Nepal: La mortalidad materna cuando el aborto es un delito punible: el caso de Bimla

Versión para impresora
Número de acción: 
10.2
ATENCIÓN: Esta campaña de acción archivada ha sido concluida o suspendida, y la información contenida en ella puede no estar actualizada. Véase la página Tome medidas por las campañas actualmente en curso.
Fecha: 
1 May 1998

Bimla

En esta fotografía aparece una mujer nepalí de veinte años de edad junto a su esposo y sus dos hijas, que tienen uno y tres años de edad. Poco después de que la fotografía fuera tomada, Bimla quedó embarazada otra vez. Acosada por sus familiares políticos, quienes temían que Bimla tuviera otra hija en vez del nieto que ellos esperan, Bimla buscó la manera de hacerse un aborto. Bimla encontró a alguien que le hiciera un aborto a escondidas y esta persona le puso dos cápsulas en la vagina. Al día siguiente, después de tener dolorosas contracciones, Bimla empezó a sangrar. La hemorragia duró tres días y Bimla murió. De acuerdo al registro del hospital, su muerte se debió a la septicemia que le produjo el aborto ilegal que se hizo. Se estima que en Nepal mueren doce mujeres cada día por causa del embarazo y que la mitad de estas muertes, seis cada día, se deben a complicaciones relacionadas con el aborto. En junio de 1996, Igualdad Ya dio a conocer el caso de Lok Maya Adhikari, una campesina nepalí de treinta y ocho años de edad, que fue encarcelada durante un año, acusada de haberse hecho un aborto. El presunto responsable del embarazo, Bhim Prashad Poudel, también fue arrestado, pero negó ser responsable del embarazo y del aborto, y fue declarado inocente. Lok Maya Adhikari fue puesta en libertad después de servir la condena de un año en su totalidad.

En Nepal, cualquier acto que lleve a un aborto se castiga con la cárcel. Las leyes en contra del aborto, que pertenecen a la categoría "homicidio", no permiten las excepciones, aun en los casos en que la salud o la vida de la madre peligran, o cuando el embarazo es el producto de una violación o el incesto. La pena para las mujeres que se hacen abortos o aquellos que llevan a cabo los abortos, oscila entre los tres meses y los tres años de cárcel. A causa de las leyes en contra del aborto, cientos de mujeres han estado en la cárcel. Anualmente miles de mujeres sufren las extremadamente peligrosas condiciones que caracterizan hacerse un aborto a escondidas, lo cual incluye métodos como ingerir sustancias químicas y hierbas medicinales, e introducirse sustancias foráneas en la matriz, como mercurio, trozos punzantes de vidrio, o palos cubiertos con una mezcla de hierbas o boñiga. Cualquier mujer de Nepal que se haga un aborto no sólo está en peligro de ser encarcelada sino que también puede quedar estéril, sufrir un padecimiento crónico o hasta morir a causa de la falta de supervisión e higiene que caracterizan las condiciones en que se llevan a cabo los abortos. La Dra. Aruna Uprety, médica y activista importante en la lucha por el derecho al aborto en Nepal, ha visto a muchas mujeres morir a causa de complicaciones producidas por el peligro que se corre con un aborto ilegal; también reconoce publicamente el haber llevado a cabo abortos. "Después de ver morir a tantas mujeres por la ruptura de sus órganos, de septicemia o de hemorragia masiva, llegué a la conclusión de que convertir al aborto en un acto criminal equivale a matar mujeres a diario." Las complicaciones relacionadas con el aborto son en gran parte la causa de la tasa de mortalidad materna de Nepal: 1.500 de cada 100.000, la tasa de mortalidad materna más alta de cualquier país del sur de Asia, de acuerdo al informe de la Unicef de 1996. Nepal es uno de los pocos países del mundo donde la esperanza de vida de las mujeres es inferior a la de los hombres.

En Nepal, al igual que en otros países, las leyes en contra del aborto perjudican más que todo a las mujeres de bajos recursos económicos. Éstas son, practicamente, las únicas a quienes se enjuicia por haber cometido un acto criminal, además de ser las más vulnerables a los riesgos a la salud que acompañan a los abortos que se llevan a cabo en ambientes donde hace falta la presencia médica. Por el contrario, las mujeres que gozan de recursos económicos más elevados pueden hacerse abortos seguros y clandestinos fácilmente a manos de doctores, en clínicas privadas y a cambio de precios inflados por la ilegalidad de la práctica. Ni a estas mujeres ni a los doctores se les enjuicia, a pesar de que se sepa que en esas clínicas se llevan a cabo abortos.

Desde 1994 se ha estado tratando de enmendar la ley del aborto. La enmienda que se propone en la actualidad permitiría que las mujeres casadas tuvieran abortos durante el primer trimestre del embarazo siempre y cuando el marido hubiera dado su consentimiento. En el caso de que el embarazo fuera el producto de una violación o el incesto, se le permitiría a cualquier mujer tener un aborto durante el primer o el segundo trimestre. Se permitiría el aborto en cualquier momento del embarazo si la vida de la madre estuviera en peligro, si su salud física o mental estuvieran en peligro, o si el feto fuera deforme, siempre y cuando lo hubiera recomendado un médico autorizado. La consideración parlametaria de esta enmienda ha sido impedida por las crisis políticas y cambios en el gobierno. El 31 de julio de 1997 fue presentado el Proyecto de Ley No. 11 en el que se tratan varios asuntos relacionados con los derechos de la mujer, incluyendo la herencia de propiedades, nupcias de niñas, la poligamia, las violaciones sexuales y la enmienda a la ley del aborto. El proyecto de ley espera a que el Comité de Derechos Humanos del Parlamento tome una decisión. Igualdad Ya acepta y apoya que se realice esta iniciativa en Nepal para que las mujeres puedan tener acceso a abortos seguros y legales. Sin embargo, las estipulaciones que se proponen en el proyecto de ley restringen el derecho que toda mujer embarazada tiene de tomar sus propias decisiones en asuntos relacionados a la reproducción ya que anteponen como prerrequisito el permiso del marido. En realidad estas estipulaciones traspasan del estado a los maridos el manejo de derechos que corresponden a las mujeres. A Igualdad Ya también le preocupa que el proyecto de ley no incluya a las mujeres solteras, excepto cuando el embarazo sea el producto de una violación o el incesto.

De acuerdo a un informe presentado en marzo de 1998 por la Organización Mundial de la Salud (OMS), se ha encontrado evidencia de que las leyes en contra del aborto están ligadas a tasas más altas de abortos que representan un riesgo para la mujer y a tasas más altas de mortalidad materna, y se estima que en el mundo entero unas 80.000 mujeres mueren anualmente a causa de la práctica de abortos sin supervisión médica. El informe también indica que "al contrario de lo que se cree, la legalización del aborto no significa necesariamente que la tasa de abortos aumente", y que en Barbados, Canadá, Túnez y Turquía la tasa de abortos no aumentó una vez que las leyes se enmendaron para permitir mayor acceso al aborto.

Qué puede hacer: 

Por favor, escriba al Presidente de la Comisión para la Reforma de la Ley y a los otros funcionarios del gobierno que aparecen a pie de página. Exprese su preocupación por la existencia de leyes en contra del aborto que hacen que Nepal tenga una tasa de mortalidad materna tan alta. También exprese que muchas muertes pueden haber sido prevenidas si hubiera habido acceso a abortos seguros y legales. Mencione que en la Cuarta Conferencia Mundial de la Mujer de las Naciones Unidas, llevada a cabo en Beijing en 1995, se urgió a los gobiernos mediante la Plataforma de Acción a"ocuparse de los efectos que en la salud tienen los abortos realizados en condiciones no adecuadas como un importante problema de salud pública" y "considerar la posibilidad de revisar las leyes que prevén medidas punitivas contra las mujeres que han tenido abortos ilegales". Mencione también que el reciente informe de la OMS indica que las leyes en contra del aborto matan a las mujeres y que no previenen necesariamente los abortos. Exprese su apoyo por los esfuerzos que se hacen por enmendar la ley del aborto, a la vez que haga sentir su preocupación por las estipulaciones que hacen necesario el permiso del marido y que excluyen a las mujeres solteras. Pida que se enmiende el Proyecto de Ley de manera que tome en cuenta estos asuntos y que pasen la ley lo más pronto posible, con el fin de salvar vidas. Las cartas deben ser dirigidas a:

 

Chairman, Human Rights Committee
Parliament
Singh Darbar
Kathmandu, Nepal

Secretary
Ministry of Law
Babar Mahal
Kathmandu, Nepal

 

Secretary
Parliament
Singh Darbar
Kathmandu, Nepal

Secretary
Ministry of Women and Social Welfare
Social Welfare Building, Lainchaur
Kathmandu, Nepal