Una para 7.000 millones

11 April 2016

Nota del editor: Este es un extracto de un artículo publicado originalmente en Republica. Lea el artículo completo aquí.

Cuando fracasó el intento de la única mujer que se propuso encabezar la Organización de las Naciones Unidas en 2006, un diplomático asiático ejemplificó la situación con una cita bíblica: “Es más fácil que un camello pase por el ojo de una aguja que una mujer sea secretaria general de la ONU”.

Pero, como bromeó una caricatura del diario “New Yorker” no relacionada con ese hecho, “Quizá necesitemos agujas más grandes o camellos más pequeños”.

Durante la mayor parte de sus 70 años de existencia, la ONU se ha caracterizado por el predominio masculino, característico de la cultura política. El ambiente parece cambiar, aunque las apariencias suelen resultar engañosas en las cuestiones políticas del foro mundial.

Pero si la actual campaña para que una mujer encabece la Secretaría General toma impulso, quizá todavía sea posible que, a fines de este año, la ONU haga historia en un mundo en que la población femenina representa casi la mitad de sus 7.000 millones de habitantes.

Edanés Mogens Lykketoft, presidente de la Asamblea General de 193 miembros, por primera vez dijo que está comprometido con un “proceso abierto y transparente” en la elección y designación del próximo secretario general. Todos los países miembro de la ONU recibieron una invitación para enviar sus candidaturas a él y al Consejo de Seguridad. En la tercera semana de marzo se habían presentado siete: cuatro hombres y tres mujeres.

Español
Blog image: 
Blog Category: 
Hero Title: 
Una para 7.000 millones
Body Top: 

Nota del editor: Este es un extracto de un artículo publicado originalmente en Republica. Lea el artículo completo aquí.

Cuando fracasó el intento de la única mujer que se propuso encabezar la Organización de las Naciones Unidas en 2006, un diplomático asiático ejemplificó la situación con una cita bíblica: “Es más fácil que un camello pase por el ojo de una aguja que una mujer sea secretaria general de la ONU”.

Pero, como bromeó una caricatura del diario “New Yorker” no relacionada con ese hecho, “Quizá necesitemos agujas más grandes o camellos más pequeños”.

Durante la mayor parte de sus 70 años de existencia, la ONU se ha caracterizado por el predominio masculino, característico de la cultura política. El ambiente parece cambiar, aunque las apariencias suelen resultar engañosas en las cuestiones políticas del foro mundial.

Pero si la actual campaña para que una mujer encabece la Secretaría General toma impulso, quizá todavía sea posible que, a fines de este año, la ONU haga historia en un mundo en que la población femenina representa casi la mitad de sus 7.000 millones de habitantes.

Edanés Mogens Lykketoft, presidente de la Asamblea General de 193 miembros, por primera vez dijo que está comprometido con un “proceso abierto y transparente” en la elección y designación del próximo secretario general. Todos los países miembro de la ONU recibieron una invitación para enviar sus candidaturas a él y al Consejo de Seguridad. En la tercera semana de marzo se habían presentado siete: cuatro hombres y tres mujeres.

Body Bottom: 

“Ban Ki-moon declaró que le gustaría que una mujer lo sucediera; algunos países miembros apoyan formalmente la idea de que es hora de tener una secretaria general."

Jessica Neuwirth, una de las fundadoras y presidenta honoraria de Igualdad Ya

“Ban Ki-moon declaró que le gustaría que una mujer lo sucediera; algunos países miembros apoyan formalmente la idea de que es hora de tener una secretaria general. Si bien siempre hubo mujeres calificadas para la tarea, ahora hay unas cuantas que, de hecho, están haciendo campaña”, acotó Jessica Neuwirth, una de las fundadoras y presidenta honoraria de Igualdad Ya.

En el ámbito de la sociedad civil, hay una campaña mundial encabezada por varias organizaciones no gubernamentales llamada “1 for 7 Billion” (“1 para 7.000 millones”), que reclama un proceso abierto de selección, el “que hasta ahora estuvo envuelto en un manto de secreto”. Cuestionan la “forma deplorable en que un puñado de países poderosos (a saber: China, Estados Unidos, Francia, Gran Bretaña y Rusia, las cinco potencias con poder de veto en el Consejo de Seguridad) han elegido al secretario general a puertas cerradas”.El año pasado, la embajadora de Colombia, María Emma Mejía, hizo circular una carta de apoyo para que una mujer ocupe el cargo de secretaria general, que reunió al inicio la firma de 44 representaciones. Pero entre ellas no había ninguna de las potencias con poder de veto en el Consejo de Seguridad.

“Ban Ki-moon declaró que le gustaría que una mujer lo sucediera; algunos países miembros apoyan formalmente la idea de que es hora de tener una secretaria general."

Jessica Neuwirth, una de las fundadoras y presidenta honoraria de Igualdad Ya

“Ban Ki-moon declaró que le gustaría que una mujer lo sucediera; algunos países miembros apoyan formalmente la idea de que es hora de tener una secretaria general. Si bien siempre hubo mujeres calificadas para la tarea, ahora hay unas cuantas que, de hecho, están haciendo campaña”, acotó Jessica Neuwirth, una de las fundadoras y presidenta honoraria de Igualdad Ya.

En el ámbito de la sociedad civil, hay una campaña mundial encabezada por varias organizaciones no gubernamentales llamada “1 for 7 Billion” (“1 para 7.000 millones”), que reclama un proceso abierto de selección, el “que hasta ahora estuvo envuelto en un manto de secreto”. Cuestionan la “forma deplorable en que un puñado de países poderosos (a saber: China, Estados Unidos, Francia, Gran Bretaña y Rusia, las cinco potencias con poder de veto en el Consejo de Seguridad) han elegido al secretario general a puertas cerradas”.El año pasado, la embajadora de Colombia, María Emma Mejía, hizo circular una carta de apoyo para que una mujer ocupe el cargo de secretaria general, que reunió al inicio la firma de 44 representaciones. Pero entre ellas no había ninguna de las potencias con poder de veto en el Consejo de Seguridad.