Detener la MGF en los Estados Unidos: apoyar la Ley de Protección de las Niñas

Versión para impresoraSend to friend
ATENCIÓN: Esta campaña de acción archivada ha sido concluida o suspendida, y la información contenida en ella puede no estar actualizada. Véase la página Tome medidas por las campañas actualmente en curso.
Fecha: 
24 May 2010

*Acción recomendada para los miembros de EE. UU. solamente*

La mutilación genital femenina (MGF) es una práctica tradicional centenaria y dañina que afecta a 140 millones de mujeres y niñas en todo el mundo. Se considera una violación grave de los derechos humanos y la Organización Mundial de la Salud la cataloga como un reflejo de la profunda desigualdad existente entre los sexos y una forma extrema de discriminación contra las mujeres. La MGF consiste en la extirpación de diversas partes de los genitales femeninos y se realiza normalmente en África, algunos países de Asia y Oriente Medio y en países donde residen inmigrantes que la practican, como por ejemplo Estados Unidos. El Ministerio de Salud y Servicios Humanos de EE. UU. calculó en 1997 que más de 168.000 mujeres y niñas residentes en el país habían sido sometidas a la MGF o corrían el riesgo de sufrirla.

En 1996 se promulgó una ley federal que prohibía la MGF en Estados Unidos, pero no impidió que muchas niñas fueran sacadas del país para que les fuera practicada en otro país, normalmente en el país de origen de sus padres. Igualdad Ya recibe ahora con satisfacción la nueva ley de protección de las niñas (H.R. 5137), presentada en el congreso por los legisladores Joseph Crowley (Partido Demócrata) y Mary Bono Mack (Partido Republicano), que acabará con esta laguna jurídica y fortalecerá la ley federal de 1996. De acuerdo con la enmienda Crowley-Bono Mack a la extraterritorialidad, o la “disposición relativa a las vacaciones”, introducida el 26 de abril de 2010, es ilegal sacar del país a una menor residente en Estados Unidos con el propósito de practicarle la MGF.

Es preciso proteger urgentemente a las niñas que corren el riesgo de sufrir esta práctica discriminatoria. Por eso instamos al gobierno estadounidense a reafirmar que la mutilación genital femenina es, en todas sus formas, una violación de los derechos humanos. También le pedimos que ponga en marcha programas de sensibilización, educación y ayuda para proteger de la MGF a las niñas que viven en Estados Unidos.

Cartas: 

[añadir dirección]

Estimado/a

Le escribo para expresar mi profunda preocupación por el hecho de que muchas niñas son sacadas de Estados Unidos y trasladadas a su país de origen para ser sometidas a la mutilación genital femenina (MGF). La mutilación genital femenina es una práctica tradicional centenaria y dañina que afecta a 140 millones de mujeres y niñas en todo el mundo. Se considera una violación grave de los derechos humanos y la Organización Mundial de la Salud la cataloga como un reflejo de la profunda desigualdad existente entre los sexos y una forma extrema de discriminación contra las mujeres. La MGF consiste en la extirpación de diversas partes de los genitales femeninos y se realiza normalmente en África, algunos países de Asia y Oriente Medio y en países donde residen inmigrantes que la practican, como por ejemplo Estados Unidos.

El Ministerio de Salud y Servicios Humanos de EE. UU. calculó en 1997 que más de 168.000 mujeres y niñas residentes en el país habían sido sometidas a la MGF o corrían el riesgo de sufrirla. En 1996 se promulgó una ley federal que prohibía la MGF en Estados Unidos, pero no impidió que muchas niñas fueran sacadas del país para que les fuera practicada en otro lugar, normalmente en el país de origen de sus padres.

La nueva ley de protección de las niñas (H.R. 5137), presentada en el congreso por los legisladores Joseph Crowley (D-NY) y Mary Bono Mack (R-CA), pretende acabar con esta laguna jurídica y fortalecer la ley federal de 1996. De acuerdo con la enmienda Crowley-Bono Mack a la extraterritorialidad, o “disposición relativa a las vacaciones”, introducida el 26 de abril de 2010, es ilegal sacar del país a una menor residente en Estados Unidos con el propósito de practicarle la MGF. Por eso le insto a dar este paso definitivo para reafirmar que la mutilación genital femenina es, en todas sus formas, una violación de los derechos humanos. Asimismo, le pido que apoye la puesta en marcha de programas de sensibilización, educación y ayuda para proteger de la MGF a las niñas residentes en Estados Unidos. Gracias por su atención.

Reciba un cordial saludo