Palabras y Hechos: Haciendo a los Gobiernos Responsables en el Proceso de Evaluación de Beijing + 10

Versión para impresoraSend to friend
ATENCIÓN: Esta campaña de acción archivada ha sido concluida o suspendida, y la información contenida en ella puede no estar actualizada. Véase la página Tome medidas por las campañas actualmente en curso.
Fecha: 
1 Mar 2004

Informe Beijing +10 (PDF, 447K)

El derecho fundamental a la igualdad ha sido afirmado y reafirmado repetidamente por los gobiernos en tratados, declaraciones y conferencias internacionales, así también como en las constituciones nacionales. Sin embargo, la discriminación contra las mujeres en sus formas más flagrantes continúa siendo practicada en países en todo el mundo. En septiembre de 1995, seis mil delegados y delegadas de 189 países en la Cuarta Conferencia Mundial sobre la Mujer en Beijing adoptaron una Declaración reafirmando su compromiso fundamental de “defender los derechos y la dignidad humana intrínseca de las mujeres y los hombres”. También adoptaron la Plataforma de Acción de Beijing, en la que prometieron “garantizar la igualdad y la no discriminación ante la ley y en la práctica”, y más específicamente en el Párrafo 232 (d) “revocar cualesquiera leyes restantes que discriminen por motivos de sexo y eliminar el sesgo de género en la administración de justicia”. En junio de 2000, un período extraordinario de la Asamblea General pasó revista a la implementación de la Plataforma de Acción, y los gobiernos prometieron en un Documento de resultados que adoptaron, pasar revista a la legislación nacional “con miras a tratar de eliminar lo antes posible, preferiblemente antes del año 2005, las disposiciones discriminatorias…” La fecha tope del 2005 se aproxima rápidamente, y sin embargo hay leyes que discriminan explícitamente en contra de las mujeres que permanecen en vigencia en muchos países.

En 1999, Igualdad Ya publicó Palabras y Hechos: Haciendo a los Gobiernos Responsables en el Proceso de Evaluación de Beijing + 5, un informe que presentaba ejemplos representativos de leyes discriminatorias en 45 países en todo el mundo, y hacía un llamado a los respectivos gobiernos a rescindir estas leyes de acuerdo con el compromiso asumido en la Plataforma de Acción de Beijing. Ha habido varias reformas legales importantes en algunos países. Igualdad Ya aplaude las reformas hechas por los gobiernos de Bahamas, Costa Rica, Francia, Jordania, México, Papúa Nueva Guinea, Perú, Suiza, Turquía, Venezuela y la República Federal de Yugoslavia-República de Serbia, para eliminar las leyes discriminatorias señaladas por Igualdad Ya en su informe inicial. Estas reformas demuestran un compromiso con la igualdad y el respeto por los acuerdos hechos en Beijing y otras obligaciones legales internacionales. Son un ejemplo a seguir para todos los gobiernos. El gobierno de Nepal hizo enmiendas a varias leyes sobre la propiedad para eliminar provisiones discriminatorias, incluyendo una ley que daba a las hijas el derecho de compartir una propiedad de la familia sólo si tenían 35 años y no estaban casadas. No logró sin embargo, derogar una provisión requiriendo a las mujeres a devolver tal propiedad si se casa.

Una gran mayoría de las leyes discriminatorias citadas por Igualdad Ya en su informe de hace cinco años aún siguen vigentes. El informe actualizado adjunto a esta Actualización de Acción Mujeres incluye estas y otras leyes que perpetúan explícitamente de jure la discriminación con respecto a estado personal, económico, civil y violencia contra las mujeres. Éstas son algunas de las tantas leyes existentes que contradicen fundamentalmente le letra y el espíritu de la Plataforma de Acción (así como también la Declaración Universal de Derechos Humanos, los Pactos Internacionales de Derechos Civiles y Políticos, y Derechos Económicos, Sociales y Culturales, y la Convención sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer). En previsión del décimo aniversario de la adopción de la Plataforma de Acción de Beijing y la fecha tope del 2005 para la eliminación de leyes discriminatorias, Igualdad Ya hace un llamado a todos los gobiernos a rescindir estas leyes en el plazo de un año, para demostrar su compromiso de implementar la Plataforma de Acción de Beijing.

 

Las leyes explícitamente discriminatorias que mencionan a las mujeres por nombre son sólo una pequeña parte de la discriminación que las mujeres enfrentan diariamente en todos los países del mundo. De muchas y variadas maneras, el derecho de las mujeres a la igualdad es omnipresente e invisiblemente negado e impedido, su desigualdad social oficialmente ratificada. Algunas constituciones eximen específicamente de las garantías de igualdad ciertas leyes que afectan particular y profundamente las vidas de las mujeres, como la ley de familia y la herencia de propiedad, en deferencia a leyes discriminatorias religiosas o consuetudinarias. Las leyes adoptadas para promover la igualdad en el empleo raramente garantizan igual salario para trabajo de igual valor, y el trabajo doméstico casi nunca está cubierto por las leyes laborales, con el resultado de que las mujeres en los trabajos más segregados por sexo continúan mal remuneradas y desprotegidas. Las autoridades en la mayoría de los países típicamente son reacias a responder vigorosamente a la violencia doméstica, con la consecuencia de que las mujeres, las principales víctimas del asalto íntimo, tienen menos seguridad personal. Algunos países definen la venta de sexo como un delito, y no la compra de sexo, y por lo tanto criminalizan a aquellas que son explotadas, principalmente mujeres, mientras que al mismo tiempo no hacen tomar responsabilidad a aquellos que las explotan, casi siempre hombres, por este abuso. En los países en los que el aborto es un delito, las mujeres se ven forzadas a llevar un embarazo a término, o llevan la carga exclusiva de los peligros de un aborto ilegal, que puede ser fatal. Cuando las leyes promueven o perpetúan la desigualdad, aún cuando su lenguaje aparezca como neutral en términos de género, constituyen una forma de discriminación en violación de las normas internacionales. Para implementar la Plataforma de Acción de Beijing, que reclama “la no discriminación ante la ley y en la práctica”, los gobiernos deben pasar revista a todas las leyes que tienen un impacto discriminatorio, y remediar esta discriminación.

La ley es la expresión más formal de una política de gobierno. Un gobierno que permite la permanencia de las leyes discriminatorias está apoyando y promoviendo la desigualdad. Sin igualdad ante la ley, las mujeres carecen de recursos cuando se enfrentan a la discriminación que afecta todos los aspectos de su vida, incluyendo la seguridad, la integridad física, la vida familiar, el estado comunitario y sus perspectivas políticas, económicas y sociales. El hecho de que haya leyes – de hecho, muchas leyes – que discriminan explícitamente contra las mujeres casi 10 años después de la adopción de la Plataforma de Acción de Beijing, 25 años después de la adopción de CEDAW, y 55 años después de la adopción de la Declaración Universal de Derechos Humanos que afirma que “todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos”, es inaceptable.
 

Qué puede hacer: 

Por favor, escriba a los jefes de estado de los países mencionados en este informe e haga un llamado para que aseguren que las leyes mencionadas, y cualquier otra ley discriminatoria vigente, sean derogadas o enmendadas antes de la fecha tope acordada de 2005. Úrjales a que asuman y concreten estas reformas como una muestra de su compromiso verdadero a la letra y el espíritu de la Plataforma de Acción de Beijing de 1995 y el Documento de resultados adoptado en el 2000. Para abordar al impacto dañino y desproporcionado sobre las mujeres de las leyes que son neutrales en términos de género en su lenguaje, haga un llamado a su propio gobierno a emprender una revisión exhaustiva, en coordinación con grupos de mujeres en el país, de las leyes existentes para identificar y abordar cualquier impacto de discriminación sexual que estas leyes puedan tener, a través de la reforma legal u otras medidas necesarias para asegurar la implementación no discriminatoria de la ley. Este llamado debe ser dirigido a su Ministro de Justicia, así como también a su Presidente o Primer Ministro. Comparta este informe y sus preocupaciones con los medios y el público en general, para conseguir su apoyo en esta campaña para hacer que los gobiernos tomen responsabilidad por sus compromisos contraídos en la Plataforma de Acción de Beijing. Por favor, manténganos informadas acerca de sus esfuerzos en la campaña e infórmenos acerca de leyes discriminatorias en su país y también de los esfuerzos que se están realizando para cambiarlas.