Afganistán: Acceso a la justicia para las mujeres afganas - Nuevo presidente del Tribunal Supremo

Versión para impresora
Número de acción: 
21.4
ATENCIÓN: Esta campaña de acción archivada ha sido concluida o suspendida, y la información contenida en ella puede no estar actualizada. Véase la página Tome medidas por las campañas actualmente en curso.
Fecha: 
1 Dic 2006

En diciembre de 2004 Igualdad Ya publicó la Acción Mujeres 21.3 para resaltar los problemas que afectan al acceso a la justicia de las mujeres afganas. Concretamente, Igualdad Ya reclamaba que se reemplazara en su cargo al Presidente del Tribunal Supremo, Fazul Hadi Shinwari, cuyas declaraciones públicas se contraponían a las disposiciones consagradas en la Constitución acerca de la igualdad entre hombres y mujeres y la prohibición de todas las formas de discriminación. Igualdad Ya solicitaba el despido de todos los jueces no dispuestos a defender las disposiciones de la Constitución afgana y las obligaciones internacionales relativas a los derechos humanos de las que Afganistán es parte. En mayo de 2006, el parlamento afgano rechazó el renombramiento del Presidente del Tribunal Supremo Shinwari y otros seis jueces, propuestos por el Presidente Karzai en su lista de candidatos para el Tribunal Supremo. El 5 de agosto de 2006 juró el cargo un nuevo Tribunal Supremo compuesto por nueve jueces y presidido por Abdul Salam Azimi. Este tribunal se enfrenta al reto de hacer cumplir los derechos humanos de las mujeres y niñas en Afganistán, protegidos en la Constitución. Recientemente han sido asesinados varios maestros por dar clase a niñas, y prolifera la violencia contra las mujeres y niñas en el país. Un informe de UNIFEM de mayo de 2006 describe unos niveles sin precedentes de violaciones, matrimonios forzados y matrimonios de niñas, asesinatos por honor, secuestros y violencia doméstica, entre otros delitos contra las mujeres, que se difunden por todo el país sin castigo.

Tras su visita a Afganistán en 2005, la Relatora Especial de Naciones Unidas sobre la Violencia contra la mujer afirmó que una de las causas principales de que permanezcan extensivas la discriminación de género y la violencia contra las mujeres en este país es que no se hace cumplir el estado de derecho. La Relatora Especial señaló particularmente que las “diversas y contradictorias interpretaciones” de la ley Sharia tienden a “socavar la creación de cualquier código universal de conducta” y legitiman la violación de los derechos de la mujer en Afganistán. La Relatora Especial también indicó que la interpretación discriminatoria de la tradición y la ley, las leyes discriminatorias y la administración de la justicia, totalmente viciada, severamente impiden en su conjunto que las mujeres afganas puedan acceder a la justicia.

A pesar de las disposiciones constitucionales que establecen la igualdad (Artículo 22) y las obligaciones internacionales de Afganistán, por ejemplo las derivadas de la Convención de las Naciones Unidas sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer (CEDAW), que exige a todos los estados partes “establecer la protección jurídica de los derechos de la mujer sobre una base de igualdad con los del hombre” (Artículo 2), los derechos legales de la mujer no se han respetado. Existen muchos informes de niñas y mujeres que tratan de escapar de matrimonios forzosos pero no es posible para ellas obtener la protección legal efectiva. Una noticia típica reciente informa sobre una chica llamada Mujahida, cuya familia la prometió en matrimonio a la edad de 4 años y que más tarde la asesinó por escaparse del hombre con el que supuestamente debía casarse. La ejecución de las protecciones jurídicas para la mujer por parte del poder judicial sería fundamental para demostrar que Afganistán considera inadmisible la discriminación y la violencia contra las mujeres, y que no tolerará estas violaciones de los derechos de la mujer.

Aunque Igualdad Ya acoge con agrado el despido del Presidente del Tribunal Supremo Shinwari, queda por el ver el mérito del Tribunal Supremo recién constituido. Hace poco se informó que el nuevo Presidente del Tribunal Azimi había dicho que “si una mujer acude a los tribunales, le proporcionaremos protección en virtud de la ley”. El Presidente del Tribunal Supremo Azimi y otros jueces del Tribunal Supremo deben cumplir esta promesa y actuar para garantizar la protección y la defensa de los derechos de la mujer en Afganistán, de conformidad con la Constitución del país y con sus obligaciones internacionales en materia de derechos humanos.

Qué puede hacer: 

Rogamos escriba al Presidente del Tribunal Supremo Azimi para felicitarle por su nombramiento e instarle, junto a todos los demás jueces del Tribunal Supremo, que asuma una posición de liderazgo en promover y proteger los derechos de la mujer de acuerdo con la Constitución afgana y las normas internacionales en materia de derechos humanos, incluida la CEDAW, de las que Afganistán es parte. Subraye el papel fundamental que pueden jugar en ejecutar la igual protección de la ley para las mujeres y de enviar una señal firme de que no se tolerará la violencia contra las mujeres en Afganistán. Por favor, dirija sus cartas a:

Chief Justice Abdul Salam Azimi
Afghan Supreme Court
Charai Seahat Hama
Microyana
Kabul, Afganistán

y envíe una copia a:

Sr. Ghulam Sarwar Danish
Minister of Justice
Ministry of Justice
Pashtunistan Watt
Kabul, Afganistán
Correo electrónico: info@moj.gov.af