Bosnia-Herzegovina: Radovan Karadzic y Ratko Mladic Siguen En Libertad

Versión para impresoraSend to friend
ATENCIÓN: Esta campaña de acción archivada ha sido concluida o suspendida, y la información contenida en ella puede no estar actualizada. Véase la página Tome medidas por las campañas actualmente en curso.
Fecha: 
1 Ago 2001

Hay campos de violación por todo el país. Miles de mujeres son violadas y asesinadas… miles están embarazadas como resultado de violaciones. Una y otra vez, en todos los lugares que visité, las mujeres me contaban historias abominables &emdash; de cómo fueron encerradas en un cuarto, violadas repetidamente y amenazadas con que se las iba a retener allí hasta que dieran a luz hijos serbios. Escuché historias de hombres violados, de incesto forzoso &emdash; padres obligados a violar a sus hijas, hermanos obligados a violar a sus hermanas. Hay una campaña deliberada y sistemática dirigida por las fuerzas serbias de destruir la sexualidad, la estructura familiar, la vidas y el espíritu de los no serbios, y en particular al pueblo musulmán que vive en Bosnia-Herzegovina.

—Feryal Gharahi, miembro de la junta directiva de Igualdad Ya, durante una misión investigativa en 1993.

Aún no hay justicia para las mujeres cuyos cuerpos y vidas fueron violados y quebrantados bajo la política genocida de la "limpieza étnica" perpetrada en Bosnia por Radovan Karadzic, líder de los serbios de Bosnia, y Ratko Mladic, comandante en jefe del ejército serbio de Bosnia. Durante años, las fuerzas dirigidas por ellos realizaron una horrorosa campaña de tortura, violación y muerte. Igualdad Ya ha estado denunciando el uso sistemático de la violación contra los musulmanes de Bosnia desde 1992, y ha reclamado reiteradamente la detención de Karadzic y Mladic. El 25 de julio de 1995, el Tribunal Criminal Internacional de Naciones Unidas para la Ex-Yugoslavia encausó a Radovan Karadzic y Ratko Mladic, acusándolos de genocidio y crímenes de lesa humanidad. Entre las acusaciones en la lista de actos y omisiones atribuídos a Karadzic y Mladic se incluyen "asesinatos, violaciones y asaltos sexuales, torturas, golpes, robos y otras formas de abuso mental y físico" de detenidos musulmanes y croatas de Bosnia. Los cargos especifican además que "en muchas instancias, las mujeres y niñas detenidas eran violadas en los campos o eran llevadas de los centros de detención y violadas o abusadas sexualmente en otros sitios".

Más de cinco años después de ser encausados por el Tribunal, Radovan Karadzic y Ratko Mladic aún siguen en libertad. Hasta hace poco, eran vistos en público frecuentemente y supuestamente cruzaron retenes en los cuales podrían haber sido detenidos, aún cuando las Fuerzas de Estabilización (SFOR) comandadas por la OTAN están obligadas "a detener y transferir al Tribunal a las personas acusadas de crímenes de guerra cuando el personal de las SFOR entra en contacto con ellos en el ejercicio de sus funciones". Aunque ha habido varios informes no confirmados de intentos fallidos por parte de la OTAN de arrestar a Radovan Karadzic, en abril de 2001 se citó a Karadzic diciendo "yo circulo normalmente, voy a ceremonias de bautismo, me junto con mis amigos y mis soldados, y recientemente hasta estuve en Sarajevo". Se informa que Mladic estuvo viviendo en Belgrado hasta febrero del 2001. Se cree que ahora ambos están escondidos en la Republika Srpska, la entidad serbia que forma parte de Bosnia-Herzegovina. Según los términos de los Acuerdos de Paz firmados en Dayton, la Republika Srpska tiene la obligación de "cumplir con toda orden o pedido por parte del Tribunal Internacional para la Ex-Yugoslavia de arresto, detención, entrega o acceso a personas quienes …. están acusadas de violaciones dentro de la jurisdicción del Tribunal". El 25 de julio de 2001 el Parlamento de la Republika Srpska aprobó una ley que debería allanar el camino para cooperar con el Tribunal.

Un logro importante en la justicia criminal internacional tuvo lugar el 28 de junio de 2001. Bajo una intensa presión internacional, el gobierno de la República de Yugoslavia entregó al ex-presidente Slobodan Milosevic al Tribunal. Al día siguiente, la fiscal del Tribunal, Carla del Ponte, reiteró el llamado por la detención de Karadzic y Mladic, caracterizando de "escandaloso" el hecho de que no han sido arrestados. Muchas de las atrocidades que ocurrieron en el nombre de la "limpieza étnica" en Bosnia-Herzegovina fueron perpetradas bajo instrucciones, y los líderes como Karadzic y Mladic deben responder por las violaciones sistemáticas que se comietieron, incluyendo la violación y la degradación sexual de mujeres y niñas.

Qué puede hacer: 

Por favor, escriba al General Joseph Ralston, Comandante Aliado Supremo para Europa de la OTAN, pidiéndole que capture a Radovan Karadzic y Ratko Mladic, y que los entregue al Tribunal Criminal Internacional para la Ex-Yugoslavia para que sean enjuiciados por los crímenes de los cuales se los acusa. También, por favor escriba al Primer Ministro de la Republika Srpska, Mladen Ivanic, haciendo referencia a la legislación recientemente adoptada que aprueba la cooperación con el Tribunal, y solicítele que tome pasos para asegurar el arresto inmediato de Karadzic y Mladic.

General Joseph Ralston
Comandante Aliado Supremo para Europa
Sede de OTAN
1110 Bruselas
Bélgica

Su Excelencia Mladen Ivanic
Primer Ministro de la Repulica Srpska
Banja Luka
Republika Srpska
Bosnia Herzegovina