Estados Unidos: La mutilación genital femenina y el asilo político: El caso de Fauziya Kasinga

Versión para impresoraSend to friend
ATENCIÓN: Esta campaña de acción archivada ha sido concluida o suspendida, y la información contenida en ella puede no estar actualizada. Véase la página Tome medidas por las campañas actualmente en curso.
Fecha: 
1 Abr 1996

Fauziya KasingaFauziya Kasinga ha estado encarcelada desde el 17 de diciembre de 1994, el día que llegó a Estados Unidos en busca de asilo político. Tenía diecisiete años y acababa de huir de su hogar en Togo inmediatamente después de que se le obligara a casarse con un hombre de cuarenta y cinco años de edad, el cual ya tenía tres esposas. A pesar de que Fauziya había reusado firmar el certificado de matrimonio, se le había declarado casada y se le había encerrado en una bodega a que esperara la llegada de la persona que la iba a circuncidar, es decir, someterla a la mutilación genital femenina (MGF). El padre de Fauziya había protegido a ella y a sus hermanas de tal práctica; sin embargo, al morir éste, la madre de Fauziya, quien provenía de Benin, había sido echada de la tribu Tchamba-Kunsuntu y el control sobre Fauziya había sido transferido a la familia del padre. Fauziya pudo escapar antes que la persona encargada de la circuncisión llegara y huyó a Estados Unidos, donde tenía un primo en Washington, D. C. Al llegar al aeropuerto internacional de Newark, Fauziya pidió asilo político y fue detenida inmediatamente por el Servicio de Inmigración y Naturalización.

El 25 de agosto de 1995 en Filadelfia, Pennsylvania, el juez Donald V. Ferlise negó a Fauziya Kasinga su solicitud de asilo político. En su dictamen, el juez Ferlise, quien no creía en la veracidad de las declaraciones de Fauziya, dijo que aun si él creyera lo dicho por Fauziya, el expediente "no demuestra que haya habido alguna persecución en el pasado o el futuro" ya que a ella no se le podía calificar de haber sido el objeto de persecución a causa de pertenecer a un grupo social en particular. Dictaminó que ya que todas las mujeres de la tribu se ven obligadas a ser circuncidadas, a ella "no se le estaba seleccionando en especial para ser circuncidada". El caso de Fauziya Kasinga continúa en trámite ante la Junta de Apelaciones de Inmigración. Mientras tanto, Fauziya sigue detenida en la prisión del condado de York en Pennsylvania, donde sufre de una depresión severa. Posteriormente a la decisión del juez Ferlise, una petición para que se dejara salir de la cárcel bajo libertad condicional a Fauziya fue negada por el Servicio de Inmigración y Naturalización el 15 de noviembre de 1995. El 13 de marzo de 1996, un acto de habeas corpus fue presentado a favor de Fauziya, detallando las difíciles condiciones que enfrenta en la cárcel y pidiendo que se le dejara salir libre.
Recientemente han habido varios dictámenes por parte de jueces de inmigración en relación a la MGF. El 28 de abril de 1995 en Baltimore, Maryland, el juez John F. Gossart, Jr. negó una solicitud de asilo político en el caso de una mujer de Sierra Leona identificada como D.J. En su decisión el juez Gossart describió la circuncisión como "un importante ritual" que "une a la tribu". El juez Gossart señaló que la solicitante "no puede cambiar el hecho de que es mujer, pero sí puede cambiar de opinión respecto a lo que piensa sobre la práctica de la MGF. No está fuera de su control asentir a la opinión de la tribu." El juez de inmigración dictaminó que el temor a la MGF no constituye persecución de acuerdo al Acto de Refugiados. También dijo que "mientras que ciertas culturas consideran la MGF como algo detestable y hasta barbárico, otras no lo hacen". Sin embargo, el 23 de marzo de 1994, en Portland, Oregon, el juez Kendall Warren ordenó la suspensión de una orden de deportación pendiente en contra de una mujer de Nigeria, Lydia Oluloro, en base a que sus dos hijas estaban en peligro de que se les sometiera a la MGF, lo cual el juez Kendall describió como "cruel, doloroso y peligroso". En otro caso, decidido en agosto de 1995 en Arlington, Virginia, el juez Nejelski dio asilo político a una mujer de Sierra Leona, identificada como M. K. En su decisión el juez Nejelski dijo que "la mutilación genital femenina claramente merece ser reconocida como una forma de persecusión".

La apelación de Fauziya Kasing representa el primer caso en el que la Junta de Apelaciones de Inmigración considerará si la MGF constituye una forma de persecusión de acuerdo a la categoría de refugiado tal y como es definida por la Sección 101(a)(42) del Acto de Refugiados. Esta definición, basada en la Convención de las Naciones Unidas en relación al estado de los refugiados, requiere que quien solicita asilo demuestre el no querer o no poder regresar a su país de origen por causa de "persecución o temor bien fundado a ser perseguido en base a la raza, la religión, la nacionalidad, la participación en un grupo social en particular o la opinión política". El 26 de mayo de 1995, el Servicio de Inmigración y Naturalización introdujo pautas a seguir por los empleados encargados de proporcionar asilo en base al género. Las pautas se refieren a la mutilación genital como una forma de maltrato dirigido en contra de las niñas y las mujeres, lo cual sí sirve de evidencia de persecución en el pasado. Sin embargo, los jueces de inmigración no están obligados a seguir estas pautas.

La representante Patricia Schroeder, junto a otros veinticinco miembros del Congreso, han apelado a la Procuradora General para que se deje en libertad a Fauziya Kasinga y han expresado preocupación de que en su caso el juez de inmigración no haya aceptado el principio de que la MGF contituye una forma de persecución que hace que quien se vea amenazada por ella califique para el asilo político. Los miembros del Congreso han dicho que la "MGF viola los derechos humanos y sería una grave injusticia si nuestro sistema de asilo político indicara lo contrario y a sabiendas enviara a esas mujeres de vuelta a sus países de origen a enfrentar esta cruel y degradante práctica".

Se estima que 100 millones de niñas y mujeres de alrededor del mundo hayan sufrido la mutilación genital femenina, la extirpación parcial o total del clítoris (la clitoridectomía), la extirpación de todo el clítoris y los labios menores (la excisión), o en su forma más extrema, la extirpación de los genitales externos y la sutura de ambos lados de la vulva (la infibulación). Para aquellas que sobreviven la incisión, la cual por lo general se hace sin anestesia, las consecuencias, que perduran una vida entera, incluyen la infección crónica, el dolor severo cuando se orina y durante la menstruación, las relaciones sexuales y el parto, además del trauma psicológico. Una forma extrema de las muchas prácticas tradicionales que se usan alrededor del mundo para negar a las mujeres independencia e igualdad, la MGF se defiende como un rito de iniciación y un prerrequisito social para el matrimonio. En realidad, la MGF se usa para controlar la sexualidad de las mujeres al hacer que mantengan su virginidad y supriman su deseo sexual.

Qué puede hacer: 

Escriba a la Procuradora General Janet Reno y a la Comisionada del Servicio de Inmigración y Naturalización, Doris Meissner, pidiendo que se deje en libertad a Fauziya Kasinga y que se vuelvan a emitir las pautas de mayo de 1995 del Servicio de Inmigración y Naturalización como reglamento que se deba obedecer tanto por los empleados como por los jueces de inmigración. Recuérdeles que en la Cuarta Conferencia de Mujeres de las Naciones Unidas, llevada a cabo en Beijing, China, en septiembre de 1995, la Primera Dama Hillary Rodham Clinton, en nombre de Estados Unidos, declaró que "es una violación de los derechos humanos cuando a las muchachas jovencitas se les brutaliza con la doloroza y degradante práctica de la mutilación genital".

La Honorable Janet Reno
Procuradora General
Departamento de Justicia
Room 4400
Tenth and Constitution Ave. NW
Washington, D.C. 20530
Fax: 202-514-4371

La Honorable Doris Meissner
Comisionada
Servicio de Inmigración y Naturalización
Room 7100
425 I Street NW
Washington, D.C. 20536
Fax: 202-514-3296