Estados Unidos

Estados Unidos: Aprobar la Ley de Protección y Justicia para Víctimas de la Trata de Personas en Nueva York

Número de acción: 
50.1
ACTUALIZACIÓN: 
Not an update
Fecha: 
2013 Jun 10
Fecha de actualización: 
2013 Jun 25
ACTUALIZACIÓN: 

ACTUALIZACIÓN DEL 25 DE JUNIO DE 2013 – En un paso positivo para las víctimas de tráfico sexual de 16 y 17 años de edad, la asamblea legislativa del estado de Nueva York aprobó un proyecto de ley para ampliar su Ley de Puerto Seguro a todas las personas prostituidas menores de dieciocho años (anteriormente solo abarcaba a las víctimas menores de 15 años). Ahora los menores de 16 y 17 años que sean detenidos por prostitución serán considerados víctimas de la trata de personas y, en consecuencia, se les permitirá el acceso a tratamiento en vez de ser enviados a la cárcel. Además, sus antecedentes penales permanecerán precintados para evitar castigarlos cuando traten de reconstruir sus vidas. Igualdad Ya felicita a la congresista Amy Paulin y al senador Andrew Lanza por su increíble trabajo para asegurar la aprobación de este proyecto de ley durante la sesión legislativa.

Lamentablemente, debido al lucimiento político producido en Albany, no se aprobó finalmente la Ley de Justicia y protección de las víctimas del tráfico de personas. Sin embargo, esperamos con optimismo que el proyecto de ley sea aprobado en última instancia en el próximo periodo legislativo de Nueva York ya que ha contado con un importante apoyo tanto en el Senado como en la Asamblea Legislativa. Durante los próximos meses Igualdad Ya y sus socios formularán una estrategia para elaborar un plan que garantice la aprobación de la Ley de Justicia y protección de las víctimas del tráfico de personas durante la próxima sesión legislativa. Agradecemos sinceramente a los miles de personas que nos han apoyado enviando una petición a la asamblea legislativa de Nueva York en favor de la campaña y esperamos poder seguir contando con su ayuda en 2014.


ver pdf

Qué puede hacer: 

>> ¡TOME MEDIDAS!

La TVPJA se someterá a votación en esta sesión legislativa, que termina el 20 de junio. ¡Únase a nuestra campaña hoy mismo!

  • Escriba a los funcionarios que figuran a continuación e ínsteles a aprobar la TVPJA durante la sesión legislativa de junio de 2013.

Las cartas deben ir dirigidas a:

El Honorable Andrew M. Cuomo
Gobernador del Estado de Nueva York
NYS State Capitol Building
Albany, NY 12224
Email: gov.cuomo@chamber.state.ny.us
Enlaces de los medios sociales:
Twitter: @NYGovCuomo
Facebook: www.facebook.com/GovernorAndrewCuomo

Miembro de la Asamblea Sheldon Silver
Portavoz de la Asamblea del Estado de Nueva York
Legislative Office Building, Room 932
Albany, NY 12247
Email: speaker@assembly.state.ny.us

Senador Dean G. Skelos
Presidente Interino y Líder de la Coalición Mayoritaria del Senado del Estado de Nueva York
Legislative Office Building, Room 909
Albany, NY 12247
Email: skelos@nysenate.gov
Enlaces de los medios sociales:
Twitter: @SenatorSkelos
Facebook: www.facebook.com/senatordeanskelos

Cartas: 

Estimado Gobernador Cuomo, Miembro de la Asamblea Silver, Senador Dean G. Skelos:

Le escribo para solicitar su apoyo a la Ley de Protección y Justicia para Víctimas de la Trata de Personas (TVPJA, Paulin/Lanza A.2240/S.2135) e instarle a aprobarla durante la sesión de junio de 2013.

Según la Oficina de Nueva York de Servicios para el Menor y la Familia, anualmente miles de menores son objeto de trata de personas con fines de explotación sexual comercial en Nueva York. Sin embargo, los proxenetas y clientes de estos menores rara vez son detenidos.

Nueva York debe esforzarse más. Actualmente, la ley estatal considera el delito violento de la trata de personas como una ofensa “no violenta”. Una persona que paga dinero a cambio de sexo con un menor recibe una pena inferior a alguien condenado por violar a un menor de la misma edad. Para agravar aún más la situación, una persona que paga por servicios sexuales con un menor puede alegar en su defensa que “no sabía que la víctima era menor”; una defensa que no existe para otras formas de abuso de menores. Además, Nueva York continúa tratando a las víctimas de la trata de personas de 16 y 17 años de edad que son arrestadas por prostitución como delincuentes en vez de como víctimas que requieren tratamiento y servicios de ayuda.

Le ruego que apruebe la TVPJA para que la trata de personas sea considerada un delito grave violento y las penas por pagar dinero por servicios sexuales con un menor se equiparen a las del estupro; para que las leyes contra la trata de personas de Nueva York se equiparen al estatuto federal contra la trata de personas eliminando el requisito de que los fiscales prueben que las víctimas de trata de personas menores de edad fueron obligadas a realizar actos sexuales; y para que todas las personas prostituidas menores de dieciocho años sean consideradas víctimas de la trata de personas, eliminando con ello la excepción para las personas de 16 y 17 años de edad, y garantizando que reciben servicios de ayuda en vez de antecedentes penales. La ley también proporcionaría a las autoridades competentes de Nueva York mejores herramientas para identificar y arrestar a los proxenetas y clientes que respaldan esta industria de la trata de personas que genera miles de millones de dólares, en vez de a las víctimas.

Nueva York siempre ha estado al frente de los esfuerzos contra la trata de personas. Fue uno de los primeros estados en aprobar leyes contra la trata de personas. Le insto a que continúe este increíble esfuerzo trabajando para aprobar la TVPJA. Muchas gracias de antemano por tomar todas las medidas legislativas y políticas para garantizar que las niñas y mujeres de Nueva York cuenten con protección frente a la trata de personas y la explotación sexual comercial.

Atentamente,

Estados Unidos: Planteamiento sobre el papel del ejército estadounidense en el fomento del tráfico sexual

Número de acción: 
48.1
ACTUALIZACIÓN: 
Not an update
Fecha: 
2013 Mar 4

ver pdf

Qué puede hacer: 

>> ¡TOME MEDIDAS!

Rogamos inste al gobierno estadounidense a aplicar el Artículo 134 del CUJM sobre el “consentimiento” y la “condescendencia con la prostitución” y reitere su compromiso en la lucha contra la demanda de sexo comercial que fomenta el tráfico sexual. De este modo se garantizará que Estados Unidos esté a la altura de sus compromisos nacionales e internacionales para prevenir el tráfico sexual y la explotación de mujeres y niñas en todo el mundo, así como su política de tolerancia cero en lo que respecta al tráfico de personas.

Por favor, dirija sus cartas a:

President Barack Obama
The White House
1600 Pennsylvania Avenue NW
Washington, DC 20500
United States of America
Fax: + 1 202-456-2461
Correo electrónico: president@whitehouse.gov
www.whitehouse.gov/contact

The Hon. Chuck Hagel
Secretary of Defense
Office of the Sec. of Defense
1400 Defense Pentagon
Washington, DC 20301
Tel: +1(703) 571-3343
Fax: +1(703) 571-8951
Correo electrónico: chuck.hagel@osd.mil

Ambassador-at-Large Luis CdeBaca
U.S. Department of State
Office to Monitor and Combat Trafficking in Persons
1800 G Street NW,
Washington D.C., 20520
Tel: +1(202) 312-9639
Fax:  +1(202) 312-9637

Cartas: 

Estimado Presidente/Secretario/Embajador:

Quisiera expresarle mi preocupación por el papel del ejército estadounidense en el fomento del tráfico y de la explotación sexual en el negocio del sexo comercial de todo el mundo. El gobierno estadounidense ha reconocido oficialmente el vínculo entre la demanda de sexo comercial y el negocio del tráfico sexual, y en el año 2005 acometió las acciones necesarias para prohibir la compra de sexo por parte de los miembros de las Fuerzas Armadas estadounidenses. No obstante, me preocupa que esta disposición contra la compra de sexo no se haya aplicado suficientemente. Los últimos artículos periodísticos e informes indican que sigue existiendo el tráfico y la explotación de mujeres y niñas en los burdeles circundantes a las bases militares estadounidenses de ultramar a pesar de la política de tolerancia cero en lo que respecta al tráfico sexual y a la demanda que lo fomenta.

El tráfico sexual es un negocio ilícito que opera según los principios del mercado de la oferta y la demanda. La demanda la generan hombres que pagan por tener sexo, lo que garantiza la continuidad de la existencia del tráfico sexual. Los traficantes, los proxenetas y los organizadores se aprovechan de esta demanda y proveen los millones de mujeres y niñas que son explotadas diariamente en todo el mundo. El gobierno estadounidense está sujeto a las leyes y políticas internacionales y nacionales contra el tráfico sexual para la reducción de esta demanda. La no aplicación de la disposición militar que prohíbe la compra de sexo debilita el compromiso del gobierno estadounidense por combatir el tráfico sexual y perpetúa el abuso de mujeres y niñas en todo el mundo.

Respetuosamente insto al gobierno estadounidense a que aplique la disposición que prohíbe la compra de sexo por parte de los miembros de las Fuerzas Armadas estadounidenses y reitere su compromiso en la lucha contra la demanda que fomenta el tráfico sexual. De este modo se garantizará que Estados Unidos esté a la altura de sus compromisos nacionales e internacionales para prevenir el tráfico sexual y la explotación de mujeres y niñas en todo el mundo, así como su política de tolerancia cero en lo que respecta al tráfico de personas.

Gracias por su atención.
Atentamente,

Estados Unidos: Debe detenerse la agresión sexual a mujeres en el ejército

Número de acción: 
44.1
ACTUALIZACIÓN: 
Not an update
Fecha: 
2012 Oct 2
Fecha de actualización: 
2013 Feb 13
ACTUALIZACIÓN: 

ACTUALIZACIÓN 20 DE AGOSTO DE 2013: Los últimos avances en el proceso apuntan a un impulso por parte del Congreso y del Ejército para abordar las agresiones sexuales en las Fuerzas Armadas.

El 15 de agosto, el Departamento de Defensa de Estados Unidos (DOD, por sus siglas en inglés) anunciaba nuevas medidas de prevención contra las agresiones sexuales. Entre otras, se explicaron las siete iniciativas nuevas del Secretario de Defensa, Chuck Hagel, para fortalecer y normalizar la labor del departamento con respecto a la prevención y actuación en materia de agresiones sexuales. A pesar de que Igualdad Ya se congratula de que el DOD estadounidense reconozca la gravedad del asunto, las iniciativas no suponen el cambio estructural necesario para prevenir la violencia y para que las víctimas accedan a la justicia. Como declararon nuestros asociados de SWAN, “las soluciones militares pequeñas contra las agresiones sexuales en el Ejército no van a acabar con la corriente cultural generada por todos los años de represalias y culpabilidades de las víctimas”. Por ese motivo, continuaremos apoyando la Ley de mejora de justicia militar (MJIA, por sus siglas en inglés) de la senadora Kirsten Gillibrand, que profesionalizaría el sistema de justicia militar y proporcionaría una justicia realmente necesaria a las víctimas de agresiones sexuales. La Senadora Gillibrand pedirá el voto de los senadores al proyecto de ley MJIA tras el descanso vacacional del Congreso. Si está usted en Estados Unidos, pida a su senador que vote a favor de la aprobación del proyecto.

Asimismo, hemos acogido con satisfacción la aprobación en julio, por parte de la Cámara de los Representantes, de dos enmiendas al Proyecto de Ley de Presupuestos (HR 2397), presentadas por la congresista Jackie Speier (D-CA) y relativas a la forma de abordar los casos de agresión sexual. Esto tiene que ver con un informe reciente del Inspector General del Departamento de Defensa, que halló errores graves en el proceso de investigación de las agresiones sexuales dentro del Ejército. De 501 investigaciones, 418 tenían deficiencias que dificultaban la oportunidad de la víctima de lograr justicia. En general, 399 de estos casos presentaban deficiencias relacionadas con los interrogatorios o con fases posteriores al interrogatorio. Se detectaron asimismo deficiencias en el proceso de interrogación, recogida de pruebas, seguimiento de pistas y fotografía de la escena del delito. Las enmiendas abordan el uso indebido y generalizado del “trastorno de personalidad” como diagnóstico en las víctimas de las agresiones sexuales y establecen fondos adicionales para formar a los investigadores de este tipo de delitos. Confiamos en que el Senado muestre además, mediante la aprobación de este proyecto de ley, un apoyo bipartidario a todas aquellas personas que han sufrido agresiones sexuales en el Ejército estadounidense.


ACTUALIZACIÓN DEL 24 DE MAYO DE 2013: El 7 de mayo el Departamento de Defensa estadounidense publicó su Informe anual sobre agresiones sexuales en el ejército de 2012. El informe mostraba claramente que los esfuerzos dirigidos a combatir las agresiones sexuales en el ejército no están teniendo el efecto deseado y que, de hecho, están empeorando la violencia sexual y la cultura de impunidad. De una forma escandalosa, el número de agresiones sexuales denunciadas ha aumentado en todas las secciones del ejército en un 35% en total desde 2010, pasando de 19.300 miembros de las Fuerzas Armadas en 2010 a 26.000 en 2012. Tras la detención por agresión sexual del teniente coronel Jeffrey Krusinski, el oficial a cargo de la Oficina de Respuesta y Prevención de Agresiones Sexuales de las Fuerzas Aéreas de EE. UU., y la revelación de que otros dos oficiales encargados de la prevención de estos delitos en el ejército estadounidense han sido acusados de delitos sexuales, entre los que se encuentra una alegación vinculada a una red de prostitución, está perfectamente claro que no se están tomando en serio los esfuerzos por abordar las agresiones sexuales en el ejército de EE. UU.

Por tanto, Igualdad Ya acoge con agrado la introducción el 16 de mayo de la Ley de mejora de la justicia militar de 2013 por parte de la senadora Kirsten Gillibrand (partido demócrata, estado de Nueva York), un proyecto de ley de los dos partidos que eliminaría la facultad de los mandos militares para procesar las agresiones sexuales y la traspasaría a fiscales profesionales. Igualdad Ya y su socio SWAN (Service Women’s Action Network) han apoyado de forma constante esta reforma y realizarán un estrecho seguimiento del proyecto de ley en su paso por el proceso legislativo a fin de asegurar que las víctimas de agresiones sexuales tengan acceso a la justicia en el ejército.


ACTUALIZACION DEL 13 de FEBRERO de 2013: El senador Jon Tester y la congresista Chellie Pingree presentaron la “Ley Ruth Moore de 2013”. La ley, designada así en honor a Ruth Moore, veterana de la Marina, superviviente de una agresión sexual en el ejército y activista (objeto de nuestra Acción), reducirá la carga de la prueba necesaria para demostrar un trastorno por estrés postraumático (TEPT) relacionado con el servicio para los supervivientes de modo que puedan recibir las prestaciones y servicios necesarios del Departamento de Asuntos de Veteranos. Con la aprobación de esta ley se cumpliría uno de los tres objetivos de la campaña de Igualdad Ya y vamos a realizar un estrecho seguimiento de los avances de este proceso.


Ver pdf

Qué puede hacer: 

>> ¡TOME MEDIDAS!

Únase a Igualdad Ya y a nuestro socio SWAN en el llamamiento a:

El Secretario de Defensa y los Presidentes de la Comisión de Servicios Armados del Senado y la Cámara de Representantes para que:
  • Reformen el sistema judicial militar para que sean fiscales militares profesionales, y no superiores en la escala de mando del autor, los que se encarguen de investigar e iniciar los procedimientos judiciales en casos de agresión sexual. Diversos países, entre los que se encuentran el Reino Unido y Canadá, han reformado recientemente sus sistemas judiciales militares de manera que los comandantes no ejerzan una influencia indebida (y sin control) sobre los casos de agresión sexual.

 Las cartas deben ir dirigidas a:

The Hon. Chuck Hagel
Secretario de Defensa
Oficina del Secretario de Defensa
1400 Defense Pentagon
Washington, DC 20301
Tel: +1(703) 571-3343
Fax: +1(703) 571-8951
Email: chuck.hagel@osd.mil

Congresista Buck McKeon
Presidente de la Comisión de Servicios Armados de la Cámara de Representantes
Cámara de Representantes de EE. UU.
2184 Rayburn HOB
Washington, DC 20515
Tel: +1(202) 225-1956
Fax: +1(202) 226-0683
Facebook: www.facebook.com/BuckMcKeon
Twitter: @BuckMcKeon

Senador Carl Levin
Presidente de la Comisión de Servicios Armados del Senado
Senado de EE. UU.
Washington, DC 20510
Tel: +1(202) 224-6221
Fax: +1(202) 224-1388
Facebook: www.facebook.com/carllevin
Twitter: @SenCarlLevin

El Secretario de Defensa y los Presidentes de la Comisión de Servicios Armados del Senado y la Cámara de Representantes y House & Senate Judiciary Committee Chairs para que:

  • Permitan a las víctimas de agresiones sexuales en el ejército acceder a recursos civiles para que, al igual que las víctimas civiles, puedan demandar a su empleador, el ejército estadounidense, por agresión y acoso sexual.

 Las cartas deben ir dirigidas a:

The Honorable Chuck Hagel, Congressman Buck McKeon, Senator Carl Levin (contacts listed above)

Senator Patrick Leahy
Senate Judiciary Committee Chair
U.S. Senate
437 Russell Senate Bldg
United States Senate
Washington, DC 20510
Tel: (202) 224-4242
Fax: 202-224-3479
Facebook: www.facebook.com/SenatorPatrickLeahy
Twitter: @SenatorLeahy

Congressman Lamar Smith
House Judiciary Committee Chair
U.S. House of Representatives
2409 Rayburn House Office Building
Washington, DC 20515
Tel: 202-225-4236
Fax: 202-225-8628
Facebook: www.facebook.com/LamarSmithTX21
Twitter: @LamarSmithTX21

El Secretario de Asuntos de Veteranos y los Presidentes de la Comisión de Servicios Armados del Senado y la Cámara de Representantes para que:

  • Proporcionen a las víctimas que sufren trastorno por estrés postraumático relacionado con agresiones sexuales los servicios que necesitan para recuperarse del trauma reduciendo la carga probatoria innecesariamente alta a la que se enfrentan para demostrar su agresión y poder acceder a prestaciones por enfermedad.

Las cartas deben ir dirigidas a:

The Hon. Eric Shinseki
Secretario de Asuntos de Veteranos
Departamento de Asuntos de Veteranos
810 Vermont Ave, NW
Washington, DC 20420
Tel: +1(800) 827-1000
Email: Eric.Shinseki@va.gov

The Honorable Allison Hickey
Under Secretary for Benefits, Department of Veterans Affairs
810 Vermont Avenue, NW
Washington, DC 20420
Tel: 1.800.827.1000
Email: Allison.hickey@va.gov

Congressman Jeff Miller
Comité de Asuntos de Veteranos de la Cámara de Representantes
Cámara de Representantes de EE. UU.
2416 Rayburn HOB
Washington, DC 20515
Tel: +1(202) 225-4136
Fax: +1(202) 225-3414
Facebook: www.facebook.com/RepJeffMiller

Senator Patty Murray
Comité de Asuntos de Veteranos del Senado
Senado de EE. UU.
269 Russell Office Bldg
Washington, DC 20510
Tel: +1(202) 224-2621
Fax: +1(202) 224-0238
Twitter: @PattyMurray
 

Cartas: 

Comunicado sobre la reforma del sistema judicial

Estimado Secretario de Defensa Chuck Hagel:

Me pongo en contacto con usted para manifestarle mi profunda preocupación por la tasa alarmantemente alta de agresiones sexuales producidas dentro del ejército de EE. UU. y la continua impunidad de los militares que acosan y agreden sexualmente a sus compañeras. Cada año se producen en el ejército aproximadamente 19.000 agresiones sexuales, de las que tan solo 1 de cada 100 casos acaba en condena para el autor.

Esta baja tasa de condenas se debe a la multitud de obstáculos a los que se enfrentan las víctimas de violación en su búsqueda de justicia (denuncia del delito, sometimiento a una minuciosa investigación imparcial y la correspondiente acusación y castigo de su violador o acosador). Me preocupa que, en vez de a una parte independiente, la investigación de las denuncias por agresión sexual se encargue a un oficial dentro de la cadena de mando de los autores de la agresión, así como la gran opacidad con que se lleva a cabo, lo que provoca la aparición de conflictos de intereses y abuso de poder, especialmente debido a que la víctima y el autor pueden estar bajo las órdenes del mismo oficial. Además, los comandantes tienen incentivos para quitar importancia o encubrir las agresiones que se producen dentro de su cadena de mando, ya que estos delitos dan una mala imagen de la unidad.

La falta de protección a las mujeres militares frente a agresiones sexuales durante su estancia en el ejército y la negación de justicia y servicios infringen las obligaciones jurídicas internacionales de Estados Unidos en virtud del Pacto internacional relativo a los derechos civiles y políticos, que exige a los Estados proteger los derechos humanos fundamentales que suelen violarse en estos casos, tales como la igual protección de la ley, el derecho a no sufrir discriminación (incluida la violencia de género) y el derecho a disponer de un recurso efectivo.

Le insto a reformar el sistema judicial militar para que sean fiscales militares profesionales, y no superiores en la escala de mando del autor, los que se encarguen de investigar e iniciar los procedimientos judiciales en casos de agresión sexual. Diversos países, entre los que se encuentran el Reino Unido y Canadá, han reformado recientemente sus sistemas judiciales militares de manera que los comandantes no ejerzan una influencia indebida (y sin control) sobre los casos de agresión sexual, por lo que le insto a que considere este planteamiento.

Reciba un cordial saludo,

cc:
Congresista Buck McKeon, Presidente de la Comisión de Servicios Armados de la Cámara de Representantes Senador Carl Levin, Presidente de la Comisión de Servicios Armados del Senado


Comunicado sobre recursos civiles

Estimado Secretario de Defensa Chuck Hagel:

Me pongo en contacto con usted para manifestarle mi profunda preocupación por la tasa alarmantemente alta de agresiones sexuales producidas dentro del ejército de EE. UU. y la continua impunidad de los militares que acosan y agreden sexualmente a sus compañeras. Cada año se producen en el ejército aproximadamente 19.000 agresiones sexuales, de las que tan solo 1 de cada 100 casos acaba en condena para el autor.

Esta baja tasa de condenas se debe a la multitud de obstáculos a los que se enfrentan las víctimas de violación en su búsqueda de justicia (denuncia del delito, sometimiento a una minuciosa investigación imparcial y la correspondiente acusación y castigo de su violador o acosador). Le transmito mi preocupación por el hecho de que, a diferencia de las víctimas civiles, las víctimas militares de violación no tienen manera alguna de demandar a su empleador, el ejército de EE. UU., mediante un procedimiento civil por no protegerlas de agresión o acoso sexual.

La falta de protección a las mujeres militares frente a agresiones sexuales durante su estancia en el ejército y la negación de justicia y servicios infringen las obligaciones jurídicas internacionales de Estados Unidos en virtud del Pacto internacional relativo a los derechos civiles y políticos, que exige a los Estados proteger los derechos humanos fundamentales que suelen violarse en estos casos, tales como la igual protección de la ley, el derecho a no sufrir discriminación (incluida la violencia de género) y el derecho a disponer de un recurso efectivo.

Por tanto, le insto a garantizar que las mujeres militares puedan solicitar y obtener justicia por el acoso y la violencia sexual que soportan.  Hago un llamamiento para que permita a todas las víctimas de agresiones sexuales producidas en el ejército acceder a recursos civiles para que, al igual que las víctimas civiles, puedan demandar a su empleador en un procedimiento civil por acoso y agresión sexual y así puedan obtener la justicia que merecen.

Reciba un cordial saludo.

cc:
Congresista Buck McKeon, Presidente de la Comisión de Servicios Armados de la Cámara de Representantes
Senador Carl Levin, Presidente de la Comisión de Servicios Armados del Senado
Senador Patrick Leahy, Presidente del Comité Judicial del Senado
Congresista Lamar Smith, Presidente del Comité Judicial de la Cámara de Representantes


Comunicación a Asuntos de Veteranos:

Eric Shinseki
Secretario del Departamento de Asuntos de Veteranos

Estimado Secretario Shinseki:

Me pongo en contacto con usted para manifestarle mi profunda preocupación por la tasa alarmantemente alta de agresiones sexuales producidas dentro del ejército de EE. UU. y los numerosos obstáculos a los que se enfrentan las víctimas de agresiones sexuales para acceder a los servicios que necesitan para su recuperación. Cada año se producen aproximadamente 19.000 agresiones sexuales en el ejército de EE. UU. La agresión y el acoso sexual causan las mismas tasas de trastornos por estrés postraumático en mujeres veteranas que el combate lo hace en los hombres.

Sin embargo, las víctimas de agresión sexual se enfrentan a dificultades especiales para acceder a las prestaciones por enfermedad del Departamento de Asuntos de Veteranos, ya que su personal a menudo no cree los relatos de las agresiones que dan las víctimas, incluso aunque estén respaldados por informes médicos, y exigen la presentación de pruebas procedentes de otras fuentes que corroboren la denuncia. Esta incredulidad y falta de prestación de los servicios necesarios hacen que se victimice a las personas que solicitan asistencia. Es revelador el hecho de que solo se apruebe el 32% de las demandas de trastorno por estrés postraumático relacionado con agresiones sexuales en el Departamento de Asuntos de Veteranos, frente al 54% general aprobado para todas las demandas en este tipo. Este Departamento debe reducir la carga probatoria necesaria para demostrar el trastorno por estrés postraumático relacionado con el ejército y aceptar únicamente el testimonio de la víctima como prueba de que se ha producido una agresión sexual.

La falta de protección a las mujeres militares frente a agresiones sexuales durante su estancia en el ejército y la negación de justicia y servicios infringen las obligaciones jurídicas internacionales de Estados Unidos en virtud del Pacto internacional relativo a los derechos civiles y políticos, que exige a los Estados proteger los derechos humanos fundamentales que suelen violarse en estos casos, tales como la igual protección de la ley, el derecho a no sufrir discriminación (incluida la violencia de género) y el derecho a disponer de un recurso efectivo.

Por ello, quisiera instale a revisar su política para garantizar que se proporcionen los servicios necesarios, sin demoras injustificadas, a las víctimas que sufren trastornos por estrés postraumático debido a una agresión sexual. Además, le insto a que reduzca la carga probatoria innecesariamente alta a la que se enfrentan para probar su agresión y poder acceder a prestaciones por enfermedad.

Reciba un cordial saludo,

cc:
Honorable Allison Hickey, Subsecretaria de Prestaciones, Departamento de Asuntos de Veteranos
Senador Patty Murray, Presidente del Comité de Asuntos de Veteranos en el Senado
Congresista Jeff Miller,  Presidente del Comité de Asuntos de Veteranos en la Cámara de Representantes

Estados Unidos: llamamiento para que adopte una política de tolerancia cero con respecto a la demanda de servicios sexuales que alimenta la trata de personas con fines de explotación sexual

Número de acción: 
42.1
ACTUALIZACIÓN: 
Not an update
Fecha: 
2012 May 1

ver pdf

Qué puede hacer: 

Haga un llamamiento al Presidente de Estados Unidos, Barack Obama, para que dicte una Orden Ejecutiva que prohíba a todos los empleados y contratistas federales comprar servicios sexuales, ya que esta práctica contribuye a la trata de personas con fines de explotación sexual, así como para que se asegure de que todos los responsables de los departamentos correspondientes obligan al cumplimiento de esta política de tolerancia cero. Esto sería una garantía de que Estados unidos cumple sus compromisos nacionales e internacionales para frenar la demanda de servicios sexuales que alimenta el tráfico sexual. >> ¡TOME MEDIDAS!

President Barack Obama
The White House
1600 Pennsylvania Avenue NW
Washington, DC 20500
Estados Unidos
Fax: + 1 202-456-2461
E-mail: president@whitehouse.gov

Cartas: 

Estimado Presidente Obama:

Tras el reciente “escándalo” sexual protagonizado por militares y agentes del Servicio Secreto estadounidense, que contrataron prostitutas durante un viaje oficial a Cartagena, Colombia, así como otra serie de incidentes similares acontecidos en todo el mundo, le escribo para solicitar que el gobierno de Estados Unidos actúe de inmediato para poner fin al negocio del sexo y al tráfico de personas con fines de explotación sexual. Le hago un llamamiento para que dicte una Orden Ejecutiva que prohíba a todos los empleados y contratistas federales comprar servicios sexuales, ya que esta práctica contribuye a la trata de personas con fines de explotación sexual, así como que se asegure de que todos los responsables de los departamentos correspondientes obligan al cumplimiento de esta política de tolerancia cero.

La demanda de servicios sexuales alimenta el tráfico de personas con fines de explotación sexual. Millones de mujeres y niñas son vendidas para su explotación sexual, violando de esta manera sus derechos a la integridad física, la igualdad, la dignidad, la salud y a no ser objeto de la violencia ni las torturas. En el marco de su campaña para prevenir el tráfico sexual, el gobierno estadounidense está sujeto a leyes y políticas nacionales e internacionales destinadas a reducir la demanda de servicios sexuales. Asimismo, el embajador de Estados Unidos contra la trata de personas ha dejado claro que frenar esta demanda es parte fundamental de la lucha para erradicar el tráfico sexual. Sin embargo, no existe una política coherente relativa al tráfico sexual y la compra de servicios sexuales que haga referencia a la conducta de los empleados y contratistas del gobierno.

Por todo ello, me gustaría pedir al gobierno de Estados Unidos que adopte una política de tolerancia cero con respecto a la demanda de servicios sexuales que fomenta el tráfico de personas con fines de explotación sexual.

Gracias por su atención.

Atentamente,

Detener la MGF en los Estados Unidos: apoyar la Ley de Protección de las Niñas

ACTUALIZACIÓN: 
Not an update
Fecha: 
2010 May 24

Cartas: 

[añadir dirección]

Estimado/a

Le escribo para expresar mi profunda preocupación por el hecho de que muchas niñas son sacadas de Estados Unidos y trasladadas a su país de origen para ser sometidas a la mutilación genital femenina (MGF). La mutilación genital femenina es una práctica tradicional centenaria y dañina que afecta a 140 millones de mujeres y niñas en todo el mundo. Se considera una violación grave de los derechos humanos y la Organización Mundial de la Salud la cataloga como un reflejo de la profunda desigualdad existente entre los sexos y una forma extrema de discriminación contra las mujeres. La MGF consiste en la extirpación de diversas partes de los genitales femeninos y se realiza normalmente en África, algunos países de Asia y Oriente Medio y en países donde residen inmigrantes que la practican, como por ejemplo Estados Unidos.

El Ministerio de Salud y Servicios Humanos de EE. UU. calculó en 1997 que más de 168.000 mujeres y niñas residentes en el país habían sido sometidas a la MGF o corrían el riesgo de sufrirla. En 1996 se promulgó una ley federal que prohibía la MGF en Estados Unidos, pero no impidió que muchas niñas fueran sacadas del país para que les fuera practicada en otro lugar, normalmente en el país de origen de sus padres.

La nueva ley de protección de las niñas (H.R. 5137), presentada en el congreso por los legisladores Joseph Crowley (D-NY) y Mary Bono Mack (R-CA), pretende acabar con esta laguna jurídica y fortalecer la ley federal de 1996. De acuerdo con la enmienda Crowley-Bono Mack a la extraterritorialidad, o “disposición relativa a las vacaciones”, introducida el 26 de abril de 2010, es ilegal sacar del país a una menor residente en Estados Unidos con el propósito de practicarle la MGF. Por eso le insto a dar este paso definitivo para reafirmar que la mutilación genital femenina es, en todas sus formas, una violación de los derechos humanos. Asimismo, le pido que apoye la puesta en marcha de programas de sensibilización, educación y ayuda para proteger de la MGF a las niñas residentes en Estados Unidos. Gracias por su atención.

Reciba un cordial saludo

Estados Unidos: Turismo sexual: Big Apple Oriental Tours absuelta de cargos penales estatales; se necesitan medidas federales para procesar a G.F. Tours y otros operadores de turismo sexual basados en EE.UU.

Número de acción: 
27.2
ACTUALIZACIÓN: 
UPDATE
Fecha: 
2009 May 1

En 1996 Igualdad Ya inauguró una campaña de Acción Mujeres en la cual se pedía el procesamiento de Big Apple Oriental Tours (BAOT). En aquel momento, esa empresa anunciaba un viaje de doce días a Filipinas para turistas sexuales, al costo de 2.195 dólares, que incluía el transporte, los boletos de avión, una habitación de hotel y la posibilidad de que el turista sexual “eligiera su compañera a la hora de llegar a Angeles City” en una transacción de comercio sexual que negociaría un representante de BAOT a petición del cliente.

Qué puede hacer: 

Por favor escriba al nuevo Fiscal General de Estados Unidos y pida que procese a Gunter Frentz, el propietario-operador de G.F. Tours, y otros operadores de turismo sexual por transportar a sabiendas y abiertamente a personas a otros países con la intención de participar en la prostitución en incumplimiento de la Ley Mann y la Ley de Viajes. Reitere que el turismo sexual es un acto penal que explota y daña a las mujeres y, muy a menudo a los niños, al tiempo que fomenta una industria en base a la trata de personas de miles de millones de dólares. Inste a la Fiscalía General para que aclare ante todos los fiscales federales que la política del Departamento de Justicia es enjuiciar a los operadores de turismo sexual basados en los Estados Unidos.

Las cartas se deben dirigir a:

U.S. Attorney General Eric H. Holder, Jr.
U.S. Department of Justice
950 Pennsylvania Avenue NW
Washington, DC 20530, EE.UU.
Fax: + 1 202-307-6777
Correo electrónicol: AskDOJ@usdoj.gov

Modelo de carta

Acción Mujeres 12.1: Diciembre 1996
Acción Mujeres 12.2: Marzo 2004
Acción Mujeres 12.3: Octubre 2005
Acción Mujeres 27.1: Octubre 2005

Estados Unidos: G&F Tours – Un llamado a aplicar la ley y acabar con el turismo sexual

Número de acción: 
27.1
ACTUALIZACIÓN: 
Not an update
Fecha: 
2005 Oct 1

“Necesita una ingenua que tenga que ser seducida o una puta ninfómana y salvaje?... ¿Le gusta el sexo sucio o limpio?  ¿Quizá ha oído hablar de felaciones de muestra...? ¡Todo esto es cierto!" (Sitio web de G&F Tours)

Qué puede hacer: 

Por favor, escriba al Procurador General de los EE.UU. Eric H. Holder, Jr., y pídale que se enjuicie a Gunter Frentz, propietario/operador de G&F Tours, por trasladar de forma libre y consciente a personas a otros países con la intención de auspiciar la prostitución, violando así la Ley Mann y la Ley de Viajes. Señale que las medidas efectivas para combatir el tráfico sexual y la explotación sexual comercial deben centrarse en suprimir la demanda de la industria, incluyendo el turismo sexual, tal y como lo reconoce el gobierno estadounidense en su Directiva Presidencial de Seguridad Nacional frente al Tráfico de Personas del 2003 y en su Informe anual sobre el Tráfico de Personas. Inste al Procurador General que aclare a todos los fiscales federales que las actividades de las compañías de turismo sexual constituyen una violación de la ley federal y úrjale que garantice que el Ministerio de Justicia tome medidas para cerrar todas las compañías de viajes de este tipo que operan desde los Estados Unidos. Escriba también al Fiscal de los EE.UU. para el Distrito Norte de Texas, hágale saber que G&F Tours se ha trasladado recientemente a Forth Worth y pídale que tome medidas inmediatamente para cerrar el negocio de turismo sexual de Gunter Frentz.

U.S. Attorney General Eric H. Holder, Jr.
U.S. Department of Justice
950 Pennsylvania Avenue NW
Washington, DC  20530, EE.UU.
Fax: +1 202-307-6777
Correo electrónico: AskDOJ@usdoj.gov

U.S. Attorney Richard B. Roper
U.S. Attorney's Office-North District of Texas
Dallas Division
Earle Cabell Federal Building
1100 Commerce Street, Suite 300
Dallas, Texas 75242-1699, USA
Fax: +1 214-767-2898

Hawai: Se Aprueba Legislación para Poner Fin al Turismo Sexual y Hacer Responsables a los Operarios del Turismo Sexual

Número de acción: 
24.2
ACTUALIZACIÓN: 
UPDATE
Fecha: 
2004 May 1

En una acción sin precedentes para combatir el turismo sexual, la legislatura del Estado de Hawai aprobó el proyecto de ley HB 2020, relacionado con la prostitución, que el vice gobernador firmó como ley, bajo el nombre de Ley 82, el 19 de mayo de 2004. La Ley define como una ofensa criminal, con una pena de hasta cinco años de prisión, la venta o la oferta de vender servicios de viaje que se realicen con el propósito de relacionarse con la prostitución, y autoriza la suspensión o revocación de la licencia de una agencia de viajes por involucrarse en estas actividades.

Qué puede hacer: 

Por favor, escriba a la Representante estatal Marilyn Lee, la principal auspiciante de la Ley 82. Felicítela por el éxito de su iniciativa de facilitar el enjuiciamiento de operarios del turismo sexual. Urjale que aliente a legisladores en otros estados para que hagan lo mismo. Por favor, también aliente a sus propios legisladores para que aprueben una ley que criminalice especÌficamente las actividades de los operarios de turismo sexual, utilizando a la legislación de Hawai como ejemplo. El texto completo de la legislación está disponible en el Internet.

State Representative Marilyn B. Lee
Hawaii State Capitol, Room 421
415 South Beretania Street
Honolulu, HI 96813
EEUU
Tel: +1 808-586-9460
Fax: +1 808-586-9466
E-mail: replee@Capitol.hawaii.gov

Hawai: Legislación para poner fin al turismo sexual y establecer la responsabilidad de sus operadores

Número de acción: 
24.1
ACTUALIZACIÓN: 
Not an update
Fecha: 
2004 Mar 1

P: ¿Es cierto que puedo tener sexo con dos chicas al mismo tiempo?
R: Por supuesto que SI! Esa es la diferencia entre gastar $75.00 y $150.00, y pasarla FANTASTICO!!! Puedes tener todas las que puedan entrar en tu habitación.

--de las Preguntas Frecuentes en el sitio web del Mejor Viaje Sexual Asiático, de Video Travel.

 

Qué puede hacer: 

Por favor, escriba a los dirigentes de la Mayoría y la Minoría del Senado y la Cámara de Representantes del Estado de Hawai, pidiéndoles que apoyen a la legislación propuesta que prohíbe el turismo sexual (HB 2020, en su formulación actual). Note que la aprobación de esta legislación simplificaría los juicios contra los operadores de viajes de turismo sexual, como Melvin Hamaguchi, y podría servir de modelo para otros estados. Reconozca como positivos los esfuerzos por parte del Estado de Hawai de erradicar el turismo sexual, y recuerde a los legisladores que el turismo sexual contribuye al tráfico de mujeres y niñas.

Las cartas deben ser dirigidas a:

Senate Majority Leader Colleen Hanabusa
21st Senatorial District
Hawaii State Capitol, Room 214
415 South Beretania Street
Honolulu, HI 96813
USA
Teléfono: +1-808-586-7793
Fax: +1-808-586-7797
Correo electrónico: senhanabusa@Capitol.hawaii.gov

Senate Minority Leader Fred Hemmings
25th Senatorial District
Hawaii State Capitol, Room 221
415 South Beretania Street
Honolulu, HI 96813
USA
Teléfono: +1-808-587-8388
Fax: +1-808-587-7240
Correo electrónico: senhemmings@Capitol.hawaii.gov

House Majority Leader Scott K. Saiki
22nd Representative District
Hawaii State Capitol, Room 438
415 South Beretania Street
Honolulu, HI 96813
USA
Teléfono: +1-808-586-8485
Fax: +1-808-586-8489
Correo electrónico: repsaiki@Capitol.hawaii.gov

House Minority Leader Galen Fox
23rd Representative District
Hawaii State Capitol, Room 318
415 South Beretania Street
Honolulu, HI 96813
USA
Teléfono: +1-808-586-8520
Fax: 1+808-586-8524
Correo electrónico: repfox@Capitol.hawaii.gov

Estados Unidos: El papel de las Fuerzas Militares en la expansión de la industria del sexo comercial

Número de acción: 
23.2
ACTUALIZACIÓN: 
UPDATE
Fecha: 
2006 Mar 1

El 14 de octubre de 2005, se tomó una importante medida hacia el establecimiento de una política de cero tolerancia con respecto a la procuración de la prostitución por parte del personal militar de los EE.UU. cuando el presidente de los EE.UU., George W. Bush, firmó el Decreto Ejecutivo 13387, que enmienda el Manual para el Tribunal Militar para que estipule explícitamente que "hacer uso de una prostituta" constituye la violación del Artículo 134 del Código Uniforme de Justicia Militar (UCMJ, por sus siglas en inglés). Los militares de los EE.UU.

Qué puede hacer: 

Por favor, escriba al presidente de los EE.UU., George W. Bush, agradeciendo el Decreto Ejecutivo 13387, que estipula explícitamente que "hacer uso de una prostituta" constituye una violación del Artículo 134 del Código Uniforme de Justicia Militar. Inste al Presidente y al Secretario de Defensa, Robert Gates, a hacer cumplir estrictamente esta disposición, señalando que hacer uso de la prostitución alimenta la demanda mundial del tráfico sexual y enfatizando que la ley no se está haciendo cumplir eficazmente. Inste al Presidente Bush y al Secretario de Defensa Gates a instaurar una política de cero tolerancia con respecto a la procuración de la prostitución por parte de las fuerzas militares de los EE.UU. en todo el mundo.

Presidente George W. Bush
The White House
1600 Pennsylvania Avenue NW
Washington, DC 20500
EE.UU.
Fax: +1 202-456-2461
Correo electrónico: president@whitehouse.gov

Sr. Robert M. Gates
Secretario de Defensa
1000 Defense Pentagon
Washington, DC 20301-1000
EE.UU.
Fax: +1 703-697-8339
http://www.dod.gov/faq/comment.html

Por favor, escriba también al Presidente de Corea del Sur, Roh Moo-Hyun, y al Ministro de Justicia, Chung Soung-ji, para agradecerles los esfuerzos realizados para crear un nuevo marco legal que reconoce y protege a las víctimas de la prostitución, mientras hace responsables a aquellos que las explotan. Ínsteles a garantizar que las nuevas leyes se cumplan estrictamente.

Presidente Roh Moo-Hyun                            
Oficina del Presidente - Cheong Wa Dae     
1 Jongno-gu                                                    
Jongo-Gunsejong-no                                     
110-050 Seoul                                                
República de Corea                                     
Fax: +82 2-770-0344                                           
Correo electrónico: webmaster@president.go.kr 

Ministro Chung Soung-ji
Ministerio de Justicia
Building # 1
Gwacheon Government Complex
Jungang-dong 1, Gwacheon-si, Kyunggi-do
República de Corea
Fax: +82 2-503-1641
Correo electrónico: webmaster@moj.go.kr

Syndicate content