Ms. Anuradha Koirala

Versión para impresora
Una intrépida activista contra el tráfico sexual
Anuradha Koirala
"La naturaleza clandestina del tráfico de seres humanos sigue dificultando la prevención y el rescate de las víctimas potenciales".

Maiti Nepal es una de las organizaciones asociadas de Igualdad Ya en el Fondo para el Activismo de Base para Erradicar el Tráfico Sexual. Fundada en 1993 por la reconocida defensora de los derechos de la mujer Anuradha Koirala, Maiti Nepal trabaja en diversos temas que afectan a niñas y mujeres, como la violencia doméstica, el tráfico sexual, el trabajo infantil y otras formas de explotación y abusos de los derechos humanos. La organización se ha dedicado especialmente a prevenir el tráfico sexual, a rescatar y rehabilitar a los supervivientes, a promulgar la justicia en sus casos y a garantizar que el sistema de justicia penal actúe de forma efectiva contra los traficantes.

Una de las labores pioneras de Maiti Nepal es la vigilancia en los pasos fronterizos entre Nepal e India, donde la organización tiene 12 puestos de intervención. Mujeres jóvenes de Maiti (supervivientes del tráfico sexual), en colaboración con la policía, vigilan en busca de actividades sospechosas e intervienen cuando detectan una situación de posible tráfico de seres humanos. Maiti Nepal rescata cada año a más de 2.000 niñas antes de que estas sean vendidas a los burdeles. Los puestos de intervención sirven además de refugio, brindan alojamiento temporal y garantizan el regreso seguro de las chicas a sus hogares cuando resulta oportuno.

La fundadora de Maiti Nepal, Anuradha Koirala, es una de las diez personas que integran la lista de héroes 2010 de CNN. Felicidades a Anuradha, que nos habla aquí de su trabajo brevemente.

 

Estudie la posibilidad de apoyar el Fondo para el Activismo Base para erradicar el tráfico sexual haciendo una donación a Igualdad Ya.

¿Qué le motivó a crear Maiti Nepal?

Me crié en una familia que pensaba que la mejor forma de trabajar piadosamente era prestar servicios a la humanidad. Además, estudié en una escuela de monjas, donde crecí con hermanas y madres que intensificaron mi devoción por la labor social. Por ultimo, la Madre Teresa fue la mayor fuente de inspiración para iniciar una misión dirigida a mejorar la humanidad. Estas razones me llevaron a fundar Maiti Nepal.

¿Qué cambios ha observado desde que nació Maiti Nepal?

Durante los primeros años, cuando se formó la organización, el gobierno y la gente no consideraba un delito el tráfico de seres humanos. Tras una ardua labor de sensibilización, el gobierno reconoce ahora como delito el tráfico de seres humanos y el 25 de agosto de 2007 promulgó una ley contra el mismo. Asimismo, el 5 de septiembre se celebra en Nepal el Día contra el Tráfico de Seres Humanos. Esto ha sido una iniciativa de Maiti Nepal.

La sensibilización en la comunidad también ha aumentado. En la actualidad, la gente ha comenzado a denunciar los casos de desaparición a Maiti Nepal y a la policía, cuando hace diez años nadie sabía nada al respecto. Como consecuencia, se denuncian más casos de tráfico de personas en las comisarías y se emprenden más diligencias judiciales. En muchos casos, los supervivientes ganan la batalla contra los traficantes. Esta mayor sensibilización ha hecho que disminuyan los casos de tráfico de seres humanos. A escala global también, el tráfico de seres humanos se ha convertido en uno de los mayores delitos, reconocido por numerosos países.

¿Qué retos afronta ahora en su trabajo por prevenir el tráfico de personas y rescatar y rehabilitar a los supervivientes del mismo?

La naturaleza clandestina del tráfico de seres humanos sigue dificultando la prevención y el rescate de las víctimas potenciales. Los traficantes utilizan constantemente métodos nuevos de actuación. Han aparecido formas nuevas de tráfico y resulta aún más complicado luchar contra esto. Los traficantes trabajan en redes del crimen organizado, por lo que resulta un gran desafío vencerles. El personal de Maiti Nepal ha recibido amenazas de muerte.

Las necesidades de los supervivientes son complejas y múltiples. Muchos supervivientes regresan a sus casas traumatizados. El índice de prevalencia de enfermedades de transmisión sexual y del VIH es bastante elevado entre las víctimas, y algunos supervivientes resultan infectados por la tuberculosis resistente a múltiples fármacos como consecuencia, por lo que la rehabilitación es difícil y complicada.

A pesar de su reconocimiento mundial, la recaudación de fondos para los proyectos contra el tráfico de seres humanos sigue siendo muy difícil.

 

Para más información sobre Maiti Nepal, visite la web www.maitinepal.org.