DECLARACIÓN SOBRE LAS DEMANDAS PRESENTADAS CONTRA DOMINIQUE STRAUSS-KAHN EN ESTADOS UNIDOS Y FRANCIA

Versión para impresoraSend to friend

PARA SU PUBLICACIÓN INMEDIATA
6 de Julio de 2011

Persona de contacto: Karen Asare
Teléfono (Nueva York): (212) 586-0906
E-mail: media@equalitynow.org

 

DECLARACIÓN SOBRE LAS DEMANDAS PRESENTADAS CONTRA DOMINIQUE STRAUSS-KAHN EN ESTADOS UNIDOS Y FRANCIA: LOS GRUPOS DE MUJERES EXIGEN JUSTICIA EN LOS CASOS DE VIOLENCIA SEXUAL

Los grupos abajo firmantes, activistas de los derechos humanos y los derechos de la mujer, queremos mostrar nuestra solidaridad con “Hawa”, pseudónimo de la mujer anónima que denunció al ex-presidente del Fondo Monetario Internacional, Dominique Strauss-Kahn por agresión sexual. Asimismo, expresamos nuestra solidaridad también con Tristane Banon, que ayer presentó en Francia una demanda contra Strauss-Kahn por un intento de violación ocurrido en 2003.

Estas dos mujeres no pueden ser más diferentes: Tristane es una periodista blanca francesa nacida en el seno de una familia privilegiada y con relevancia política, mientras que Hawa, llegada a Nueva York desde uno de los países más pobres de África, fue sometida a la mutilación genital femenina (al igual que el 90% de las mujeres en Guinea) y obligada a casarse cuando era sólo una niña. Sin embargo, ambas mujeres han tenido el valor suficiente para denunciar a Strauss-Kahn por sendas agresiones sexuales.

Estamos indignadas por las declaraciones de los abogados de Strauss-Kahn, los medios de comunicación y las filtraciones (de fuentes anónimas) de la acusación que tratan de destrozar la imagen de Hawa. Han logrado de manera insidiosa desplazar el interés del asunto, que ha pasado de centrarse en la violencia sexual utilizada presuntamente por Strauss-Kahn a tener como objetivo la víctima y su persona. Las niñas y mujeres más vulnerables de nuestra sociedad, es decir, las que viven en condiciones de pobreza, las inmigrantes, las que carecen de estudios, las que han sufrido explotación y abusos sexuales, las que están fuera del orden social y económico establecido… precisamente ellas son las que menos protección parecen recibir del sistema judicial. Cuando una mujer denuncia un caso de violencia de género, su personalidad nunca debe ser el objeto de debate, sino que debemos centrar la atención en la posibilidad de que un tribunal administre justicia por lo sucedido.

A Tristane Banon también se le acusa de haberse inventado el intento de violación por parte de Strauss-Kahn, y es sólo cuestión de tiempo que comiencen a linchar su imagen en este caso también. Como a muchas otras víctimas de agresión sexual, a Tristane Banon le dijeron que no denunciara la agresión. Aunque es posible que las pruebas del intento de violación a esta periodista por parte de Strauss-Kahn no sean admitidas en el caso de Hawa, constituyen un respaldo importante para la denuncia de la africana. Los resultados médicos y forenses, que determinan sin lugar a dudas la existencia de ADN de Strauss-
Kahn en el lugar de los hechos y en la ropa de la empleada, junto con el parte de lesiones correspondiente (incluidos varios hematomas en la zona genital y rasgaduras en la vestimenta), apuntan con firmeza a la veracidad de los hechos denunciados.

Muchas de nosotras estamos especializados en violencia doméstica y agresiones sexuales, por eso hemos visto muchas veces que los autores de agresiones sexuales a niñas y mujeres cometen el mismo delito más de una vez, de forma casi invariable. Impulsados por una mezcla de arrogancia, poder y misoginia, estos hombres siguen perpetrando sus delitos contra las mujeres y las niñas porque casi nunca son declarados culpables.

Instamos al pueblo de Estados Unidos, Francia, Guinea y cualquier otro país del mundo a reconocer que la violencia contra niñas y mujeres es un problema endémico y universal, lo que el anterior Secretario General de la ONU, Kofi Annan, describió en 1999 como “quizá la violación de derechos humanos más vergonzosa y más generalizada”. La Organización Mundial de la Salud señala que entre el 20% y el 50% de las mujeres y niñas son víctimas de la violencia de género. El Fondo de Población de las Naciones Unidas describe la violencia contra la mujer como “quizá la violación de los derechos humanos más generalizada y socialmente tolerada”. Esta violencia continúa siendo generalizada, como demuestra el caso de Dominique Strauss-Kahn, porque las víctimas son culpabilizadas y silenciadas, mientras que los autores normalmente quedan totalmente impunes.

Hacemos igualmente un llamamiento a la prensa para que detenga los ataques irresponsables que se lanzan contra las víctimas de una agresión sexual, ya que pueden resultar psicológicamente muy perjudiciales y potencialmente letales. En muchas sociedades tradicionales, por ejemplo, las mujeres a las que se etiqueta como “prostitutas” (sea cierto o no) pueden ser asesinadas para restituir el denominado “honor” de su familia o sufrir actos de violencia.

Exigimos al Fiscal del Distrito de Manhattan, así como a los fiscales y los tribunales de todo el mundo, que se aseguren de que Hawa, Tristane Banon y todas las demás mujeres y niñas que reúnen el coraje suficiente para presentar cargos en un juzgado, sean tratadas con sensibilidad y respeto. La acusación debe entender que, a tenor de los requisitos, de los sistemas penales y del grado de tolerancia existente con respecto a la violencia contra la mujer en la sociedad, es muy complicado iniciar estos procesos, más aún litigarlos y ganar. La fiscalía debe prever los problemas relacionados con la credibilidad de la víctima y la sucesión de ataques contra su persona, especialmente en el caso de las mujeres más vulnerables y marginadas, por lo que debe estar preparada para comprender, defender y proteger a las víctimas. Estos casos son difíciles, pero son fundamentales para poner fin a la cultura de impunidad que perpetúa la violencia contra las mujeres.

En nombre de Hawa, Tristane y en el de millones de mujeres como ellas en todo el mundo que han sufrido violencia sexual y otras formas de violencia de género y merecen respeto, exigimos justicia.

--------------------------

Gloria Steinem

Kim Nichols
African Services Committee

Gail Pendleton
ASISTA Immigration Assistance

AZEMA (France)

Rosalyn Baxandall
Bard Prison Initiative
Bayview Womenís Prison

Louky Bersianik (Canada)

Stephanie Brandt MD
New York Hospital
Weill Cornell Dept. of Psychiatry

Valérie Bouveri

Johanne Carbonneau (Woburn Quebec)

Sadeqa Siddiqui
Centre Communautaire des Femmes Sud-Asiatique

Kyra Lilien
Centro Legal de la Raza

Marie-Agnes Chergui

Gisèle Halimi
Catherine Albertini
Choisir-la-cause-des-femmes

B.J. Cling, PhD, J.D.
Foresic Psychologist, Psychoanalyst

Norma Ramos
Coalition Against Trafficking in Women

Coalition Against Trafficking in Women (Australia)

Dr. Susan Hawthorne
Coalition of Activist Lesbians (Australia)

Janet Currie (Vancouver, BC)

Marie Claude Dorce (Haiti)

Taina Bien-Aime
Equality Now

Christel Baumes-Malfant
Femmes solidaires

FINRRAGE (Australia)

Lisa Fischel-Wolovick, Esq.

Colleen Fuller (Vancouver, BC)

Louise Gauthier (Canada)

Hermanas Mirabal Family Center & Family Center Inc.

Jacob D. Massaquoi, II
Holistic Peace Movement

Emily May
Hollaback!

Catherine J. Douglass
inMotion, Inc.

KARAMAH:
Muslim Women's Lawyers for Equal Rights

Dr. Renate Klein

Abby Lippman, PhD
Professor & Women's health activist

Christiane Louis-Guerin, PhD

Catharine A. MacKinnon

Milagros Day Worldwide

Zenaida Mendez
The National Dominican Womenís Caucus

Marcia Pappas
National Organization for Women ñ NYS

Yisroel Schulman
New York Legal Assistance Group

Elena Pinakatt

Melissa Farley
Prostitution Research and Education

Margaret Feightner (Virgina)

Malika Saada Saar
The Rebecca Project for Human Rights

Tiphaine Renard (Rennes, France)

Faith Huckel
Restore NYC

Kathleen Ruff
Right On Canada

Mary Louise Roberts (Madison, WI)

Jill Robimson (Bradenton, FL)

Virginie Romette (France)

Abigail Saguy, PhD

Dorchen Leidholdt
Sanctuary for Families

Elaine Audet
Micheline Carrier
sisyphe.org

Genevieve Rail, PhD
Universite Concordia (Canada)

Professeur Richard Poulin
Universite d'Ottawa

Elizabeth Quinlan, PhD
University of Saskatchewan

Cecilia Gastun
Violence Intervention Program, Inc.

Women in Islam, Inc.

Norma Christie
Women for Justice (Canada)

Andrea Quinlan
York University

Julio 6, 2011 - 17:00