Ghana: Legislación Establece que la Tradición de Esclavizar a las Trokosis es un Delito

Versión para impresoraSend to friend
ATENCIÓN: Esta campaña de acción archivada ha sido concluida o suspendida, y la información contenida en ella puede no estar actualizada. Véase la página Tome medidas por las campañas actualmente en curso.
Fecha: 
1 Ene 1999

Abla Kotor

El 12 de junio de 1998, el Parlamento de Ghana aprovó una enmienda en la que se añade la Sección 314A al Código Penal. Esta sección establece que cualquier tipo de esclavitud, ya sea tradicional o ritual, es un delito. La nueva legislación, que fue firmada por el Presidente en septiembre de 1998, establece:

(1) Quienquiera que

(a) envíe o reciba en cualquier lugar a cualquier persona; o que
(b) participe o que se interese en cualquier ritual o actividad tradicional relacionada con cualquier persona, con el propósito de someterla a cualquier forma de esclavitud ritual o tradicional, o a cualquier forma de trabajo forzado relacionado con un ritual tradicional, será responsable de haber cometido un delito y, de hallársele culpable, será encarcelada por un período no menor a los tres años.

(2) En esta sección "que se interese" significa-

(a) que envíe, lleve, consienta a aceptar o recibir en cualquier lugar a cualquier persona para que se lleve a cabo el ritual tradicional; o
(b) que llegue a un acuerdo, ya sea escrito u oral, de someter a cualquiera de las personas involucradas en el acuerdo o a cualquier otra persona al ritual tradicional; o
(c) que esté presente en cualquier actividad en conexión con o relacionada con la realización del ritual tradicional.

Esta legislación convierte en un delito la práctica de las trokosis, la cual es un tipo de esclavitud, en la que las familias ofrecen a los sacerdotes niñas vírgenes con el propósito de aplacar a la deidades por crímenes cometidos por los familiares. La palabra trokosi significa en la lengua ewé "esclavas de los dioses". Una vez entregada a un sacerdote, la niña se convierte en su propiedad. Los deberes de la niña hacia con el sacerdote incluyen labores domésticas, tales como cocinar o lavar, al igual que la labranza de la tierra. Después de que las niñas empiezan a menstruar, la servidumbre de las trokosis es también sexual. Es común encontrar trokosis que tengan de diez a quince hijos.

El 10 de octubre de 1998, International Needs Ghana (Necesidades Internacionales de Ghana), una organización de derechos humanos que ha estado luchando por la liberación de las trokosis y para que se estableciera la nueva legislación, realizó una ceremonia de liberación en el distrito Ketu de la región Volta. Los sacerdotes de diecisiete santuarios se reunieron a liberar un total de 115 niñas y mujeres trokosis. A la ceremonia asistieron los Comisionados de Derechos Humanos y de la Administración de Justicia, y de 200 a 300 personas que fueron a presenciar el acto. Hasta la fecha, International Needs ha negociado la liberación de más de 1.000 mujeres y niñas de 32 santuarios en Ghana.

En la Acción Mujeres acerca de la tradición de las trokosis presentada en marzo de 1998, Igualdad Ya subrayó el caso de Abla Kotor. A los doce años de edad, Abla fue entregada a un sacerdote local para que expiara la violación sexual que resultó en su propio nacimiento --la violación de su madre a manos de un tío materno. Desafortunadamente, Igualdad Ya aún no puede darles la noticia de la liberación de Abla Kotor. El santuario de Awlo-Korti, donde Abla era una esclava trokosi, fue liberado, pero ningún familiar se ha hecho responsable de la niña, supuestamente por miedo de actuar en contra de la tradición. Abla tiene ahora 13 años y los esfuerzos de International Needs para que se le libere y se le ponga bajo su tutela no han surtido efecto. Abla ya no trabaja para el sacerdote del santuario y asiste a la escuela del pueblo, pero todavía vive en el santuario y continúa practicamente bajo el control del sacerdote. Igualdad Ya está en contacto tanto con los oficiales del gobierno de Ghana como con International Needs, con el propósito de procurar que Abla Kotor sea puesta bajo la tutela de alguien que la cuide y procure su seguridad.

Qué puede hacer: 

Por favor, escriba al Presidente de Ghana agradeciéndole su apoyo a la legislación que convierte en un delito la práctica de las trokosis. Pídale que se cerciore de que esta legislación se haga pública en las comunidades locales y que logre su propósito para que acabe la tradición de las trokosis. Por favor, pídale que intervenga a favor de Abla Kotor, para que se faciliten los esfuerzos de International Needs en la liberación del santuario de Awlo-Korti. Las cartas deben ser enviadas a:

His Excellency Jerry John Rawlings
President of the Republic of Ghana
The Castle-Osu
Accra
GHANA