas cámaras siempre había sido muy baja, inferior al 2% y al 7% respectivamente.

En junio de 2011, Alliance for Arab Women congregó a más de 3.000 egipcias para elaborar la Carta de las Mujeres (sólo en inglés). Este documento, firmado por 500.000 personas y asociaciones, fue entregado al Primer Ministro de Egipto el pasado 5 de junio de manos de Michele Bachelet, la directora ejecutiva de ONU Mujeres. La Carta contiene un listado completo de peticiones para garantizar la integración de los derechos e intereses de la mujer en todos los marcos e instituciones post-revolucionarias. Las principales demandas son las siguientes:

  • Que las mujeres estén representadas en el comité encargado de redactar el borrador de la nueva Constitución, en todos los comités legislativos y en todos los foros de diálogo que abordan cuestiones de índole nacional.
  • Que las mujeres ocupen al menos el 40% de los puestos ministeriales y el 30% de las listas electorales para el Parlamento.
  • Que la nueva constitución establezca de forma explícita la plena igualdad entre hombres y mujeres en todas las esferas de la vida.
  • Que las mujeres tengan las mismas oportunidades que los hombres para acceder al mercado laboral, a los créditos, al capital y a los cursos de capacitación, así como protección de cualquier tipo frente al acoso sexual en el lugar de trabajo.
  • Que se revisen las leyes discriminatorias contra la mujer, y que se reforme en concreto la Ley de la Familia para plasmar la dignidad humana y la justicia de todos los miembros de la familia.
  • Que las mujeres licenciadas en Derecho tengan las mismas oportunidades que los hombres para acceder a puestos de la judicatura.
  • Que se ponga en marcha una sólida maquinaria relacionada con la mujer, junto a los puntos focales de género necesarios en todos los ministerios y provincias, que se constituya un comité de igualdad de género en el Parlamento y que se elija la figura del Defensor del Pueblo para la igualdad de género con el fin de garantizar la inclusión de este aspecto en todas las políticas, los planes y programas del gobierno y en los sistemas legislativos y judiciales.
  • Que se formule una política nacional para reflejar una imagen positiva de la mujer y contribuir a crear una cultura en la que no tenga cabida la discriminación contra la mujer.

La Constitución egipcia establece que todos los ciudadanos son iguales ante la ley y que tienen los mismos derechos y obligaciones sin que puedan ser discriminados por razón de sexo. Egipto ha ratificado además varios instrumentos internacionales de derechos humanos, entre ellos la Convención sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación contra la Mujer (CEDAW, por sus siglas en inglés), el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos (ICCPR, por sus siglas en inglés) y el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales (ICESCR, por sus siglas en inglés). Todos ellos establecen la igualdad entre hombres y mujeres.  

En sus observaciones finales, tras la reunión que mantuvo con el gobierno egipcio en febrero de 2010, el Comité de las Naciones Unidas para la Eliminación de la Discriminación contra la Mujer (CEDAW), que se encarga de supervisar la ejecución de la convención anteriormente mencionada, instó a este país a “adoptar medidas especiales de carácter temporal… a fin de acelerar la participación plena y equitativa de la mujer en las diferentes fases del proceso electoral”, a que “modifique o revoque sin demora y dentro de unos plazos precisos la legislación discriminatoria” y a “que adopte medidas efectivas en el mercado de trabajo estructurado para eliminar la segregación ocupacional horizontal y vertical, reducir y eliminar las diferencias salariales entre las mujeres y los hombres, y aplicar el principio de igual remuneración e igualdad de oportunidades en el empleo…”.

Las próximas elecciones parlamentarias están previstas para septiembre de 2011, y las presidenciales para el mes de noviembre del mismo año.

Qué puede hacer: 

Escriba a las autoridades egipcias para que tomen medidas y atiendan las peticiones contenidas en la Carta de las Mujeres. Haga un llamamiento para que el 30% de las listas electorales esté formado por mujeres, a fin de que éstas tengan la oportunidad de participar en la vida pública del país. Entre otras cosas, el nuevo gobierno debería garantizar la representación de la mujer en el comité constitucional y asegurarse de que al menos el 40% de los puestos ministeriales estuviera reservado a las mujeres, que se revisaran las leyes discriminatorias, que la mujer tenga acceso a las mismas oportunidades laborales y empresariales en igualdad de condiciones que los hombres, y que exista la maquinaria necesaria para defender a las mujeres. Recuerde a las autoridades que deben cumplir las obligaciones asumidas por Egipto en virtud de la CEDAW, el ICCPR y el ICESR.

>> ¡TOME MEDIDAS!

Las cartas deben ir dirigidas a:
• Prime Minister Hesham Qandil, Magless El Shaàb Street, Al Kasr El Einy, El Cairo, EGIPTO / Teléfono: +202-2793-5000, Fax: +202-2795-8048, E-mail: pm@cabinet.gov.eg
Enviar una copia a:
• Field Marshal Mohamed Hussein Tantawi, Supreme Council of the Armed Forces, 11 Al’ourubah Street, El Cairo, EGIPTO / Fax: +202-241-83761, E-mail: amd@mmc.gov.eg (Tenga en cuenta que algunos correos no llegaron a esta dirección. Firmas en línea serán recogidas y enviadas por fax.)

Cartas: 

Estimado Primer Ministro: 

Le escribo para expresar mi apoyo a la petición de las mujeres egipcias de que se incluya plenamente a la mujer y sus derechos en todas las instituciones post-revolucionarias y los marcos políticos generados en esta nueva era, tal y como se establece en la Carta de las Mujeres egipcias firmada por más de 500.000 personas, que le ha entregado Michele Bachelet, Directora Ejecutiva de ONU Mujeres.

Las mujeres egipcias han trabajado codo con codo con los hombres en la revolución y merecen el reconocimiento como ciudadanas de pleno derecho y en igualdad de condiciones en la era post-revolucionaria. Este reconocimiento se ajusta a la constitución egipcia y a las obligaciones internacionales de Egipto, incluido el Pacto Internacional de los Derechos Civiles y Políticos, el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales y la Convención sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación contra la Mujer.

La Carta de las Mujeres establece medidas concretas para alcanzar la igualdad de género, unas medidas que serán reiteradas con motivo del Día Internacional de la Mujer 2012. Quisiera hacerle un llamamiento para:

  • Que las mujeres estén representadas en el comité encargado de redactar el borrador de la nueva Constitución, en todos los comités legislativos y en todos los foros de diálogo que abordan cuestiones de índole nacional;
  • Que las mujeres ocupen al menos el 40% de los puestos ministeriales y el 30% de las listas electorales para el Parlamento;
  • Que la nueva constitución establezca de forma explícita la plena igualdad entre hombres y mujeres en todas las esferas de la vida;
  • Que las mujeres tengan las mismas oportunidades que los hombres para acceder al mercado laboral, a los créditos, al capital y a los cursos de capacitación, así como protección de cualquier tipo frente al acoso sexual en el lugar de trabajo;
  • Que se revisen las leyes discriminatorias contra la mujer, y que se reforme en concreto la Ley de la Familia para plasmar la dignidad humana y la justicia de todos los miembros de la familia;
  • Que las mujeres licenciadas en Derecho tengan las mismas oportunidades que los hombres para acceder a puestos de la judicatura;
  • Que se ponga en marcha una sólida maquinaria relacionada con la mujer, junto a los puntos focales de género necesarios en todos los ministerios y provincias, que se constituya un comité de igualdad de género en el Parlamento y que se elija la figura del Defensor del Pueblo para la igualdad de género con el fin de garantizar la inclusión de este aspecto en todas las políticas, los planes y programas del gobierno; y
  • Que se formule una política nacional para reflejar una imagen positiva de la mujer y contribuir a crear una cultura en la que no tenga cabida la discriminación contra la mujer.

Estas medidas garantizarán un mejor futuro para las mujeres y los hombres egipcios, basado en la autodeterminación, el respeto mutuo y la dignidad.

Gracias por su atención. 

Atentamente,

cc: Field Marshal Mohamed Hussein Tantawi, Supreme Council of the Armed Forces, 11 Al’ourubah Street, El Cairo, EGIPTO / Fax: +202-241-83761, E-mail: amd@mmc.gov.eg