Global: Enmienda de todas las leyes de Nacionalidad y Ciudadanía discriminatorias por razón de sexo

Versión para impresoraSend to friend
Fecha: 
30 Ene 2013

ver pdf

Nacida y criada en Líbano de madre libanesa, Nour fue obligada a casarse en Egipto a los 15 años con un pariente de su padre. Sus padres temían que, debido a que ella no tiene derecho a solicitar la ciudadanía libanesa a través de su madre, no pudiera quedarse en Líbano cuando fuera adulta ni tuviera acceso a la educación o al mundo laboral, lo que la sumiría en la indefensión.

¡TOME MEDIDAS! << Suscriba nuestra petición para la derogación de las leyes de Nacionalidad discriminatorias.

Líbano no es el único país donde existe este problema. El gráfico mostrado a continuación ilustra el número de países en los que las mujeres no pueden transmitir su nacionalidad a sus hijos, nacidos en el propio país o en el extranjero, ni a sus cónyuges. También se ilustra el pequeño número de países en los que los hombres solteros no pueden transmitir su nacionalidad a sus hijos si no cumplen unos requisitos adicionales tales como comprometerse a sostener financieramente a los hijos.

Shireen no puede registrar en su pasaporte jordano a sus hijos nacidos en Jordania porque el padre de sus hijos es de otro país. Ella tuvo un matrimonio problemático y le aterroriza que su marido se lleve los niños a su país y le ponga todos los impedimentos habidos y por haber para poder recuperarlos o verlos. Ella también está pensando en casar a su hija para ofrecerle la seguridad de la que ella carece.

En estos dos ejemplos, si el padre de Norah hubiera sido libanés en lugar de la madre y si el marido de Shireen hubiera sido jordano en lugar de ella, los hijos hubieran tenido derecho automáticamente a la nacionalidad jordana y no hubieran tenido que afrontar las consecuencias que se derivan de unas leyes de Nacionalidad discriminatorias, como por ejemplo el matrimonio de menores.

En los últimos 13 años, Igualdad Ya ha exigido la derogación de todas las leyes discriminatorias por razón de sexo; sin embargo, pese a los reiterados compromisos de las autoridades por hacerlo, la discriminación por razón de sexo sigue persistiendo, incluso en las leyes de Nacionalidad y Ciudadanía. La nacionalidad es un paso fundamental para que las personas puedan acceder a una vida justa y decente y a la igualdad de derechos en lo que respecta a la educación, la sanidad, el trabajo, la elección matrimonial y muchas más cosas. Las mujeres y los hombres deberían tener los mismos derechos para la transmisión de su nacionalidad a sus hijos y  cónyuges, pero es muy habitual que las leyes que rigen la ciudadanía se basen, y por tanto consoliden, en los roles estereotipados de las mujeres y los hombres. Esto no tan sólo impide la igualdad entre mujeres y hombres, sino que también causa un sufrimiento, una indefensión y un daño innecesario a todas las personas discriminadas.

El informe completo de Igualdad Ya, Campaña para la erradicación de las leyes de Nacionalidad y Ciudadanía discriminatorias por razón de sexo, que ha sido enviado a la Oficina del Alto Comisionado de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, documenta una amplia variedad de consecuencias perjudiciales e insta a las autoridades a eliminar cualquier discriminación contra las mujeres en la transmisión de su nacionalidad a sus maridos o hijos. El informe hace hincapié en aquellos países en los que las mujeres no disfrutan de los mismos derechos que los hombres para la transmisión de su nacionalidad, lo que comporta enormes dificultades para las familias afectadas. Disponible en línea en www.equalitynow.org/es/nationality_report.

Las consecuencias que se derivan de la incapacidad, principalmente por parte de las mujeres, de transmitir su nacionalidad a sus hijos o cónyuges, pueden llegar a ser muy graves, entre ellas:  

  • la condición de apátrida (carencia de nacionalidad) 
  • miedo a la deportación de los hijos y del marido
  • una indefensión añadida de las chicas ante un matrimonio forzoso a una edad temprana
  • una mayor vulnerabilidad de las mujeres ante los matrimonios abusivos
  • dificultades para que las mujeres puedan reclamar la custodia y/o el acceso a los hijos en caso de ruptura del matrimonio
  • la falta de acceso a una educación pública para los hijos
  • la falta de acceso a unos servicios médicos y a una sanidad pública
  • la falta de acceso a las prestaciones sociales
  • la incapacidad para registrar las propiedades personales
  • una reducida libertad de movimientos, como por ejemplo viajar al extranjero
  • un acceso limitado a las oportunidades laborales y económicas
  • traumas y ansiedad

Las leyes de Nacionalidad son muy complejas, pero la eliminación de cualquier tipo de discriminación entre hombres y mujeres es clara y concisa y debería lograrse con la aplicación de una reforma legal inmediata.

Qué puede hacer: 

¡TOME MEDIDAS! << Suscriba nuestra petición para la derogación de las leyes de Nacionalidad discriminatorias.

  • Firme en línea nuestra petición y exija una reforma legal inmediata para eliminar la discriminación entre hombres y mujeres en las leyes de Nacionalidad y Ciudadanía de todo el mundo, o háganos saber su deseo de hacerlo utilizando la información de contacto que encontrará más abajo.
  • Comparta la petición con sus amigos y compañeros e ínsteles a participar en la campaña.
Cartas: 

TEXTO DE LA PETICIÓN

Se necesitan leyes favorables que coloquen a las mujeres a la misma altura que los hombres para proteger y promover los derechos de las mujeres y de este modo facilitar su total participación social, económica y política.  La igualdad legal ofrece a las mujeres la igualdad de condiciones necesaria para que puedan tomar sus propias decisiones, demostrar sus competencias y materializar sus esperanzas y sueños, lo cual influye positivamente en el desarrollo de la sociedad en general.

Instamos a sus autoridades a que enmienden, con carácter de urgencia, las disposiciones discriminatorias por razón de sexo de sus leyes de Nacionalidad para que las mujeres y los hombres puedan transmitir su nacionalidad a sus hijos y/o cónyuges con carácter igualitario y no discriminatorio.

Esta petición insta a los gobiernos de los países mencionados a continuación a enmendar todas las disposiciones discriminatorias existentes en sus constituciones, leyes, normativas y políticas que impiden que los hombres y las mujeres puedan transmitir su nacionalidad a sus hijos y cónyuges con carácter igualitario: Arabia Saudí, Austria, Bahamas, Baréin, Bangladesh, Barbados, Benín, Brunei, Burundi, Camerún, Comoros, Congo (República del), Dinamarca, Egipto, Emiratos Árabes Unidos, Estados Unidos de América, Guatemala, Guinea, Irán, Iraq, Islas Salomón, Jordania, Kiribati, Kuwait, Lesoto, Líbano, Liberia, Libia, Madagascar, Malaui, Malasia, Mali, Marruecos, Mauritania, Nauru, Nepal, Níger, Nigeria, Omán, Pakistán, Qatar, República Árabe Siria, República Centroafricana, Santa Lucía, San Vicente y las Granadinas, Senegal, Sierra Leona, Somalia, Sudán, Surinam, Suazilandia, Tailandia, Tanzania, Togo, Túnez, Vanuatu, Yemen.