Afganistán: Procesar a los autores de la violación y el asesinato de la joven de 16 años Shakila Bakhsh

Versión para impresoraSend to friend
ATENCIÓN: Esta campaña de acción archivada ha sido concluida o suspendida, y la información contenida en ella puede no estar actualizada. Véase la página Tome medidas por las campañas actualmente en curso.
Fecha: 
25 Nov 2013

ver pdf

El 31 de enero de 2012, Shakila Bakhsh, de 16 años, fue violada y asesinada en Bamyan central. Casi dos años después, no se ha producido ninguna detención. Según los documentos del Tribunal de Apelaciones de la provincia de Bamyan que ha podido ver Igualdad Ya, Shakila fue hallada muerta en casa de Mohammad Hadi Wahidi Bihishti, miembro del Consejo Provincial de Bamyan, donde había estado ayudando a su hermana mayor, empleada del hogar. En el momento de los hechos, el Sr. Bihishti se encontraba en casa con su mujer y su sobrino. En un principio se acusó del crimen al guardaespaldas del Sr. Bihishti y cuñado de Shakila, el Sr. Qurban, a pesar de que varios testigos oculares lo situaban en otro lugar en el momento de los hechos. El Sr. Qurban dijo que se enteró de la muerte de Shakila por una llamada telefónica del Sr. Bihishti, que le contó que la pequeña se había suicidado. Familiares de Shakila y de Qurban sostienen que el responsable del asesinato de Shakila es el Sr. Bihishti, pero consideran que el caso no ha sido investigado a fondo por la influencia que tiene esta persona en el Consejo Provincial de Bamyan. El 21 de mayo de 2012, el Tribunal de Apelaciones concluyó que no había pruebas suficientes contra el Sr. Qurban y ordenó realizar una nueva investigación.

>> ¡TOME MEDIDAS!

Los documentos del juzgado señalan que ni las fuerzas de seguridad ni la policía fueron informados con inmediatez de la muerte de Shakila, sino que su cuerpo fue trasladado al hospital. Fue la policía, que se encontraba en el hospital en aquel momento, la que envió un equipo a investigar los hechos. Según se recoge en los documentos, se intentó eliminar pruebas de la escena del crimen. Asimismo, se destacan numerosas negligencias en la investigación policial, como el hecho de que la policía se negara a enviar las huellas dactilares del Sr. Bihishti, su mujer y su sobrino para ser sometidas a un análisis forense. Hasta la fecha no se ha procesado a nadie por la violación y el asesinato de Shakila.

Se ha puesto de relieve que uno de los problemas más graves en Afganistán es la dejadez de las autoridades a la hora de obligar al cumplimiento de la ley, sobre todo cuando los acusados son personas influyentes. Por ejemplo, la Misión de Asistencia de Naciones Unidas en Afganistán (UNAMA, por sus siglas en inglés) recoge en su informe de diciembre de 2012 que, cuando se trata de casos de violencia contra las mujeres, “se producen demoras prolongadas en el procesamiento y muchas veces desaparecen los documentos más importantes y las pruebas durante el curso de las diligencias, igualmente prolongadas en el tiempo”. Este informe destaca además que las investigaciones no son meticulosas y que las actuaciones son incoherentes en el caso de los sospechosos que tienen influencias o un perfil alto.

La violencia contra las mujeres y las niñas continúa siendo un problema endémico en Afganistán. La Comisión Independiente de Derechos Humanos de Afganistán registró 4.010 casos de violencia contra las mujeres entre el 21 de marzo y el 21 de octubre de 2012 en Afganistán, frente a los 2.299 casos que registró en todo el año 2011. De todos modos, sigue siendo muy bajo el número de estos casos que se denuncian. También se afirma en el informe que, en lugar de seguir el procedimiento legal obligatorio en todos los casos, la policía nacional del país y la fiscalía continuaron remitiendo muchos de los casos, incluidos delitos graves, a los consejos locales o shuras en busca de consejo o de una resolución, lo cual a menudo impedía aplicar la ley y reforzaba las prácticas dañinas de estos organismos.

Afganistán ha ratificado varios tratados internacionales, entre ellos la Convención sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación contra la Mujer (CEDAW, por sus siglas en inglés) y el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos (ICCPR, por sus siglas en inglés, que establece que “todas las personas son iguales ante la ley y tienen derecho sin discriminación a igual protección de la ley” (artículo 26). El artículo 22 de la Constitución afgana señala que “está prohibida cualquier forma de discriminación y privilegio entre los ciudadanos de Afganistán. Los ciudadanos de Afganistán, tanto hombres como mujeres, tienen los mismos derechos y obligaciones ante la ley”.

Qué puede hacer: 

>> ¡TOME MEDIDAS!

  • Haga un llamamiento a las autoridades abajo indicadas para que garanticen una investigación completa y justa de la muerte de Shakila Bakhsh y se aseguren de procesar sin más demora al autor o los autores de su violación y asesinato.
  • Inste al gobierno afgano, de conformidad con la propia Constitución del país y sus obligaciones legales internacionales, a garantizar el establecimiento de unos sistemas sólidos para prevenir todo tipo de violencia contra las mujeres y las niñas y para asegurarse de que el imperio de la ley prevalece en la protección de sus derechos.

Las cartas deben enviarse a:

Minister of Interior Affairs Mr. Umar Daudzai
Islamic Republic of Afghanistan Ministry of Interior Affairs
Kabul
Afghanistan
Tel: +93 202 102 945 +93 202 102 945 +93 202 201 785 +93 202 201 785
Email: af.moi.press@gmail.com, moi.spokesman.mediadirectorate@gmail.com

Minister of Justice Mr. Habibullah Ghalib
Islamic Republic of Afghanistan Ministry of Justice
Charayee Pashtoonistan,
Foroushgah
Kabul
Afghanistan
Tel:  +93 202 104 336
Email: spksperson@gmail.com

Enviar una copia a: President Karzai, Presidential Palace, Kabul, Afghanistan Tel: +93 (20) 210 2853, +93 (20) 210 3705, +93 (20) 210 3705 Email: president.pressoffice@gmail.com

Cartas: 

Excmo. Sr. Ministro del Interior / Ministro de Justicia:

Me gustaría expresar mi más honda preocupación por la violación y el asesinato de Shakila Bakhsh, la hija de 16 años de Mohammad Bakhsh, el 31 de enero de 2012 en Zargaran (Bamyan central). Me preocupa enormemente que no se haya procesado aún a los responsables.

Según los documentos del Tribunal de Apelaciones de la provincia de Bamyan (número de caso 40, 21 de mayo de 2012), Shakila fue hallada muerta en casa de Mohammad Hadi Wahidi Bihishti, miembro del Consejo Provincial de Bamyan. En el momento de los hechos, el Sr. Bihishti se encontraba en casa con su mujer y su sobrino. En un principio se acusó del crimen al guardaespaldas del Sr. Bihishti y cuñado de Shakila, el Sr. Qurban, a pesar de que varios testigos oculares lo situaban en un bazar local en el momento de los hechos. El Sr. Qurban dijo que se enteró de la muerte de Shakila por una llamada telefónica del Sr. Bihishti, que le contó que la pequeña se había suicidado.

Los documentos del juzgado señalan que ni el Sr. Bishishti ni ninguna otra persona avisó a las fuerzas de seguridad o a la policía de lo que había ocurrido, sino que el cadáver de la chica fue trasladado directamente al hospital. También se recoge en los documentos que trataron de eliminar pruebas del crimen en la casa. Cuando los agentes de policía que se encontraban en el hospital tuvieron conocimiento de lo sucedido, enviaron un equipo a investigar. Sin embargo, los documentos judiciales ponen de relieve que hubo numerosas negligencias en la investigación policial, como el hecho de que la policía se negara a enviar las huellas dactilares del Sr. Bihishti, su mujer y su sobrino para ser sometidas a un análisis forense. Al parecer, familiares de Shakila y de Qurban sostienen que el responsable del asesinato de Shakila es el Sr. Bihishti, pero consideran que no ha sido investigado a fondo por la influencia que tiene en el Consejo Provincial de Bamyan. El 21 de mayo de 2012, el Tribunal de Apelaciones concluyó que no había pruebas suficientes contra el Sr. Qurban y ordenó realizar una nueva investigación.

Le ruego que se asegure de que este caso sea investigado de manera completa y justa, y que los autores del crimen sean llevados ante la justicia. Asimismo, me gustaría hacer un llamamiento al gobierno afgano para que se asegure de que prevalezca el imperio de la ley y de prevenir y castigar la violencia contra las mujeres y las niñas en toda la extensión de la ley, de conformidad con la propia Constitución de Afganistán y sus obligaciones legales internacionales.

Gracias por su atención.

Atentamente.