Azza Suleiman

Versión para impresora
Abogando por la igualdad de derechos para las mujeres egipcias
Azza Suleiman
“La religión debería servir para dar alegría a las personas; por lo tanto, no se puede permitir que las instituciones religiosas y el clero discriminen a las mujeres”.

Destacada activista y enérgica defensora, Azza Suleiman es una de las defensoras más activas en el ámbito de los derechos humanos en general y en el de los derechos de la mujer en particular. Desde hace más de 10 años, colabora con Igualdad Ya en campañas para combatir la violencia contra las mujeres, especialmente la mutilación genital femenina. Ha contribuido con éxito a la revocación o la enmienda de un número significativo de leyes discriminatorias por razones de sexo y  en 2009, trabajó con Igualdad Ya para presentar una declaración al Jefe de la Liga Árabe en la que se solicitaba la creación de un Relator Especial de Naciones Unidas para combatir las leyes discriminatorias contra la mujer.

La Sra. Suleiman es directora del Centro para la Asistencia Jurídica de las Mujeres Egipcias (CEWLA desde su fundación en 1995. CEWLA es un importante grupo de abogados para las mujeres egipcias que promueve los derechos de la mujer a través de la ley. Proporciona asesoramiento jurídico, especialmente a mujeres pobres, y lucha contra la mutilación genital femenina (MGF), los “crímenes de honor” y las leyes de divorcio discriminatorias.

A medida que las mujeres egipcias continúan exigiendo la integración de sus derechos en el Egipto post-revolucionario y la implementación de la Carta de las Mujeres egipcias de 2011 (firmada por medio millón de ciudadanos egipcios), hablamos sobre los principales obstáculos a los que se enfrentan las mujeres egipcias y cómo CEWLA les ayuda a superarlos.

1. ¿Cómo empezó a trabajar en los derechos de la mujer en Egipto; qué le impulsó a crear su organización?

Empecé a trabajar en política desde muy joven, ya que siempre he tenido un sueño para mi país que incluye la igualdad y la justicia para todos y que finalmente las mujeres sean respetadas, ya que históricamente han sido despreciadas en la sociedad y se les ha hecho sentir como ciudadanos de segunda clase. Uno de los motivos que me llevaron a crear mi organización fueron mis experiencias personales en las que presencié los retos y los obstáculos que impedían avanzar a las mujeres. En 1994 empecé a trabajar en la Organización Egipcia de Derechos Humanos, donde fui testigo de las tragedias sufridas por los familiares femeninos de miembros de los grupos islámicos.  Estas mujeres eran torturadas y obligadas a abortar por la agencia estatal de seguridad egipcia con el fin de presionar a los hombres para que se entregaran a las fuerzas de seguridad. Tras trabajar allí un año lo dejé para crear CEWLA, en la región de Boulaq El Dakrour.

Uno de los principales objetivos de la organización es proporcionar apoyo y asesoramiento jurídico a mujeres vulnerables que viven en las zonas menos privilegiadas y más empobrecidas del país, teniendo en cuenta que se trata de la gran mayoría de la población de Egipto. Aunque la ignorancia en materia jurídica es común en todos los estratos de la sociedad egipcia, incluidas la clase media y alta, es especialmente habitual en las comunidades pobres y marginadas. La ausencia de un estado de derecho, el desconocimiento de la ley, la pobreza y el sentimiento de impotencia a menudo provoca que se incumpla la ley inconscientemente. Una vez que se ha incumplido la ley, intentar desenvolverse en el sistema judicial puede ser bastante caro y a menudo tiene consecuencias inesperadas, como por ejemplo: ser declarado legalmente responsable debido a la incomprensión de los procedimientos jurídicos; participar inconscientemente en actos delictivos debido a la ignorancia jurídica; y a consecuencia de la discriminación generalizada por razones de sexo, la perdida adicional de los derechos de la mujer y, con frecuencia, de sus propiedades y herencias.

2. ¿Cuáles considera que son los principales retos a los que se enfrentan las mujeres en Egipto?

Las mujeres egipcias se enfrentan diariamente a muchos retos, por ejemplo:

  • La ausencia de democracia en Egipto y la existencia del Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas que está gobernando el país durante el periodo de transición sin unas directrices claras que definan sus funciones ni su autoridad;
  • Una mayor violencia debido a la falta de seguridad en ausencia de un estado de derecho;
  • Las costumbres y tradiciones que conducen al analfabetismo y a un mayor índice de abandono escolar en las niñas y las mujeres jóvenes. Debido a la pobreza, si una familia tiene que decidir quién puede ir al colegio, la mayoría eligen educar a los niños;
  • El matrimonio infantil;
  • Las leyes discriminatorias, especialmente las relativas a las leyes del estado civil, que se derivan de la ley islámica y dictan las reglas del matrimonio, el divorcio, la custodia, la pensión alimenticia, la herencia y el empleo;
  • Los discursos religioso reaccionarios que minan los derechos de la mujer;
  • El discurso desinformado de los medios de comunicación, que profundiza las costumbres, las tradiciones y el discurso reaccionario de la comunidad.

3. ¿Cómo aborda su organización la violencia contra la mujer?

En CEWLA tratamos cuestiones muy delicadas relativas a las mujeres como los “crímenes de honor”, la violación, el incesto, la privación a las mujeres de su herencia y los matrimonios concertados. A nivel legislativo, incluimos las cuestiones de la mujer en el programa de las autoridades dialogando, proporcionando sugerencias, enviando informes paralelos a los correspondientes comités de Naciones Unidas y haciendo un seguimiento de las observaciones finales con los organismos gubernamentales relevantes. En la comunidad contamos con programas para mujeres analfabetas para que conozcan sus derechos legales en virtud de la legislación existente, llevamos a cabo formación sobre los derechos legales y humanos de las mujeres dirigida al clero religioso y trabajamos en el discurso religioso y la adopción de jurisprudencia islámica acorde con los avances de la sociedad. CEWLA también realiza sugerencias jurídicas sobre leyes que discriminan a la mujer y realiza campañas como, por ejemplo, la importancia de contar con una ley de familia para los cristianos, la necesidad de enmendar las leyes de estado civil, una iniciativa contra la MGF, un llamamiento para crear una ley que impida privar a las mujeres de su herencia y una campaña en los medios de comunicación para combatir la violencia contra las mujeres. Finalmente, la organización proporciona ayuda jurídica, social y psicológica a las mujeres que acuden a nosotros y está en proceso de abrir un refugio para mujeres víctimas de la violencia.

4. ¿Qué tipos de acciones y actividades están llevando a cabo usted y su organización para ayudar a las mujeres en Egipto?

Hemos puesto en marcha varios programas para combatir la violencia contra las mujeres como, por ejemplo, un programa integral que aborda el incesto, la violación y la herencia. Para ello, hemos creado una coalición para combatir la violencia contra la mujer que está constituida por 72 organizaciones de todo Egipto. Contamos con un programa que presiona para cambiar las leyes discriminatorias contra las mujeres cristianas y musulmanas haciendo un llamamiento a las autoridades para que cumplan los convenios internacionales, especialmente la convención CEDAW. CEWLA cuenta con programas dirigidos al analfabetismo y al analfabetismo jurídico y con servicios de apoyo para los litigios legales destinados a las mujeres víctimas de la violencia que trabajan para hacerlas más fuertes legal, social, económica y políticamente. Se ha creado una unidad para el control y la documentación de las violaciones a mujeres con el objetivo de facilitar la prestación de ayuda a las mujeres y para poner de manifiesto sus problemas ante los organismos jurídicos y sociales relevantes. Asimismo, CEWLA cuenta con programas para hombres y mujeres jóvenes para aumentar su sensibilización de género y para crear un diálogo en la comunidad sobre la importancia de participar activamente en la creación de una nueva constitución que tenga en cuenta las cuestiones de género. Creemos firmemente que la nueva constitución debe ser redactada por las personas a las que regirá.

5. ¿A qué retos y riesgos se enfrentan usted y sus colegas activistas al trabajar en este campo?

Algunos de los principales retos a los que nos enfrentamos como activistas son:

  • El Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas, que actualmente gobierna Egipto, difama la reputación de los activistas acusándonos de implementar programas extranjeros en Egipto. También está cerrando nuestras organizaciones y encarcelando a activistas;
  • Las agencias de comunicación que empañan la reputación de las organizaciones no gubernamentales tergiversando nuestro trabajo;
  • Las restricciones administrativas y financieras impuestas a las organizaciones no gubernamentales;
  • La falta de una red activista coherente;
  • Antes de la revolución, los activistas eran acosados constantemente por los miembros de la seguridad del estado; yo misma sufrí este acoso por exigir la democracia para Egipto. Todavía ocurre pero ahora lo hacen de una manera menos abierta. Por ejemplo, normalmente retrasan la aprobación de los proyectos del Ministerio de Solidaridad Social (MOSS), aumentan las restricciones a las organizaciones no gubernamentales y han aumentado las investigaciones e inspecciones de las campañas ideadas por las organizaciones.

6. ¿Qué leyes o normativas considera que debería promulgar el gobierno egipcio para ayudar a las mujeres?

Es muy necesario cambiar la ley actual de estado civil que regula el matrimonio, la custodia, la pensión alimenticia y el divorcio tanto para cristianos como musulmanes. Además se necesitan leyes de protección de la familia, es necesario enmendar algunos artículos del código penal con respecto al incesto y a los “crímenes de honor” y se deben enmendar las leyes laborales especialmente en lo que respecta a los trabajadores domésticos y agrícolas, que normalmente son mujeres.

7. ¿Qué sugerencias haría al gobierno egipcio para abordar los derechos de la mujer después de la revolución?

El gobierno egipcio debería trabajar para incluir a las mujeres en los distintos comités que se han creado y animarlas a que participen activamente en los nuevos partidos. Al desempeñar un papel activo, las mujeres podrán interactuar con la Asamblea del Pueblo y los consejos de la Shura. Asimismo, los legisladores deberían desarrollar un plan de acción concreto que marque una diferencia real en la vida de las mujeres después de la revolución, como por ejemplo: incluir a mujeres en el comité directivo que está preparando la constitución; incluir un lenguaje en la constitución que no discrimine por razones de sexo; aplicar un sistema de cuotas que garantice que las mujeres sean incluidas en todas las instituciones públicas; garantizar que las mujeres formen parte del sistema judicial; y reconstruir el Ministerio de Medios de Comunicación para abordar la imagen que se da de la mujer en los medios de comunicación y para tratar nuestros problemas, necesidades y exigencias. El gobierno egipcio también debería cooperar y establecer contactos con organizaciones no gubernamentales para aumentar las oportunidades de capacitación de las mujeres, incluyendo iniciativas que aborden el analfabetismo y que combatan las prácticas tradicionales dañinas.

8. Para concluir, ¿qué pasos se deben dar para mejorar la situación de las mujeres egipcias?

  • Educar a los medios de comunicación de modo que traten los derechos de la mujer desde la perspectiva de los derechos humanos;
  • Formar a los jueces sobre el uso adecuado de los convenios internacionales de derechos humanos de la mujer;
  • Capacitar profesionalmente al personal que trabaja en los refugios de mujeres;
  • Desarrollar el potencial de las mujeres como miembros plenos e iguales de la sociedad, tanto en el ámbito privado como público;
  • Abordar las necesidades inmediatas de las mujeres y proporcionarles ayuda jurídica y psicológica;
  • Situar los problemas de las mujeres en el programa del nuevo gobierno en todas las áreas;
  • Educar al público sobre la importancia de la igualdad de género realizando talleres y fomentando el diálogo entre las organizaciones no gubernamentales, los medios de comunicación y el clero religioso.

Estudie la posibilidad de apoyar nuestro trabajo sobre la discriminación en la ley.

Para más información sobre la organización de la Sra. Suleiman, visite www.cewla.org (en árabe).