Fondo de Defensa Legal de Niñas Adolescentes

Versión para impresora

Para muchas chicas, incluidas las que viven en países pobres y en desarrollo, los años críticos de la adolescencia están llenos de dolorosas experiencias que tienen consecuencias irreversibles para toda la vida. El desarrollo sexual durante la pubertad genera reacciones dañinas porque las sociedades se sienten con el derecho de no invertir más en la educación y el desarrollo personal de las niñas para apropiarse de su mano de obra, su sexualidad y su fertilidad. En general, las niñas carecen de medios socialmente protegidos para protestar contra el maltrato que sufren por parte de familiares, compañeros, profesores o desconocidos.

El Fondo de Defensa Legal de Niñas Adolescentes (AGLDF, por sus siglas en inglés) se creó para poner freno a las violaciones de los derechos humanos que sufren las niñas al inicio de su adolescencia y que afectan a su autoestima y les impiden acceder a cualquier tipo de protección legal, derecho social u oportunidad económica. El AGLDF saca a la luz de forma estratégica determinados casos jurídicos que representan las violaciones de derechos humanos más comunes e importantes entre las adolescentes. El objetivo principal de esta campaña es:

  • Intensificar la protección jurídica de las niñas a través de litigios y reformas legales.
  • Capacitar a las comunidades para que aborden el tema de los derechos humanos de las niñas, y
  • Aumentar la visibilidad y el impacto de las políticas públicas, tanto en el ámbito regional como internacional.

Los casos son seleccionados en función de su relevancia y de las posibilidades de hallar una solución para las víctimas y de modificar el estado de derecho estableciendo precedentes o poniendo de relieve la necesidad de que la ley proteja a hombres y mujeres en igualdad de condiciones. Asimismo, el hecho de llamar la atención del público con estos casos puede contribuir a animar debate público y a generalizar la demanda de derechos individuales.

Consejo consultivo del AGLDF:

Presidenta: Judith Bruce (Consejo de Población)
Lisa Alter (Abogada y cofundadora de Girls Learn International)
Laura Barnett (Directora, artista y educadora)
Dale Buscher (Comisión de Mujeres para los Refugiados)
Elizabeth Evatt (ex-presidenta de la Convención de las Naciones Unidas sobre la eliminación de todas las formas de   discriminación contra la mujer - CEDAW)
Jane Fonda (Actriz, filántropa y activista)
Marianne Gimon (asesora independiente experta en género y desarrollo internacional)
Ann Graham (experta en filantropía femenina, asesora de Naciones Unidas)
Steve Hammond (miembro de Hughes Hubbard & Reed LLP)

Jueza Claire L’Heureux Dubé (ex-miembro del Tribunal Supremo de Canadá, imparte cursos de formación a jueces en África)

Escolares en un espacio seguro en el proyecto de Igualdad Ya para poner fin a la violencia contra las niñas en Zambia

Igualdad Ya apoya en la actualidad los siguientes casos a través del AGLDF:

 

ETIOPÍA: Violación, secuestro y matrimonio forzado

El matrimonio mediante rapto es una práctica habitual en algunas partes de Etiopía y se produce cuando un hombre secuestra a una mujer o una niña y le obliga a casarse con él. La campaña de Igualdad Ya dio a conocer el caso de Makeda, que fue secuestrada y violada con 13 años. A pesar de que fue rescatada y el violador detenido, una vez puesto en libertad volvió a raptarla y la retuvo secuestrada durante un mes hasta que ella logró escapar, no sin antes haber firmado el certificado de matrimonio bajo coacción.

Los autores del secuestro de la niña fueron condenados a prisión por un tribunal en julio de 2003, pero en diciembre de ese mismo año un tribunal de apelaciones revocó la sentencia y fueron puestos en libertad. Con la ayuda de Igualdad Ya y la asociación de abogadas etíopes (EWLA), Makeda y su padre recurrieron la decisión del tribunal supremo de Etiopía, sin éxito. El secuestrador y sus cómplices continuaron en libertad, y se han agotado todas las vías jurídicas nacionales posibles.

En 2005, tras la labor de sensibilización llevada a cabo por Igualdad Ya y la EWLA, Etiopía revocó la ley que eximía de toda pena a los autores de la violación en estos casos siempre que se casaran con su víctima.

En 2007, la EWLA e Igualdad Ya presentaron una denuncia ante la Comisión Africana de Derechos Humanos y de los Pueblos en nombre de Makeda, argumentando que el gobierno etíope no había castigado al violador y que eso suponía el incumplimiento por su parte de las obligaciones derivadas de la Carta Africana de Derechos Humanos y de los Pueblos.

Llevamos desde 2008 negociando un acuerdo amistoso en nombre de Makeda con el gobierno etíope por petición de este último. Sin embargo, ante los escasos avances en abril de 2010 Igualdad Ya pidió a la Comisión Africana que dictaminara definitivamente si admitía la demanda y por tanto los procedimientos seguían adelante. En caso de ser aceptado, Igualdad Ya se haría cargo del caso ante la Comisión Africana.

El caso de Makeda fue plasmado en Half the Sky, un libro de los periodistas ganadores del premio Pulitzer Nicholas Kristof y Sheryl WuDunn, y ha tenido una gran cobertura en otros medios de comunicación (sólo en inglés).

 

ZAMBIA: Violación de alumnas por parte de los docentes

 

Mary en la escuela

En Zambia cada vez son más los casos de violaciones de menores. Igualdad Ya lleva mucho tiempo actuando en el caso de Mary, una niña de 13 años que fue violada por su profesor.  Con la excusa de recoger los papeles de su examen, el profesor se presentó en su casa y la violó. 

Por los comentarios que realizó el director de la escuela cuando le comunicaron los hechos, se deduce que no era el primer incidente de este tipo en el que ese profesor se veía implicado, pero el centro no había tomado ninguna medida. A instancias de la tía de Mary, el profesor fue detenido y a continuación puesto en libertad sin cargos. 

Igualdad Ya trabajó con un abogado voluntario que interpuso una demanda civil en nombre de Mary contra el Ministerio de Educación, la escuela y el Ministerio Público. El 30 de junio de 2008, el Tribunal Superior de Lusaka dio a conocer una sentencia histórica en la que se indemnizaba a Mary con 45.000.000 de kwachas (8.500 euros) por daños físicos, sufrimiento, tortura mental, agravación de daños y gastos médicos.

El juez consideró que el hecho de que la policía no hubiera arrestado al profesor constituía una “dejación de sus deberes” y remitió el caso al Director del Ministerio Público para que presentara cargos penales. También instó al Ministerio de Educación a establecer “normas que puedan frenar esos actos”. Igualdad Ya asesoró a los abogados de Mary sobre los diversos tratados regionales e internacionales ratificados por Zambia y, como consecuencia, el Tribunal Superior hizo mención a las disposiciones recogidas en el Protocolo Africano de Derechos de la Mujer. Esta decisión judicial representa un paso adelante en la aplicación del Protocolo en Zambia, pero el gobierno del país anunció que la recurriría. 

En agosto de 2009, y como consecuencia de la labor de sensibilización llevada a cabo por Igualdad Ya, el gobierno de Zambia retiró su aviso de apelación, con lo que la sentencia histórica se consideró firme.
 

La red de niños de Chongwe,  en el proyecto de Igualdad Ya para poner fin a la violencia contra las niñas en Zambia

Para apoyar el caso de Mary y responder de un modo más estratégico y colectivo a los abusos que sufren las niñas, Igualdad Ya contribuyó a formar una coalición de organizaciones de la sociedad civil zambiana que trabajan en el tema de los abusos sexuales a las niñas. Esta coalición puso en marcha un proyecto integral para erradicar la violencia contra las niñas en Zambia a través de un enfoque multisectorial que incluye el empoderamiento de las menores, la provisión de servicios sanitarios y legales, reformas legales y labores de sensibilización. La coalición continúa vigilando la adopción de medidas por parte del Ministerio de Educación para evitar y abordar mejor los casos de violaciones de profesores a niñas y otras formas de violencia sexual contra ellas. Este proyecto, coordinado por Igualdad Ya y financiado por el Fondo de Naciones Unidas para poner fin a la violencia contra la mujer, se puso en marcha en 2010. Igualdad Ya encargó un documental sobre la erradicación de la violencia contra las niñas en Zambia, y su finalización está prevista en 2013.

Carta de Igualdad Ya al Ministerio de Educación de Zambia (sólo en inglés; PDF, 34 KB).

 

KENIA: Mutilación Genital Femenina

Taller sobre la MGF organizado por TNI (Tasaru Ntomonok Initiative), con las mujeres masai, incluidos las circuncisiones

Sasiano Nchoe era una niña masai de 12 años que murió el 18 de agosto de 2008 tras ser sometida a la mutilación genital femenina o MGF. A pesar de que Kenia promulgó en 2001 una ley que prohíbe la MGF, aún se sigue practicando de forma generalizada en algunas comunidades, por ejemplo la masai, donde no se aplica la ley. Sasiano fue enterrada, pero su cuerpo fue exhumado después de que la organización Tasaru Ntomonok Initiative, afiliada a Igualdad Ya, actuara en el caso y advirtiera de los hechos a las autoridades.

Tras el informe de la autopsia, la autora de la circuncisión (Nalangu Ole Sekut) y el padre de la niña fueron detenidos y acusados de homicidio por imprudencia. Sin embargo, los dos acusados huyeron mientras estaban en libertad bajo fianza, lo que retrasó la celebración del juicio.

Después de que Igualdad Ya hiciera pública la dejación por parte de la policía al no aplicar la ley contra la MGF, las autoridades de Narok arrestaron de nuevo a los acusados. El 1 de abril de 2010 comparecieron ante el tribunal de Narok y se declararon culpables de homicidio imprudente. Ambos fueron condenados a diez años de prisión (sólo en inglés).

 

PAKISTÁN: Incesto

Mariam y su madre ante el tribunal de Lahore con Sidra Humayun (WAR) y Mehr Qureshi (Igualdad Ya)

El código penal de Pakistán no contiene ninguna ley específica sobre el incesto. Dado el carácter conservador de la sociedad, temas como el de la violación y el incesto están muy estigmatizados y son difíciles de abordar. 

En 2009, y junto con nuestra organización afiliada War Against Rape (WAR) de Lahore, Igualdad Ya se implicó en el caso de una niña de 15 años (Mariam) violada por su padre. Cuando la madre y los tíos de Mariam acudieron a la policía a denunciar los hechos, los agentes se mostraron escépticos ante la posibilidad de que un padre pudiera violar a su hija y trataron de convencer a la niña de que no pusiera la denuncia diciéndole que arruinaría a su padre. El padre sobornó al fiscal y a la policía para que se archivara el caso. El magistrado le puso en libertad bajo fianza sin informar a Mariam.

En colaboración con WAR, Igualdad Ya encontró una abogada dispuesta a defender a la menor pro bono. Juntos conseguimos persuadir a la policía de que no archivara el caso y lo abriera de nuevo. Gracias a la diligente actuación de la abogada de Mariam, el fiscal, que había dejado en libertad al padre sin informar a la demandante, fue inhabilitado y el caso fue asignado a otra persona. Además, gracias a una donación anónima Igualdad Ya ha podido proporcionar alojamiento, educación y terapia  la niña.

Aunque el caso comenzó a juzgarse en mayo de 2010, la primera vista no se celebró hasta enero de 2011 y posteriormente fue aplazada varias veces como consecuencia de la táctica empleada por el acusado y su abogado, así como por la ineficiencia del tribunal. Durante el juicio se obligó a Mariam a testificar delante de su padre, hasta que su abogada y WAR intervinieron para obtener permiso y poder utilizar un biombo tras el cual pudiera declarar más protegida. El proceso dejó entrever el desconocimiento de la legislación sobre violencia sexual por parte de la acusación y del personal médico-forense. La abogada de Mariam tuvo que lidiar además con la indignante afirmación del examinador médico, que declaró que era posible que la niña no hubiera sido violada porque no existían marcas físicas de violencia. A lo largo del procedimiento judicial, la abogada tuvo que intervenir repetidamente para proteger a la menor, incluso del propio fiscal.

Finalmente, después de dos años de incansables esfuerzos, el 22 de julio de 2011 el juez impuso al padre la pena más elevada posible por violar a su hija, garantizando de este modo la justicia para Mariam. Igualdad Ya espera que este caso siente precedente con respecto al incesto y sirva para incluir en las leyes pakistaníes relativas a la violación una disposición específica al respecto.

Taller sobre la violencia sexual y el incesto en Lahore en 2010

En diciembre de 2010, Igualdad Ya y WAR celebraron un seminario sobre violencia sexual e incesto en Lahore, Pakistán, con asistencia de representantes de la sociedad civil, abogados, parlamentarios, jueces y medios de comunicación.

En enero de 2012, Igualdad Ya, WAR Lahore y los servicios jurídicos de Nasreen Welfare Trust publicaron un estudio sobre el incesto en Pakistán en el que se destacan los obstáculos que deben superar las supervivientes para acceder a la justicia y proporciona soluciones basadas en mejores prácticas de otros países.

 

YEMEN: Matrimonio infantil

Tienda donde Wafa vivía con su familia

Los estudios indican que la edad media con que se casan las niñas en las zonas rurales de Yemen está en torno a los 12 o 13 años de edad y que prácticamente la mitad de las niñas se casan antes de los 18 años. En Yemen no existe una edad mínima legal para contraer matrimonio, y los casamientos de niñas son habituales. El gobierno yemení no ha tomado medida alguna para prohibir estos matrimonios.

En 2010, y con ayuda de nuestra afiliada Yemen Women Union (YWU), Igualdad Ya se implicó en el caso de Wafa, una niña de 11 años que en 2009 fue obligada por su padre a abandonar la escuela y a casarse con un granjero de 40 años. El novio pagó 215.500 riales yemeníes (630 euros) como anticipo de su dote, estimada en 400.500 riales (1.170 euros).

Tras un año de matrimonio, durante el cual sufrió palizas brutales por parte de su marido, Wafa escapó y regresó a casa de sus padres. Su padre había fallecido y su madre era incapaz de hacerse cargo de ella debido a los trastornos psicológicos que sufría a causa de los malos tratos recibidos durante años. Sin embargo, Wafa amenazó con suicidarse si su familia la enviaba de nuevo a casa de su marido.

En 2011, un tribunal de la provincia de Hija le concedió finamente el divorcio. A pesar de que YWU e Igualdad Ya querían que el tribunal le concediera el divorcio sin que Wafa tuviera que devolver la dote (dinero que recibe la familia de la novia por parte del novio por contraer matrimonio), lamentablemente esto último no fue posible. El padre de Wafa había gastado el dinero de la dote antes de morir y un familiar de Wafa, bajo las coacciones y amenazas del esposo de la menor, tuvo que pedir un préstamo para devolver el dinero, impidiendo de este modo que Wafa pudiera recurrir las condiciones de su divorcio.

Aunque estaba oficialmente divorciada, Wafa tuvo que escapar de casa a principios de enero de 2012 porque el mismo familiar que había devuelto el dinero de la dote trató de abusar sexualmente de ella y comenzó a presionarle para que se casara con él. También le obligó a abandonar la escuela y a ayudar a su familia mendigando por las calles. Wafa ha sido alejada de esta situación y actualmente vive en un hogar temporal de acogida para jóvenes, donde asiste a la escuela y a cursos de formación.

En el marco de nuestra campaña para que Yemen promulgue una ley que establezca la edad mínima legal para contraer matrimonio, Igualdad Ya se implicó en este caso para ayudar a la niña a superar el trauma de su matrimonio y dar a conocer los problemas legales que sufren las niñas en los países donde no existe una edad mínima legal para casarse. Sin una ley que prohíba el matrimonio infantil y sin posibilidad de que las niñas puedan deshacerse de estos matrimonios sin tener que devolver la dote (sobre la que ellas no tienen el más mínimo control), chicas como Wafa continúan estando en riesgo permanente de ser explotadas.

 

BRASIL: Turismo sexual

Un número incontable de chicas son explotadas a través del turismo sexual.  Los turistas sexuales viajan a los lugares donde piensan que pueden abusar de mujeres y niñas sin ser identificados y con total impunidad. 

Igualdad Ya ha interpuesto una demanda civil en Estados Unidos en nombre de las chicas brasileñas explotadas por los clientes de una empresa de viajes de pesca en Brasil que dirigía un ciudadano estadounidense, quien organizaba viajes de pesca en el Amazonas para turistas estadounidenses. Junto con sus empleados, el acusado atraía a sus barcos a chicas de comunidades indígenas, algunas de apenas 12 años, prometiéndoles dinero a cambio de trabajar como sirvientas. Las niñas eran obligadas a mantener relaciones sexuales con los clientes en el barco (como consecuencia algunas quedaron embarazadas) y otras a desnudarse para que les sacaran fotografías.

Igualdad Ya consiguió que un despacho de abogados actuara en el caso de forma voluntaria, y en junio de 2011 se presentó una demanda civil en el tribunal federal de Atlanta (donde tiene su domicilio el demandado). El juez suspendió la demanda en agosto de 2011, conforme a las disposiciones sobre apelaciones, a falta de concluir la investigación penal en Estados Unidos y de formalizarse las posibles acusaciones. El juez levantó la suspensión en noviembre de 2012 para que el caso civil pueda seguir adelante. Este caso puede sentar precedente con respecto a las empresas de turismo sexual, ya que creemos que es la primera demanda civil que se presenta en virtud de la ley sobre trata de seres humanos en nombre de las víctimas del turismo sexual. Esperamos que el acusado sea condenado a indemnizar a las demandantes y que esto tenga un efecto disuasorio en los turistas que viajan por sexo.

 

KENIA: Violación en grupo

A través de la Federación de Abogadas de Kenia (FIDA-Kenya) conocimos el caso de Niara, una chica de 17 años de Kisumu (Kenia) que fue brutalmente violada dos veces y en ambas ocasiones la policía no actuó contra los autores.

La primera vez fue violada por su padre, quien además le contagió el VIH y la dejó embarazada. A pesar de denunciarlo, la policía no hizo nada. Más tarde, tras recibir amenazas de los familiares de su padre, Niara fue violada por un grupo de hombres que además le clavó agujas en el abdomen. La policía tampoco hizo nada en esta ocasión.

Igualdad Ya quiere sacar a la luz este caso para poner de relieve la falta de responsabilidad de la policía a la hora de responder a los casos de violencia sexual contra las mujeres.

Niara vive en la actualidad de forma segura y continúa con sus estudios. Con la colaboración de FIDA-Kenia, Igualdad Ya diseña las estrategias necesarias para presionar a la policía de Kisumu y que investigue el caso. También nos planteamos la posibilidad de presentar una demanda civil contra la policía por no haber actuado.

 

UGANDA: Incesto en el caso de una niña con discapacidad grave

En colaboración con Legal Action for Persons with Disabilities (LAPD), en 2011 Igualdad Ya se hizo cargo del caso de Sanyu, una niña ugandesa con grave discapacidad (sorda, muda, ciega y coja) que tuvo un hijo como consecuencia de un posible incesto. La niña reside actualmente en un centro para personas discapacitadas, pero no pudo acceder a la justicia porque era incapaz de identificar al violador debido a su discapacidad. El gobierno se negó a pagar los costes de un examen de ADN al niño, al padre de la chica o a sus hermanos, sospechosos de haberla violado, y le arrebató al bebé.

Igualdad Ya consiguió recabar fondos para las pruebas de ADN y, tras una intensa labor de sensibilización, logró que las autoridades ugandesas volvieran a abrir el caso. Tres de los sospechosos fueron arrestados en agosto de 2011 y se les tomaron muestras de ADN. La policía también tomó muestras de ADN a Sanyu y a su bebé para que las revisaran los laboratorios estatales. Al otro sospechoso que quedaba, uno de los hermanos de Sanyu, no se le pudieran hacer las pruebas ya que había huido. Los resultados de las pruebas de ADN tardaron más de un año en recibirse, y cuando finalmente se recibieron demostraron que el padre del bebé era genéticamente de la misma línea paterna, aunque ninguno de los tres era el padre del bebé de Sanyu. Nos consta que la policía no hizo ningún esfuerzo por detener al otro hermano y realizarle las pruebas. Este hermano fue hallado sin vida a principios de 2013. Actualmente estamos colaborando con los asociados del país para determinar los pasos a seguir con el fin de sentar precedente y que el gobierno adopte medidas especiales para abordar y evitar la violencia sexual contra las chicas con discapacidad.

Esperamos que este caso sirva para sacar a la luz la vulnerabilidad de las niñas con discapacidad frente a la violencia y establezca un importante precedente en torno a los pasos que debe dar el gobierno para proteger a estas niñas.
 

PAKISTÁN: violación en grupo por parte de la policía

A través de nuestra organización asociada Blue Veins, en 2011 tuvimos conocimiento del caso de Saba, una chica pakistaní de 16 años que fue secuestrada y estuvo privada de libertad durante un año, durante el cual sufrió repetidamente violaciones por parte de varias personas, entre las que presuntamente había agentes de policía y un miembro civil del ejército pakistaní. A pesar de su trauma, Saba fue capaz de dar detalles de rasgos y marcas en el cuerpo de algunos de los acusados. Igualdad Ya se hizo cargo de este caso con la finalidad de sentar un precedente para acabar con la impunidad de la policía con respecto a la violencia contra las mujeres y niñas.

En diciembre de 2010, varios agentes de la policía entraron en casa de Saba con la excusa de que estaban buscando a su hermano en relación con un incidente menor. Su hermano no estaba y se llevaron a Saba a una casa en la que fue drogada y violada en grupo. En septiembre de 2011, en estado de gestación, la joven consiguió escapar mientras era obligada a introducirse en un coche por dos hombres a quienes los secuestradores la habían vendido (en enero de 2012 dio a luz a una niña). Saba y su familia, que viven en condiciones de extrema pobreza, trataron de buscar justicia a pesar de la corrupción policial y las amenazas de los fundamentalistas locales. Posteriormente, fueron atacados a la salida del juzgado y el hermano fue brutalmente asesinado de varios disparos.

A pesar de que hubo testigos del asesinato, el inspector encargado de la investigación se negó a tomar medidas al respecto. Las presiones de los grupos de derechos humanos y los medios de comunicación han obligado al gobierno pakistaní a actuar en ambos casos. Después de que el Tribunal Superior de Peshawar ordenase constituir un comité de alto nivel para investigar el caso y adoptar medidas rigurosas contra los autores del delito y los policías que se negaron a desempeñar su trabajo tanto en el caso de la violación como en el del asesinato, en diciembre de 2011 catorce personas fueron detenidas en relación con la violación y 29 agentes de policía fueron suspendidos de oficio. Se realizaron pruebas de ADN al bebé y a los presuntos violadores, pero ninguno de los sospechosos resultó ser el padre. El Juez del Tribunal Superior de Peshawar ordenó que Saba fuera sometida a la prueba del detector de mentiras y determinó que los resultados no eran concluyentes. Igualdad Ya escribió al magistrado para expresar su preocupación por el hecho de someter a este mecanismo a la víctima de una violación, ya que puede provocar daños psicológicos y, al no arrojar resultados concluyentes, puede ser muy perjudicial. Sin embargo, el 19 de junio el Tribunal Superior de Peshawar desestimó su demanda en el caso.

Tras permanecer en prisión preventiva por orden del tribunal Superior, el 31 de enero los tribunales inferiores absolvieron a los acusados de la violación en grupo, entre ellos varios agentes de policía. Nos preocupa seriamente la seguridad de Saba y su familia después de esta sentencia, ya que en adelante no tendrán protección y ya han sido amenazados por haber interpuesto la demanda. Actualmente colaboramos con nuestros asociados en el país para buscar la manera de proteger a Saba.

Los nombres de las niñas han sido cambiados para proteger su privacidad.