Ruanda: garantizar el acceso a los abortos legales y seguros

Versión para impresora
ATENCIÓN: Esta campaña de acción archivada ha sido concluida o suspendida, y la información contenida en ella puede no estar actualizada. Véase la página Tome medidas por las campañas actualmente en curso.
Fecha: 
30 May 2012
Fecha de actualización: 
11 Jul 2012

ver pdf

Igualdad Ya recibe con satisfacción el proyecto de ley que aprobó recientemente la asamblea legislativa ruandesa para ampliar los derechos al aborto de modo tal que una mujer pueda interrumpir su embarazo en los casos de incesto, violación, matrimonio forzado o riesgo para su salud. Sin embargo, los requisitos previos resultan excesivos, concretamente la obligación de obtener una orden judicial y la autorización de dos médicos antes de poner fin al embarazo, así como el hecho de que únicamente pueden realizar los abortos los médicos, pues hacen que para muchas mujeres sea prácticamente imposible acceder a una operación en condiciones seguras. La mayoría de las mujeres no tiene acceso a los tribunales ni a los médicos. Cuidadores debidamente formados se encargan de prestar la atención sanitaria. Los estudios indican que las enfermeras y las matronas con una formación adecuada son exactamente igual de capaces que los médicos a la hora de realizar un aborto en condiciones seguras.

El proyecto de ley está en la actualidad pendiente de aprobación por parte del presidente ruandés Paul Kagame, y diversos grupos de derechos humanos del continente africano trabajan para pedirle que retire los requisitos mencionados antes de firmar la entrada en vigor de la ley. Además, debería garantizar que el personal sanitario con formación de grado medio está autorizado también a practicar interrupciones del embarazo.

>> ¡TOME MEDIDAS!

De acuerdo con un estudio reciente, aproximadamente el 20 % de las mujeres ruandesas necesitarán recibir tratamiento a causa de las complicaciones derivadas de un aborto practicado en condiciones no seguras en algún momento de su vida. Los derechos reproductivos, como el acceso a un aborto en condiciones seguras, son por tanto fundamentales para abordar esta crisis sanitaria. No se ha demostrado que las leyes que restringen la práctica del aborto sirvan para reducir su incidencia, sino más bien que ponen en peligro la vida de las mujeres porque éstas recurren a un aborto «chapucero» y en condiciones no seguras que les puede provocar diversas lesiones, como la pérdida de la fertilidad o la muerte a causa de una hemorragia. Si las mujeres pudieran ejercer sus derechos reproductivos, incluido el acceso a medios anticonceptivos, el número de embarazos no deseados, y por consiguiente el de abortos, se reduciría drásticamente.

El proyecto de ley relativo a la práctica de un aborto en condiciones seguras coloca al gobierno ruandés en una posición acorde con sus obligaciones que se derivan de los tratados regionales e internacionales de derechos humanos, con el fin de asegurar la defensa y el respeto del derecho de la mujer a la salud, incluido el derecho de salud sexual y reproductiva. Entre otros tratados sobre derechos humanos, Ruanda ha firmado el Protocolo a la Carta Africana de los Derechos Humanos y de los Pueblos sobre los Derechos de la Mujer en África, que en su artículo 14(2)(c) obliga a las partes interesadas de los Estados a «proteger los derechos reproductivos de las mujeres a través de la autorización del aborto médico en casos de agresión sexual, violación, incesto y donde el embarazo ponga en peligro la salud mental o física de la madre o la vida de la mujer o del feto».

Aunque la nueva ley pretende legalizar el aborto en caso de violación, incesto o necesidad médica, los requisitos y las restricciones hacen que estos derechos prácticamente no tengan sentido para muchas mujeres y niñas del país, sobre todo las mujeres pobres y de zonas rurales que apenas pueden acceder a la justicia ni a los médicos. Países como Etiopía y Nepal han liberalizado las leyes del aborto y ofrecen formación a enfermeras y matronas para que practiquen abortos médicos y proporcionen la atención sanitaria necesaria a posteriori. De esta manera, las mujeres pueden acceder más fácilmente a los derechos reproductivos.

Qué puede hacer: 

Haga un llamamiento al Presidente Kagame para que respete las obligaciones internacionales y por consiguiente:

  • elimine los requisitos que obligan a la mujer a obtener una orden judicial y la autorización de dos médicos para poder ser sometida a un aborto en condiciones seguras;
  • modifique el proyecto de ley antes de su entrada en vigor para que el personal sanitario con un grado medio de formación pueda practicar abortos;
  • garantice que las mujeres puedan tener acceso a abortos seguros.

>> ¡TOME MEDIDAS!

Las cartas deben dirigirse al Presidente Paul Kagame:

c/o Ines Mpambara
Director of Cabinet Office of the President
Email: inesmp@presidenccy.gov.rw

or via the contact form on the President's web page

Cartas: 

Estimado Presidente Kagame:

He recibido con satisfacción la aprobación de una legislación que permite a las mujeres abortar en caso de incesto, violación, matrimonio forzado o riesgo para su salud. Le escribo para expresar mi apoyo a los hombres y mujeres de Ruanda que luchan para que las mujeres puedan acceder a un aborto médico seguro.

Sin embargo, los requisitos previos resultan excesivos, concretamente la obligación de obtener una orden judicial y la autorización de dos médicos antes de poner fin al embarazo, así como el hecho de que únicamente pueden realizar los abortos los médicos, pues esto hace que para muchas mujeres sea prácticamente imposible acceder a una operación en condiciones seguras. Me consta que la mayoría de las mujeres no pueden acceder a la justicia ni a un médico y que, por consiguiente, no podrían beneficiarse de esta ley. Por eso le pido, con todos mis respetos, que haga todo lo que esté en sus manos para eliminar esos requisitos antes de que la ley entre en vigor. Además, le ruego que garantice que el personal sanitario con estudios medios esté autorizado también a practicar interrupciones del embarazo.

Estos cambios permitirían a las mujeres someterse a un aborto en condiciones seguras y, de este modo, se reduciría el riesgo de mortalidad y de complicaciones en la salud de las madres. Asimismo, dichas modificaciones irían en línea con las obligaciones de Ruanda derivadas del Protocolo a la Carta Africana de los Derechos Humanos y de los Pueblos sobre los Derechos de la Mujer en África y la Convención sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer, así como otros instrumentos internacionales. Le ruego que haga todo lo posible para que las mujeres puedan abortar sin riesgos en condiciones seguras.

Gracias por su atención.

Atentamente,