Las supervivientes del tráfico sexual piden a la ONU que atienda a sus preocupaciones