Igualdad Ya hace un llamamiento al gobierno de Pakistán para que proteja a Uzma Ayub, una chica de 16 años violada por varios hombres, y que garantice la justicia en su caso

Versión para impresoraSend to friend
ATENCIÓN: Esta campaña de acción archivada ha sido concluida o suspendida, y la información contenida en ella puede no estar actualizada. Véase la página Tome medidas por las campañas actualmente en curso.
Fecha: 
15 Dic 2011
Fecha de actualización: 
11 Feb 2013
ACTUALIZACIÓN: 

ACTUALIZACIÓN FEBRERO DE 2013: Tras la remisión el pasado 31 de enero del proceso judicial por parte del Tribunal Supremo, el tribunal de menor rango absolvió a los acusados, entre ellos varios oficiales de policía, del caso de violación en grupo. Esto era de esperar, teniendo en cuenta la decisión del Tribunal Supremo de que no existía ninguna prueba concluyente contra los acusados. Nos preocupa la seguridad de Uzma y de su familia tras esta resolución ya que no disfrutarán más de protección estatal y están plenamente decididos a iniciar el proceso judicial. Estamos diseñando diversas estrategias con los socios para protegerla.


ACTUALIZACIÓN 22 DE JUNIO DE 2012: El 19 de junio, el Tribunal Supremo de Peshawar descartó su investigación en esto. El tribunal descubrió que los resultados de la prueba de ADN del bebé de Uzma no coincidían con los de los hombres involucrados en la violación. Además, el tribunal ordenó que Uzma se sometiera a varias pruebas con el detector de mentiras y decidió que los resultados no eran concluyentes. El 4 de junio, Igualdad Ya escribió al tribunal una carta en la que le expresaba su enorme indignación por someter a una víctima de violación a un detector de mentiras, ya que es psicológicamente perjudicial, y dado el carácter no concluyente de dicha prueba, altamente perjudicial.

El caso de la violación de Uzma por parte de una banda y el caso del asesinato de su hermano están todavía pendientes en el juzgado de primera instancia, e Igualdad Ya y nuestros socios están preparando una estrategia para los próximos pasos a acometer.


ACTUALIZACIÓN 29 DE FEBRERO DE 2012: Las presiones de los grupos de derechos humanos y los medios de comunicación han obligado al gobierno pakistaní a actuar en el caso de Uzma Ayub.  Después de que en diciembre de 2011 el Tribunal Superior de Peshawar ordenase constituir un comité de alto nivel para investigar el caso y adoptar medidas rigurosas contra los autores del delito y los policías que se negaron a desempeñar su trabajo tanto en el caso de la violación como en el del asesinato, 14 personas han sido detenidas en relación con la violación y 29 agentes de policía han sido suspendidos de oficio.  El presunto asesino del hermano de Uzma continúa en libertad, pero 15 de sus conspiradores ya han sido detenidos.  El gobierno ha trasladado a Uzma y su madre en Peshawar por razones de seguridad.  El 19 de enero, Uzma dio a luz a una niña. Tanto al bebé como a los presuntos violadores se les han extraído muestras de ADN que están siendo cotejadas para identificar al padre de la niña.  La siguiente vista en el caso de violación se celebrará una vez se conozcan los resultados de la prueba de paternidad.

Únase a nosotros para seguir haciendo un llamamiento al gobierno pakistaní y pedirle que el caso de Uzma sea investigado de manera exhaustiva y que todos los implicados, incluidas aquellas personas que pudieran haber obstruido el curso de la justicia, sean procesadas con todo el rigor de la ley. Asimismo, siga exigiendo que se aseguren de que los responsables del asesinato del hermano de Uzma, Alamzeb, sean puestos inmediatamente a disposición de la justicia para ser procesados. ¡TOME MEDIDAS!


Uzma y su hija

Igualdad Ya desea mostrar su profunda preocupación por la seguridad de Uzma Ayub, una joven de 16 años de Karak, en la provincia pakistaní de Khyber Pakhtunkhwa.  Uzma fue secuestrada en 2010 y estuvo privada de libertad durante un año, durante el cual sufrió repetidamente violaciones por parte de varias personas, entre las que presuntamente había agentes de policía y un miembro civil del ejército pakistaní.  Como consecuencia de las violaciones, actualmente Uzma está embarazada de 8 meses.  El 9 de diciembre de 2011, Uzma y su hermano mayor (de 25 años), que había estado apoyándola en la lucha por exigir justicia, fueron atacados a la salida del juzgado de Karak.  El hermano de Uzma, Alamzeb Marwat, fue brutalmente asesinado de varios disparos. A pesar de que el hermano pequeño de Uzma presenció el ataque e identificó a los agresores como familiares de algunos de los agentes acusados, el inspector encargado de la investigación se negó a tomar medidas alegando que era difícil determinar quiénes habían sido los responsables del ataque mortal. Gracias a la presión de los medios de comunicación y de los grupos locales de derechos humanos, ahora 5 personas han sido detenidas mientras que un sexto implicado permanece libre.

>> ¡TOME MEDIDAS!

El 24 de diciembre de 2010, agentes de la policía entraron en casa de Uzma con la excusa de que estaban buscando a su hermano en relación con un incidente menor. Su hermano no estaba en casa en ese momento y se llevaron a Uzma. La joven afirma que los policías la entregaron a unos hombres que esperaban fuera y que la llevaron a una casa.  Según su versión, un hombre llamado Dr Iqbal le administró una inyección que la dejó inconsciente  y cuando despertó estaba en otro lugar. Uzma afirma que el hijo de un oficial del ejército llamado Naseebullah intentó obligarla a contraer matrimonio con él. Como la joven se negaba, al parecer Naseebullah fue a la casa y la violó. Uzma dice que fue violada por varios hombres, entre ellos dos policías, uno de los cuales se hacía llamar Hakeem. Uzma fue capaz de dar detalles de rasgos y marcas en el cuerpo de algunos de los acusados.  El 19 de septiembre de 2011, la joven consiguió escapar mientras era obligada a introducirse en un coche por dos hombres a quienes los secuestradores la habían vendido.

Uzma y su familia tratan de buscar justicia a pesar de la corrupción policial y las amenazas de los fundamentalistas locales.  Dr Iqbal y el subinspector Hakeem están presuntamente implicados en actividades ilegales y suelen sobornar a la policía local para que miren hacia otro lado. Al principio la policía se negó a registrar una demanda contra el acusado, hasta que las organizaciones locales de derechos humanos y la prensa dieron a conocer el caso y el tribunal de primera instancia ordenó la detención de algunos de los acusados. Sin embargo, el juez de Karak los dejó en libertad bajo fianza.  Esta decisión generó muchas protestas, por lo que el 3 de diciembre el juez la revocó y mandó arrestar a los acusados: inspector Mohsin Shah, subinspector Ameer Khan, subinspector auxiliar Hakeem Khan, Qamar Ali y Karim Khan.

La vista ha sido suspendida porque algunos de ellos han solicitado llegar a un acuerdo extrajudicial con Uzma y su familia.  Según fuentes locales, el 6 de diciembre entre 30 y 40 ancianos del lugar fueron a ver a la familia para decirles que Hakeem Khan, Mohsin Shah y Ameer Khan habían confesado el delito y querían resolver el asunto de forma privada. Uzma ha dejado bien claro que ella no desea un acuerdo extrajudicial y que quiere que se haga justicia en su caso. El 9 de diciembre, Uzma y su hermano Alamzeb acudieron al juzgado de Karak a por algunos documentos. Al parecer, familiares de algunos de los policías acusados trataron allí de presionar a Alamzeb para que aceptaran llegar a un acuerdo, a lo que él se negó. El hermano pequeño de Uzma, que también estaba presente, afirmó que cuando Alamzeb se iba un coche le golpeó. A pesar de que intentó escapar, el conductor de uno de los policías acusados le sujetó mientras el hermano del subinspector Hakeem Khan le disparaba en la cabeza y en el pecho, causándole la muerte.

Igualdad Ya ha tenido conocimiento de que la policía ha estado presionando a miembros de la comunidad local y animando a los fundamentalistas del lugar a manifestarse contra las detenciones de los acusados. De hecho, se han celebrado manifestaciones contra Uzma acusándola de deshonrar a su comunidad y de gestar un hijo ilegítimo que según ellos debería abortar. También han protestado contra las organizaciones de derechos humanos locales Pakhtunkhwa Civil Society Network, Violence Against Women Watch Group (KP) y End Violence Against Women Group Alliance KP/FATA, que han estado apoyando a Uzma.  Los miembros de estas organizaciones también han recibido amenazas por su implicación en el caso.

El 15 de diciembre de 2011, el Tribunal Superior de Peshawar ordenó constituir un comité de alto nivel para investigar el caso, pero los grupos de derechos humanos apenas confían en que se lleve a cabo el procedimiento, pues el hermano de Uzma fue asesinado a las puertas del juzgado apenas ocho días después de que otro comité recomendara corregir los fallos en la investigación de la violación.

Entre otros tratados internacionales, Pakistán ha ratificado el Pacto Internacional de Derechos Civiles, que establece que “todas las personas son iguales ante la ley y tienen derecho sin discriminación a igual protección de la ley”.  La propia Constitución de Pakistán recoge en su artículo 25 que “(1) Todos los ciudadanos son iguales ante la ley y tienen derecho a la protección igual de la ley. (2) No se podrá discriminar a nadie por razón de sexo solamente”. El hecho de que las mismas personas que deberían hacer cumplir la ley sean precisamente las que la incumplan hace que para las víctimas resulte mucho más difícil obtener justicia.

Qué puede hacer: 

Escriba a los funcionarios que se indican a continuación para pedirles que garanticen la seguridad inmediata de Uzma y su familia. Pídales que se aseguren de que el caso de Uzma sea investigado de forma plena y adecuada, y que todos los implicados, incluidos los que han podido obstruir la justicia, sean procesados conforme a la Constitución de Pakistán y a sus obligaciones internacionales. Pídales también que se aseguren de que los responsables del asesinato del hermano de Uzma, Alamzeb, sean puestos inmediatamente a disposición de la justicia para ser procesados. Del mismo modo, ínsteles a proteger a las organizaciones locales y a investigar y perseguir debidamente las amenazas que han recibido.  Es necesario pedirles también que las autoridades transmitan un mensaje claro de que este tipo de delitos, especialmente por parte de los que deberían encargarse de hacer cumplir la ley, no se van a tolerar.

>> ¡TOME MEDIDAS!

Mr. Amir Haider Hoti
Chief Minister Khyber Pakhtunkhwa
Chief Minister House
Fort Road,
Peshawar Cantt
Pakistan
Tel: +92-91-9213574, +92-91- 9211719
Fax: +92-91-9210718, +92-91-9210743

Barrister Arshad Abdullah
Minister for Law & Parliamentary Affairs
Government of Khyber Pakhtoonkhwa
Minister Block Opposite to MPA Hostel
Peshawar, Khyber Pakhtoonkhwa
Tel: +92-91-9210353
Fax: +92-91-9211130
 
Mr. Syed Yousuf Raza Gillani
Prime Minister of the Islamic Republic of Pakistan
The Prime Minister’s Secretariat
Islamabad, Pakistan
Tel: +92 51 920 6111
Fax: +92 51 922 1596
E-mail: secretary@cabinet.gov.pk

Mr. Moula Bakhsh Chandio
Minister for Law, Justice
and Parliamentary Affairs
Ministry of Law, Justice
and Parliamentary Affairs
Islamabad, Pakistan
E-Mail: minister@molaw.gov.pk

Cartas: 

Estimado/a _____ :

Le escribo para mostrarle mi profunda preocupación por el caso de Uzma Ayub, una joven de Karak, en la provincia pakistaní de Khyber Pakhtunkha (KP), que fue violada por varias personas.

Me ha estremecido conocer las circunstancias que rodean el caso de esta chica de 16 años, secuestrada durante casi un año y víctima de repetidas violaciones por parte de varios individuos, entre ellos algunos policías. Mi consternación es aún mayor al enterarme de que, después de todo el sufrimiento de Uzma y su familia, el trauma se ha incrementado con el asesinato de su hermano Alamzeb Marwat a las puertas del juzgado de Kayak, presuntamente por familiares de algunos de los policías implicados en el caso de Uzma.

A pesar de las presiones y las amenazas de muerte recibidas, Uzma y su familia luchan por obtener justicia.  Este caso ha puesto a la luz un grado tremendo de corrupción policial en la zona, por eso le insto a abordar la situación con la máxima urgencia.  Le ruego que se asegure de que el caso de Uzma sea investigado adecuadamente y que los autores, incluidos los que hayan podido obstruir la justicia, sean procesados conforme a la propia Constitución de Pakistán, que establece que “todos los ciudadanos son iguales ante la ley y tienen derecho a la protección igual de la ley” y que “no se podrá discriminar a nadie por razón de sexo solamente”, así como las obligaciones internacionales de Pakistán en materia de derechos humanos, para garantizar que se haga justicia para todos.  También me gustaría que se asegure de que los responsables del asesinato del hermano de Uzma, Alamzeb, sean puestos inmediatamente a disposición de la justicia para ser procesados.

Parece ser que las ONG locales que han apoyado a Uzma en su lucha por obtener justicia han recibido serias amenazas. Por tanto, le insto a proteger a las organizaciones locales y a investigar y perseguir debidamente las amenazas recibidas.

Mediante el procesamiento de los responsables, el gobierno de KP estará enviando un mensaje claro de que este tipo de delitos, especialmente por parte de los que deberían encargarse de hacer cumplir la ley, no se van a tolerar.

Gracias por su atención.

Reciba un cordial saludo