Actualizaciones

Español

La vida de “Mainumby” corre grave peligro. Esta niña paraguaya de 10 años quedó embarazada como consecuencia de los repetidos abusos sexuales cometidos presuntamente por su padrastro. Mainumby aún está creciendo y ha estado muy enferma durante el embarazo. Actualmente está en la semana 23 de gestación, sufre una severa desnutrición y pesa menos de lo debido (34 kg). Tras dos diagnósticos erróneos, finalmente en la semana 21 se detectó que la niña estaba embarazada. Tras escuchar a los médicos decir que la vida de su pequeña corre peligro si lleva adelante el embarazo, su madre solicitó que se le practicara un aborto. Sin embargo, a pesar de que la ley paraguaya permite el aborto en caso de que la vida de la mujer o la niña corra peligro, su petición fue rechazada y la madre fue detenida y acusada de incumplir su deber de cuidado.  Mainumby ha estado separada desde entonces de su madre y su familia, lo cual afecta aún más a su estado de salud.

Aunque recibimos con satisfacción la decisión del 8 de mayo del Ministro de Salud de constituir un comité médico para evaluar la salud de la niña y formular recomendaciones para su tratamiento, cada día que pasa su vida corre un mayor peligro. El 11 de mayo, un grupo de expertos de la ONU señaló que, “el gobierno paraguayo ha incumplido su deber de actuar con diligencia” en este caso y que debe “respetar el mejor interés de la niña y cumplir con sus obligaciones internacionales mediante la adopción de medidas urgentes para proteger la vida de esta niña de 10 años, garantizándole el acceso a toda la atención médica necesaria” y asegurándose también de que el violador, que solo ha sido detenido, sea debidamente procesado.

¡Mainumby necesita su ayuda! ¡Haga un llamamiento al gobierno para que proteja su vida!

Desgraciadamente, el de Mainumby no es un caso aislado. Según el Comité de América Latina y el Caribe para la Defensa de los Derechos de las Mujeres (CLADEM), organización asociada a Igualdad Ya, Paraguay presenta una de las tasas de embarazo más elevadas entre adolescentes de 10 a 14 años en América Latina. La violencia sexual, sobre todo contra las chicas, está también muy extendida. El Comité contra la Tortura, el Comité de las Naciones Unidas para la Eliminación de la Discriminación contra la Mujer; la Comisión de Derechos Humanos, el Comité de Derechos Económicos, Sociales y Culturales y el Comité de los Derechos del Niño han mostrado su preocupación por los altos índices de violencia sexual y la falta de acceso a la justicia en Paraguay, especialmente en el caso de las adolescentes, además de las restricciones al aborto en casos de violación y cuando la salud de la madre corre peligro. El Relator Especial sobre la Tortura también ha reconocido que las restricciones que existen para acceder a una interrupción del embarazo en condiciones seguras, sobre todo en caso de violación y cuando el aborto es por razones terapéuticas, constituyen tortura o malos tratos.

Paraguay ha ratificado varios tratados internacionales que le obligan a proteger los derechos y el mejor interés de la menor, incluidos los derechos a la salud, la integridad física y psicológica, el derecho a no ser separada de sus padres y a mantener el contacto con ellos, el derecho a no ser torturada y a no recibir trato cruel, inhumano ni degradante alguno, incluida la violencia sexual, así como el derecho de acceso a la justicia y los servicios correspondientes en estos delitos.

Qué puede hacer: 

¡TOME MEDIDAS!

Escriba a los representantes políticos abajo mencionados y pídales que protejan a la niña y la reúnan con su madre. Únase al llamamiento de Igualdad Ya y CLADEM para pedir a Paraguay que: 

  1. Tomen medidas urgentemente para asegurarse de que la niña reciba la atención médica necesaria, incluido el alojamiento y la manutención para su familia;
  2. Investigue y procese al violador;
  3. Garantice el establecimiento de unos procesos adecuados para responder, investigar y procesar de forma eficaz e inmediata a los casos de abusos sexuales; y
  4. Garantice el establecimiento de unos procedimientos médicos adecuados, incluida la opción de abortar, para las niñas y mujeres que hayan sufrido abusos sexuales.
Las cartas deben enviarse a:

Presidente Horacio Manuel Cartes Jara
Presidente de la República de Paraguay
Palacio de Gobierno
El Paraguayo Independiente entre O’leary y Ayolas
Asunción, Paraguay
horaciocartesjara@gmail.compresidenciaparaguay@gmail.com

Enviar una copia a:

Ministro de Salud Antonio Barrios
Ministerio de Salud Pública y Bienestar Social
Pettirossi
Asunción, Paraguay
ministro@mspbs.gov.py

Fiscal General Javier Díaz Verón
Fiscalía General
Sede Central
Chile 110 e/Jejuí e Ygatimí
Asunción, Paraguay
fdiaz@ministeriopublico.gov.py

H. E. Elisa Ruiz Diaz Bareiro
Ambassador
Permanent Mission to the OAS for Paraguay
2022 Connecticut Ave. N.W.  
Washington, D.C. 20008
Ph. (202) 232-8020 
Paraguay@oas.org

H.E. Mr. Igor Pangrazio
Ambassador Extraordinary and Plenipotentiary
Embassy of the Republic of Paraguay to the United States of America
2400 Massachusetts Ave. N.W.
Washington, D.C. 20008
Estados Unidos de América
Fax: (202) 234-4508
gabineteembaparusa@mre.gov.py

H.E. Mr. Federico Alberto González Franco
Ambassador Extraordinary and Plenipotentiary
Permanent Mission of Paraguay to the United Nations
801 Second Ave. Suite 702
Nueva York, NY 10017
Estados Unidos de América
Fax: (212) 818-1282
paraguay@un.int

Ministra Ana María Baiardi Quesnel 
Ministerio de la Mujer 
Edificio Ayfra Piso 13 bloque B y Planta baja
Presidente Franco esq. Ayolas 
Asunción – Paraguay
Email: secretariaprivada@mujer.gov.pysecretariagabinete@mujer.gov.py 

Ministro Carlos Enrique Zárate Fleitas
Ministro Secretario Ejecutivo de la Secretaría Nacional de la Niñez y la Adolescencia
Avda. Mariscal López 2.029 e/ Acá Carayá
Asunción – Paraguay 
Email: comunicacion@snna.gov.py

 

Country: 
All letters: 
25000
Sent letters: 
20107
Categories new : 
Hero Title: 
Protejan los derechos de la niña de 11 años violada y hagan justicia
Hero image: 
Letter Body: 

Estimado/a…:

Me preocupa profundamente el bienestar de “Mainumby”, la niña paraguaya de 11 años que quedó embarazada como consecuencia de los repetidos abusos sexuales. Parece que Mainumby sobrevivió el embarazo, pero la maternidad ha sido forzada a ella, y todavía no hay justicia contra el autor del abuso.
 
Paraguay ha ratificado varios tratados internacionales que le obligan a proteger los derechos y el mejor interés de los menores, incluido el derecho a la salud, la integridad física y psicológica, la libertad frente a la violencia sexual y el acceso a la justicia en caso de sufrir estos delitos. Sin embargo, el Estado ha fallado cumplir la promesa de proveer vivienda y apoyo a la familia de Mainumby y no está avanzando la investigación ni la prosecución del autor.

Por favor ayude inmediatamente para asegurar que la niña y la beba reciban todo el tratamiento médico postparto y apoyo psicológico, que puedan volver a la familia lo más pronto que sea posible, que se cumpla con la promesa de vivienda y apoyo a la familia, y que se investigue y se procese al violador.

También queremos que se establezcan las medidas oportunas para garantizar respuestas inmediatas y efectivas por este patrón endémico de abusos sexuales en Paraguay. No se obliguen mujeres y niñas embarazadas como resuelto de abuso a continuar un embarazo.

Gracias por su atención.

Reciba un cordial seguro.

Salsa Id: 
20427
Action Date: 
Miércoles, Junio 10, 2015
Action Status: 
Letters Sent (Auto): 
1397
All Letters Sent (Auto): 
22895

La vida de “Mainumby” corre grave peligro. Esta niña paraguaya de 10 años quedó embarazada como consecuencia de los repetidos abusos sexuales cometidos presuntamente por su padrastro. Mainumby aún está creciendo y ha estado muy enferma durante el embarazo. Actualmente está en la semana 23 de gestación, sufre una severa desnutrición y pesa menos de lo debido (34 kg). Tras dos diagnósticos erróneos, finalmente en la semana 21 se detectó que la niña estaba embarazada. Tras escuchar a los médicos decir que la vida de su pequeña corre peligro si lleva adelante el embarazo, su madre solicitó que se le practicara un aborto. Sin embargo, a pesar de que la ley paraguaya permite el aborto en caso de que la vida de la mujer o la niña corra peligro, su petición fue rechazada y la madre fue detenida y acusada de incumplir su deber de cuidado.  Mainumby ha estado separada desde entonces de su madre y su familia, lo cual afecta aún más a su estado de salud.

Aunque recibimos con satisfacción la decisión del 8 de mayo del Ministro de Salud de constituir un comité médico para evaluar la salud de la niña y formular recomendaciones para su tratamiento, cada día que pasa su vida corre un mayor peligro. El 11 de mayo, un grupo de expertos de la ONU señaló que, “el gobierno paraguayo ha incumplido su deber de actuar con diligencia” en este caso y que debe “respetar el mejor interés de la niña y cumplir con sus obligaciones internacionales mediante la adopción de medidas urgentes para proteger la vida de esta niña de 10 años, garantizándole el acceso a toda la atención médica necesaria” y asegurándose también de que el violador, que solo ha sido detenido, sea debidamente procesado.

¡Mainumby necesita su ayuda! ¡Haga un llamamiento al gobierno para que proteja su vida!

Desgraciadamente, el de Mainumby no es un caso aislado. Según el Comité de América Latina y el Caribe para la Defensa de los Derechos de las Mujeres (CLADEM), organización asociada a Igualdad Ya, Paraguay presenta una de las tasas de embarazo más elevadas entre adolescentes de 10 a 14 años en América Latina. La violencia sexual, sobre todo contra las chicas, está también muy extendida. El Comité contra la Tortura, el Comité de las Naciones Unidas para la Eliminación de la Discriminación contra la Mujer; la Comisión de Derechos Humanos, el Comité de Derechos Económicos, Sociales y Culturales y el Comité de los Derechos del Niño han mostrado su preocupación por los altos índices de violencia sexual y la falta de acceso a la justicia en Paraguay, especialmente en el caso de las adolescentes, además de las restricciones al aborto en casos de violación y cuando la salud de la madre corre peligro. El Relator Especial sobre la Tortura también ha reconocido que las restricciones que existen para acceder a una interrupción del embarazo en condiciones seguras, sobre todo en caso de violación y cuando el aborto es por razones terapéuticas, constituyen tortura o malos tratos.

Paraguay ha ratificado varios tratados internacionales que le obligan a proteger los derechos y el mejor interés de la menor, incluidos los derechos a la salud, la integridad física y psicológica, el derecho a no ser separada de sus padres y a mantener el contacto con ellos, el derecho a no ser torturada y a no recibir trato cruel, inhumano ni degradante alguno, incluida la violencia sexual, así como el derecho de acceso a la justicia y los servicios correspondientes en estos delitos.

Qué puede hacer: 

¡TOME MEDIDAS!

Escriba a los representantes políticos abajo mencionados y pídales que protejan a la niña y la reúnan con su madre. Únase al llamamiento de Igualdad Ya y CLADEM para pedir a Paraguay que: 

  1. Tomen medidas urgentemente para asegurarse de que la niña reciba la atención médica necesaria, incluido el alojamiento y la manutención para su familia;
  2. Investigue y procese al violador;
  3. Garantice el establecimiento de unos procesos adecuados para responder, investigar y procesar de forma eficaz e inmediata a los casos de abusos sexuales; y
  4. Garantice el establecimiento de unos procedimientos médicos adecuados, incluida la opción de abortar, para las niñas y mujeres que hayan sufrido abusos sexuales.
Las cartas deben enviarse a:

Presidente Horacio Manuel Cartes Jara
Presidente de la República de Paraguay
Palacio de Gobierno
El Paraguayo Independiente entre O’leary y Ayolas
Asunción, Paraguay
horaciocartesjara@gmail.compresidenciaparaguay@gmail.com

Enviar una copia a:

Ministro de Salud Antonio Barrios
Ministerio de Salud Pública y Bienestar Social
Pettirossi
Asunción, Paraguay
ministro@mspbs.gov.py

Fiscal General Javier Díaz Verón
Fiscalía General
Sede Central
Chile 110 e/Jejuí e Ygatimí
Asunción, Paraguay
fdiaz@ministeriopublico.gov.py

H. E. Elisa Ruiz Diaz Bareiro
Ambassador
Permanent Mission to the OAS for Paraguay
2022 Connecticut Ave. N.W.  
Washington, D.C. 20008
Ph. (202) 232-8020 
Paraguay@oas.org

H.E. Mr. Igor Pangrazio
Ambassador Extraordinary and Plenipotentiary
Embassy of the Republic of Paraguay to the United States of America
2400 Massachusetts Ave. N.W.
Washington, D.C. 20008
Estados Unidos de América
Fax: (202) 234-4508
gabineteembaparusa@mre.gov.py

H.E. Mr. Federico Alberto González Franco
Ambassador Extraordinary and Plenipotentiary
Permanent Mission of Paraguay to the United Nations
801 Second Ave. Suite 702
Nueva York, NY 10017
Estados Unidos de América
Fax: (212) 818-1282
paraguay@un.int

Ministra Ana María Baiardi Quesnel 
Ministerio de la Mujer 
Edificio Ayfra Piso 13 bloque B y Planta baja
Presidente Franco esq. Ayolas 
Asunción – Paraguay
Email: secretariaprivada@mujer.gov.pysecretariagabinete@mujer.gov.py 

Ministro Carlos Enrique Zárate Fleitas
Ministro Secretario Ejecutivo de la Secretaría Nacional de la Niñez y la Adolescencia
Avda. Mariscal López 2.029 e/ Acá Carayá
Asunción – Paraguay 
Email: comunicacion@snna.gov.py

 

Estimado/a…:

Me preocupa profundamente el bienestar de “Mainumby”, la niña paraguaya de 11 años que quedó embarazada como consecuencia de los repetidos abusos sexuales. Parece que Mainumby sobrevivió el embarazo, pero la maternidad ha sido forzada a ella, y todavía no hay justicia contra el autor del abuso.
 
Paraguay ha ratificado varios tratados internacionales que le obligan a proteger los derechos y el mejor interés de los menores, incluido el derecho a la salud, la integridad física y psicológica, la libertad frente a la violencia sexual y el acceso a la justicia en caso de sufrir estos delitos. Sin embargo, el Estado ha fallado cumplir la promesa de proveer vivienda y apoyo a la familia de Mainumby y no está avanzando la investigación ni la prosecución del autor.

Por favor ayude inmediatamente para asegurar que la niña y la beba reciban todo el tratamiento médico postparto y apoyo psicológico, que puedan volver a la familia lo más pronto que sea posible, que se cumpla con la promesa de vivienda y apoyo a la familia, y que se investigue y se procese al violador.

También queremos que se establezcan las medidas oportunas para garantizar respuestas inmediatas y efectivas por este patrón endémico de abusos sexuales en Paraguay. No se obliguen mujeres y niñas embarazadas como resuelto de abuso a continuar un embarazo.

Gracias por su atención.

Reciba un cordial seguro.