Acerca de Yasmeen Hassan, Directora Global de Igualdad Ya

Versión para impresora

Yasmeen Hassan

Igualdad Ya tiene el honor de comunicarles el nombramiento de Yasmeen Hassan como nueva Directora Global, cargo de reciente creación. Después de formar parte de nuestro personal durante más de tres años, Yasmeen ocupó hace poco el puesto de Directora Ejecutiva Adjunta y Directora de Programas en la oficina de Nueva York. Con una amplia experiencia en la defensa de los derechos de la mujer, esta abogada conoce perfectamente cada una de las actividades de la organización sobre el terreno. Desde su nuevo cargo tendrá la posibilidad de intensificar la cooperación, divulgar información y aumentar la eficiencia de nuestra labor. Hablamos con Yasmeen sobre el activismo e Igualdad Ya:

¿Cuándo se consideró por primera vez activista?

Creo que siempre me he considerado activista. Pese a haber crecido en una sociedad patriarcal como la pakistaní, nunca he tenido miedo de expresar mi opinión. Con tres años ya organicé un grupo de niñas en el parvulario para luchar contra los chicos que se adueñaban de todos los juegos que había en el patio de recreo. Pero el momento decisivo fue cuando tenía diez años y un dictador militar islamizó las leyes pakistaníes, definiendo de ese modo a las mujeres como ciudadanas de segunda clase y permitiendo que se produjeran muchos abusos contra niñas y mujeres. El movimiento a favor de los derechos de la mujer que se generó en esas circunstancias me sirvió de inspiración y supe que yo formaría parte del mismo, al menos en el ámbito nacional. Estudié las leyes islámicas en la facultad de Derecho de Harvard para luchar contra la socavación de los derechos de las mujeres en nombre de la religión y elaboré el primer informe sobre violencia doméstica en Pakistán, que finalmente se convirtió en el documento que el gobierno presentó en la Cuarta Conferencia Mundial de la Mujer, celebrada en Beijing.

¿Qué es lo más gratificante de trabajar en Igualdad Ya?

Llevo colaborando con esta organización desde que me hablaron de ella por primera vez en 1993. Trabajé como redactora del primer informe “Palabras y Hechos” sobre las leyes discriminatorias existentes en todo el mundo, realizado en 1999. A lo largo de los años me he dado cuenta de que Igualdad Ya es la única organización que conozco que está trabajando para sensibilizar, en el plano internacional, en torno a los abusos que sufren las mujeres, una situación que muchas veces es considerada parte inherente a ciertas culturas. La organización no teme a las adversidades y lucha con firmeza para cambiar esto, a pesar de la fuerte resistencia que existe. De Igualdad Ya me llamó también la atención que aborda los problemas a través de la historia de una mujer en concreto y que además trabaja para garantizar el cambio institucional para todas las mujeres y las niñas. Estoy encantada de pertenecer a esta organización y de contribuir a la labor tan importante que desempeña.

El próximo mes de abril Igualdad Ya celebrará su vigésimo aniversario. ¿Qué camino le gustaría que tomara la organización en los próximos veinte años?

¡No puedo creer que vayamos a cumplir veinte años ya!  Pienso que hemos hecho lo impensable cuando me doy cuenta de todo lo que hemos conseguido en estos veinte años: que los derechos de la mujer sean reconocidos como derechos humanos, que Naciones Unidas aborde el tema de las leyes que discriminan por razón de sexo y que muchas de estas leyes sean revocadas en todo el mundo, campañas internacionales de sensibilización en torno a la mutilación genital como una violación de los derechos humanos, que la comunidad internacional tenga conocimiento de las violaciones que sufren las chicas adolescentes, etc.

Ante la crisis mundial que sufrimos actualmente, mi máxima preocupación ahora mismo es la escalada del fundamentalismo en todo el planeta y la consiguiente violencia contra los derechos de la mujer.  En algunas regiones ya he podido apreciar un importante retroceso, por eso es imprescindible que permanezcamos atentos para no perder nada de lo que hemos conseguido hasta ahora. También es muy importante que no perdamos de vista el marco de los derechos humanos, ya sea en nombre del desarrollo o del relativismo cultural.

Espero que en los próximos veinte años podamos acelerar el cambio necesario para promover la igualdad de género aumentando nuestra presencia en Oriente Medio, Asia y América Latina, así como trabajando con las bases en esas regiones para trasladar sus problemas al escenario internacional. Esperamos también que se nos unan personas de diferentes contextos (edad, raza, género, situación económica) en la lucha por la igualdad de género en todo el mundo. Es necesario encontrar un lenguaje común que aúna personas diferentes y formas de actuar distintas con el fin de atraer a más gente. Es una lucha que nos beneficia a todos y, por tanto, todos deberíamos implicarnos!